Hugo Rangel Vargas
El “casting” del FAD
Viernes 18 de Agosto de 2017
A- A A+

En medio de todo ello, y quizá en el desahucio, la propuesta hecha por el PRD para la construcción del FAD amenaza con convertirse en una representación de la tragedia de Electra que podría cobrar la vida de su progenitor.
En medio de todo ello, y quizá en el desahucio, la propuesta hecha por el PRD para la construcción del FAD amenaza con convertirse en una representación de la tragedia de Electra que podría cobrar la vida de su progenitor.
(Foto: TAVO)

Símil de la forma en la que los productores seleccionan a los actores que participarán en una puesta en escena, se han deslizado frente al público una serie de nombres de personajes que podrían aparecer en el elenco electoral en los siguientes días como posibles aspirantes presidenciales que serían abanderados de una eventual alianza entre el Partido Acción Nacional y el de la Revolución Democrática.

Desde Juan Ramón de la Fuente, quien en un encuentro con la tribu perredista Iniciativa Galileos se descartó para un frente “anti AMLO”, pasando por los actuales titulares de las secretarías de Marina y de la Defensa Nacional, Vidal Soberón y Salvador Cienfuegos, que fueron propuestos en una declaración un tanto improvisada del gobernador Silvano Aureoles, los bandazos de quienes los sugieren han recorrido toda serie de tonos y ocurrencias en sus propuestas.

Como las obras de mal guion, que son despreciadas por los actores de renombre, la tragicomedia del Frente Amplio Democrático (FAD) que ha propuesto el PRD parece, como lo dijo Porfirio Muñoz Ledo, una “nebulosa” que se antoja difícil de cuajar por la imposibilidad de encontrar un perfil a gusto y contentillo de posiciones políticas que bien podrían ser disímbolas y encontradas.

Una dificultad adicional que enfrenta esta puesta en escena es el argumento que presentará a su público más allá de los malabares y la prestidigitación de sus productores, habilidosos operadores de las luchas por el poder. Y es que, ni por error, se asoma en el discurso de los promotores del FAD una sola línea de un programa político que supere la consigna vacía del llamado “gobierno de coalición”.

Sin argumento, con un guion inundado de lugares comunes y carente de figuras histriónicas de potencia en el escenario, la quimera aliancista se reduce a llamar la atención de la opinión publicada con nombres de relumbrón, flashazos de pasarela y alfombras rojas tendidas a personajes que ni desdeñan ni aceptan la atención de los dedos que los señalan como posibles protagonistas.

Sí, este podría ser un casting, una prueba de pasillo que sólo tiene como parámetro de evaluación la imaginación de quienes lanzan al aire nombres y más nombres, y cuya seriedad se pierde, quizá intencionalmente, cada vez que se deja entrever el desaire de los suplicados intérpretes. Cada menosprecio, sin embargo, revela la verdadera intencionalidad de este espectáculo: distraer la atención del público hacia la sala alterna donde se desarrolla, no la función principal, sino las audiciones.

Con las entradas cada vez más abaratadas, los organizadores de esta representación se niegan a abandonarla y es probable que comiencen a presentar desde sus elencos monólogos y soliloquios discordantes que convertirán aquel escenario en una alharaca sin sentido, para quizá terminar por retirarse cada uno a su carpa a ofrecer funciones por separado.

Entre tanto, el dueño del tenderete más grande se frota las manos. Sabe que el público cautivo al que le ofrece imposturas como diversión podría seguir redituándole dividendos mientras haya frente a él puestas en escena que resten la atención a lo que ocurre en el tras telón de su distracción: el saqueo del país.

En medio de todo ello, y quizá en el desahucio, la propuesta hecha por el PRD para la construcción del FAD amenaza con convertirse en una representación de la tragedia de Electra que podría cobrar la vida de su progenitor.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo