Hugo Rangel Vargas
Se llama Harvey
Viernes 1 de Septiembre de 2017
A- A A+

El sistema capitalista de producción, en su lógica elemental de maximización de las ganancias, ha llevado a la crisis ambiental que hoy atraviesa el planeta y que sin duda alguna pone en riesgo la viabilidad de la humanidad como especie en el mediano plazo. Una de las manifestaciones de esta situación es la del cambio climático.

Ese “cuento chino” que ha sido descalificado por la retórica trumpiana hoy abofetea con dolorosas consecuencias humanas al presidente norteamericano y al sistema económico mundial en su conjunto.

Y es que los estudios han demostrado que la temperatura promedio del Golfo de México se ha incrementado en al menos dos grados centígrados en los últimos años, y que en las costas de Texas se encontraba un grado por encima de la media en días previos a la configuración del meteoro conocido como Harvey.

El peligroso caldo de cultivo de este fenómeno climático tiene una variante adicional en un océano con un mayor nivel de agua, situación que, a decir de los expertos, provoca un oleaje mucho más intenso y elevado.
El peligroso caldo de cultivo de este fenómeno climático tiene una variante adicional en un océano con un mayor nivel de agua, situación que, a decir de los expertos, provoca un oleaje mucho más intenso y elevado.
(Foto: Especial)



El peligroso caldo de cultivo de este fenómeno climático tiene una variante adicional en un océano con un mayor nivel de agua, situación que, a decir de los expertos, provoca un oleaje mucho más intenso y elevado.

Con Scott Pruit, jefe de la Agencia de Protección Ambiental Norteamericana, quien ha calificado al cambio climático como una “creencia religiosa”; Rick Perry, secretario de Energía del gobierno de Trump, que demandó públicamente la desaparición de esta oficina, así como con Rex Tillerson, ex director ejecutivo de la poderosa compañía petrolera Exxon, hoy es secretario de Estado del gobierno de aquel país, el inquilino de la Casa Blanca ha dado un viraje en la política ambiental de la nación más poderosa del planeta.

El mensaje enviado con estos personajes al frente de las decisiones más importantes en materia de medio ambiente es que para Estados Unidos, en efecto, la naturaleza es sólo un instrumento de la producción capitalista, del que únicamente hay que sustraer insumos sin cuidar su reproducción sustentable.

Trump no sólo ha puesto en marcha una vez más sus tuits como política pública, sino que también ha desafiado la amplísima aceptación que hay en el medio académico y científico sobre el incremento de las temperaturas, los niveles en los océanos y el papel de la intervención de la moderna industria capitalista en estos fenómenos naturales.

Harvey ha arrasado no solamente a Houston y a muchas otras tantas poblaciones del norteamericano estado de Texas, dejando tras de sí una estela de desgracias humanas y de consecuencias económicas que, a decir del gobernador de aquella entidad, les llevará años superarlas; también ha puesto en entredicho los dogmas con los que se conduce el magnate norteamericano al frente de la Oficina Oval.

Vino Harvey y se acerca Irma, otra poderosa tormenta tropical que ha incrementado rápidamente su escala de huracán de categoría 2 y que navega las tibias aguas del Caribe, y con ellos se evidencia la catacumba en la que se esconden los desechos del régimen de producción dominante, el cual tiene en Trump a uno de sus emblemas, envuelto en el maquillaje de la bufonería.

Se llama Harvey pero se apellida Trump. Ambos engendros son producto no sólo de la estulticia humana, sino de la avaricia de un Homo economicus que ha magnificado sus impulsos egoístas con el arribo de la modernidad.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas