Alejandro Vázquez Cárdenas
Nuestros impuestos (no) están trabajando
Miércoles 30 de Agosto de 2017
A- A A+

La verdad es que el Estado jamás ha sido ni efectivo ni honesto a la hora de gastar el dinero que nos exacciona de manera alevosa. Es posible, aunque improbable, que existan instancias gubernamentales que gasten bien, pero de lo que no hay duda es que en México se cometen excesos y abusos con el gasto público. Va un ejemplo rápido: la compra de medicinas para el llamado Seguro Popular. De acuerdo con una investigación de Fundar, se encontró que “los reportes de compra de medicamentos de los años 2008, 2009, 2010 y primer semestre de 2011 identifican dos problemas: opacidad en el informe de las transferencias que reciben las entidades federativas y discrecionalidad en el uso de los recursos para la adquisición de medicamentos, que se manifiesta principalmente en la compra de fármacos a precios superiores a los establecidos por la Secretaría de Salud”. En pocas palabras, se roban el dinero.

Los gobiernos estatales desviaron recursos millonarios del Seguro Popular. Según la Auditoría Superior de la Federación (ASF), entre 2015 y 2016 las irregularidades encontradas sumaron más de 19 mil 500 millones de pesos. A esta cantidad deberían añadirse otros trece mil millones que el gobierno federal distrajo del fideicomiso concentrador donde el Seguro Popular guarda sus recursos. De este segundo hecho se sabe poco y sin embargo es tanto o más grave que el primero.

Revisando la Cuenta Pública de 2015, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó irregularidades en la mayoría de las entidades federativas. Sus respectivas tesorerías transfirieron una enorme cantidad de recursos del Seguro Popular, trece mil millones de pesos, a diversas cuentas bancarias desvinculadas de este programa.

Un año después la ASF topó con el mismo patrón, 28 de las 31 entidades federativas exhibieron malos manejos por seis mil 500 millones de pesos sin que sus respectivos gobiernos pudieran decir en qué se habían gastado el dinero ni contaran con documentos comprobatorios.

Otro ejemplo debidamente documentado: en diciembre de 2012, el Congreso aprobó el Programa “Borrón y cuenta nueva”. Los legisladores les perdonaron a los gobiernos de los estados y municipios hasta el 100 por ciento de los adeudos del Ejercicio Fiscal 2012 y anteriores que tenían por pagos de Impuesto Sobre la Renta (ISR).

Este asunto se ilustra mejor con un ejemplo: si una empresa no le paga al fisco los impuestos retenidos a sus trabajadores, no sólo está sujeta a multas, sino que sus representantes legales pueden ir a la cárcel por fraude. El ISR retenido le pertenece al trabajador, no a la empresa. Por eso si el empresario no le paga al gobierno los impuestos retenidos se considera como un robo. Pero resulta que si ese robo lo cometen los gobiernos estatales no pasa nada. Simplificando: el dueño de una pequeña empresa puede ir a la cárcel por no pagar el ISR retenido a sus empleados, pero si esto lo hace un gobernador nada sucede.

Otros datos. En este 2017, la Secretaría de Educación Pública (SEP) “descubrió” 44 mil 076 plazas de hipotéticos trabajadores (aviadores) y costaban aproximadamente cinco mil millones de pesos al año. Obvio, el dinero era de nuestros impuestos, no del sueldo de los funcionarios.

Según el estudio “México: anatomía de la corrupción”, la mexicana es en su conjunto una sociedad que está dispuesta a practicar la corrupción “si piensa que de ella obtendrá un beneficio personal”.

Por cierto, la corrupción ocurre en prácticamente todos los escenarios, desde los litros incompletos de gasolina, las mordidas y “pagos” al aparato de justicia, el infaltable diez por ciento de “comisión” o el desvío de recursos del Estado con fines distintos al etiquetado. Más datos, en la segunda edición de “México: anatomía de la corrupción”, elaborado por María Amparo Casar y la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).
Estamos jodidos.

En este 2017 la SEP descubrió 44 mil 076 plazas de hipotéticos (aviadores) y costaban aproximadamente 5 mil mdp al año
En este 2017 la SEP descubrió 44 mil 076 plazas de hipotéticos (aviadores) y costaban aproximadamente 5 mil mdp al año
(Foto: Especial)

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia