Julio Santoyo Guerrero
Cada loco con su guerra
Lunes 14 de Agosto de 2017
A- A A+

La barbarie que tanto sufrimiento le ha costado a la humanidad sigue sin ser vista como el monstruo que nadie quiere en la sala de su casa. De nada han servido las devastadoras guerras del pasado por el control territorial, por esclavos, por rutas comerciales, por diferencias religiosas, por ambición del poder absolutista; de nada ha servido el dolor de la pérdida de la libertad de millones para mantener en pie una ideología, un ritual de poder; de nada ha servido el genocidio en la Segunda Guerra Mundial y la persecución judía y de minorías; en la nada han quedado las víctimas del gulag estalinista y el oprobio del Muro de Berlín, se ha esfumado el amargo y repulsivo recuerdo de las dictaduras latinoamericanas y la expulsión de las libertades en sus territorios dominados.

Maduro, que legitimando con pajaritos comunicativos su herencia, consultando con vacas la viabilidad de su Constituyente, cree ser el heredero místico de Hugo Chávez, poseedor de la
Maduro, que legitimando con pajaritos comunicativos su herencia, consultando con vacas la viabilidad de su Constituyente, cree ser el heredero místico de Hugo Chávez, poseedor de la "verdad revolucionaria"
(Foto: Especial)

La acumulación de una historia de barbarie no ha representado el advenimiento del respeto a los derechos humanos universales y tampoco el establecimiento de una ética y una moral universal de incuestionable respeto a las libertades democráticas. Los gobiernos de las naciones han fallado en este propósito y líderes políticos con gran poder han sucumbido y siguen sucumbiendo a las mismas tentaciones que doblegaron en su tiempo a los césares, a los monarcas absolutistas, a Robespierre, a Napoleón, a Stalin, a Hitler, a Kim Il Sun, a Pinochet, a Porfirio Díaz.

La misma altanería de siempre se ha posesionado de los grandes líderes, creer que su modo de pensar es el único correcto y que debe ser el único con derecho a existir no sólo sobre su territorio, sino sobre la faz de la tierra. Y lo mismo pasa con lo más acrítico y podrido de las derechas y las izquierdas. Cada cual reivindica su pensamiento como verdad absoluta, sin conceder ningún valor al poder de la pluralidad, creyendo que el mundo existe como una simplicidad maniquea en la que el otro necesariamente representa la maldad y el origen de todas las tragedias del mundo, de su mundo. Que debe ser aniquilado, o por lo menos obligadamente sometido y sojuzgado para que no impida el desarrollo del pensamiento verdadero del cual está convencido es el portador, gracias a un librito, a la predicación carismática de su líder o a la revelación epifánica del sentir de la gente, o por inspiración metafísica.

Tantos miles de años de experiencia gregaria de la humanidad, tanta generación de pensamiento filosófico y político y sin embargo tan atascados como en el pasado, preocupados por la entereza de la libertad, angustiados por el ineficacia de los gobiernos, aterrados por el poder irresponsable que ejercen los líderes mundiales que con lengua de pólvora precipitan cada día a la humanidad a nuevas guerras, que con decisiones frívolas regresan a millones de seres a vivir en condiciones tan desgraciadas en su casa como hace miles de años.

El ramaje derechista, temeroso y decepcionado, de la sociedad estadounidense ha generado en el marco de su democracia un monstruo, entre loco y estúpido, pero con una elevada capacidad de iniciativa, que en casi ocho meses ha puesto patas para arriba la ya de por sí vapuleada e inestable "paz" mundial. Ha acicateado el ánimo de guerra de una sociedad que, él entiende, necesita sentir nuevamente las glorias de la grandeza y la adquisición de nuevas riquezas, paradójicamente en un mundo donde los polos de poder se han redistribuido y el acceso a la riqueza colonial y de mercados es ya asunto de otro tiempo. Querer retomar el papel del gendarme mundial, excluyendo el papel de los organismos internacionales establecidos para dirimir las discrepancias por las vías diplomáticas y el derecho internacional, es hoy una acción que raya en lo grotesco pero que convulsiona la frágil estabilidad internacional y nos precipita a una nueva era de destrucción.

Y por otro lado, la descabellada pretensión nuclear del Corea del Norte para inducir no una nueva era de guerra fría, sino de abiertas hostilidades, que implicarían la participación de China, es el complemento para organizar una verdadera fiesta de dementes, que sólo puede llevar a la humanidad a una catástrofe. Y por si faltara poco, la locura megalómana de Maduro, que legitimando con pajaritos comunicativos su herencia, consultando con vacas la viabilidad de su Constituyente, cree ser el heredero místico de Hugo Chávez, poseedor de la "verdad revolucionaria" y por esa razón constituido en perseguidor de todo hereje que con su libertad cuestione sus decisiones monárquicas, es el otro ingrediente de demencia que probaría que toda la historia que nos precede ha servido absolutamente para maldita la cosa. Prueba que los valores del pensamiento democrático no se han consolidado en la cultura de la humanidad y mucho menos en la de los líderes políticos. Tan así que muchos de ellos siguen quemado incienso a Trump si son derechistas y a Maduro y a la dinastía de Kim Il Sun si son izquierdistas. Parece ser que la barbarie es un monstruo que nos seguimos mereciendo gracias a nuestra necedad y a nuestras pretensiones absolutistas desde las diversas geometrías ideológicas de la política. Y nos lo merecemos, porque el resto, la inmensa mayoría, preferimos callar.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio

La era del nuevo comienzo

¡Votamos por la democracia!