Gilberto Vivanco González
VIVILLADAS
La ENUF y las Normales
Viernes 25 de Agosto de 2017
A- A A+

Si en verdad el gobierno federal deseara una educación de calidad, no en el sentido empresarial, como es su visión, sino en cuanto a la trascendencia social y humana que dignifica la tarea escolar, debería reconsiderar sus estrategias, que en lugar de impulsar la transformación de las escuelas Normales busca la desaparición de éstas, cuando la formación de maestros depende de estas instituciones que a lo largo de su trayecto han sido pieza fundamental en el devenir histórico de nuestro país.

Las políticas educativas del presente sexenio son acompañadas de un doble discurso. Por un lado, hacen públicas sus intenciones de impulsar a las escuelas formadoras de docentes con programas que van desde el plan curricular hasta la atención a la infraestructura favorable para el logro de los propósitos normalistas, pero por otro, al no entregar plazas a los normalistas y al abrir las puertas para que la educación de los niños, que según son la prioridad, pueda ser atendida por todo tipo de profesionistas, por lo regular desempleados, tales como doctores, ingenieros, contadores, dentistas, licenciados, por mencionar algunos, sin importarles las bases pedagógicas, psicológicas y sociológicas que son ejes fundamentales en el plan de estudios de las escuelas Normales, lo hacen sólo avalados por un examen kilométrico donde la casualidad y la suerte, amén de algunas habilidades de los aspirantes, puede emerger la idoneidad para estar en las aulas, dejando de lado el reflejo ético de la educación. En realidad, ¿cuántos padres de familia están dispuestos a que sus hijos sean atendidos por profesionistas que pueden ser capaces en su ramo pero que desconocen el sentido de la pedagogía como soporte de una formación humanista? El gobierno está acostumbrado a engañar al pueblo. La controversial reforma, hoy una ley inquisitiva, representa el arma contundente que promueve la desaparición de escuelas Normales oficiales.

Los propios catedráticos normalistas deben reconsiderar y reflexionar su práctica docente, deben retomar la educación basada en valores, una educación cimentada en el cariño, en la pasión
Los propios catedráticos normalistas deben reconsiderar y reflexionar su práctica docente, deben retomar la educación basada en valores, una educación cimentada en el cariño, en la pasión
(Foto: Cambio de Michoacán)



El ardid gubernamental de satanizar por todos los medios la actividad docente, el incumplimiento de las responsabilidades financieras hacia los maestros, el contar con un sindicato charro que todo solapa, el desprecio hacia la fracción democrática, único bastión que intenta defender los derechos del magisterio ante el ataque oficialista, ofrecer plazas a cualquier profesionista y, desde luego, no brindar certidumbre laboral a los egresados normalistas, ha impactado, para mal, en lo atractivo que era la carrera de profesor en años anteriores, provocando que la solicitud de fichas para nuevo ingreso año con año decaiga significativamente, otorgando elementos al gobierno para justificar sus maniobras arteras en contra de los centros escolares normalistas, que en este año pasaron las de Caín para completar la matrícula asignada, principalmente las instituciones de Tiripetío y los CREN de Arteaga, tanto en primaria como en preescolar.

En el caso específico de la Benemérita y Centenaria Escuela Normal Urbana Federal Profesor J. Jesús Romero Flores, de Morelia, que hoy en día es dirigida por Juan José Chagolla Gaona, los catedráticos de la misma se dieron a la tarea, en este inicio de ciclo escolar, a conformar líneas generales para un nuevo proyecto de desarrollo institucional, donde replantearon la misión y visión para encarar los retos que la realidad actual obliga, más allá de las amenazas internas, y sobre todo externas, que los agobian; tuvieron que analizar cómo esas amenazas y debilidades que ostentan pueden convertirse en oportunidades y fortalezas, acciones muy convenientes ya que las instituciones normalistas no pueden cruzarse de brazos al ver cómo su escuela se está derrumbando o cómo anhelan derrumbarla . Trabajaron en un enfoque autocrítico para poder delinear un nuevo horizonte por donde, a pesar de los pesares, desean transitar.

Es imprescindible que las escuelas Normales proyecten a la sociedad parte de las múltiples tareas que realizan sus maestros y estudiantes, es urgente que luzcan un nuevo rostro a la sociedad, donde presuman las actividades académicas, sociales y culturales; es oportuno diseñar los rumbos que deben tomar las prácticas profesionales, que sigan incentivando la formación de líderes tanto sociales como educativos, para que influyan en la sociedad; todo esto para fortalecer su imagen, sin dejar de luchar por sus sueños, donde la dignidad y la libertad, no el libertinaje, sean su carta de presentación.

Los propios catedráticos normalistas deben reconsiderar y reflexionar su práctica docente, deben retomar la educación basada en valores, una educación cimentada en el cariño, en la pasión, porque la educación, como decía Paulo Freire, es un acto de amor, todo esto deben vivirlo y disfrutarlo los futuros docentes; el reflejo de sus maestros en las escuelas Normales puede ser su mismo reflejo cuando en las aulas escolares les toque orientar y guiar a sus propios pupilos.

El replanteamiento de su proyecto institucional trabajado en la ENUF de Morelia debe ser una labor que cada una de las instituciones normalistas deberían reconsiderar porque las circunstancias actuales (repetimos: donde existen serias amenazas contra el normalismo) obligan a ello. Quizá sería oportuno modificar estrategias de lucha sin renunciar a ella para que la sociedad comprenda sus acciones; además es imperativo que hagan más seductor su quehacer como institución para motivar a jóvenes egresados del bachillerato a interesarse en tan meritoria profesión, el reto será que los aspirantes a ingresar al próximo ciclo escolar se incremente considerablemente, esta puede ser la bandera que represente su protección ante las colosales embestidas que el gobierno peñista ha lanzado contra ellas. La sociedad necesita docentes preparados que adquieran las competencias pedagógicas para orientar a la niñez y a la juventud no sólo de hoy, sino también del mañana. Las escuelas Normales históricamente han representado esta admirable tarea.

Lo que Vivilladas poco hace



Hace tres semanas Vivilladas escribió un artículo sobre el incumplimiento y los engaños que hacen compañías telefónicas. Se cuestionó la serie de artimañas que tales empresas emplean para envolver a los clientes potenciales, mismos que al tenerlos cautivos son ignorados y tratados despóticamente al momento de una aclaración o al denunciar un servicio mal prestado.

La empresa AT&T, la que más cuestionamos, se comunicó con nosotros directamente de la Presidencia Ejecutiva del consorcio a través de Érica Vergara y ofreció atender cualquier anomalía. Nos presentamos en la sucursal de Avenida Acueducto de Morelia y de manera gentil, su novel gerente, José Ángel Rodríguez, atendió nuestra demanda, además de ofrecer que pondrán atención en lo sucesivo para que los servicios y garantías que ofrecen a sus clientes sean debidamente atendidos. Hoy Vivilladas está moralmente obligado a patentar dicho reconocimiento. Mario Alonso Puig, español experto en motivación y autoayuda, expresó: “Las personas sólo cambiamos de verdad cuando nos damos cuenta de las consecuencias de no hacerlo". Mensaje fabuloso en cualquier orden de la vida.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas