Jorge A. Amaral
LA CASA DEL JABONERO
El rap, a 44 años
Sábado 12 de Agosto de 2017
A- A A+

DJ Kool Herc, uno de los pioneros del rap.
DJ Kool Herc, uno de los pioneros del rap.
(Foto: Especial)

En 1973, en una fiesta en un edificio en el oeste del Bronx, en la ciudad de Nueva York, específicamente en el número 1520 de la Sedgwick Avenue, mientras Clive Campbell (conocido como DJ Kool Herc) amenizaba la fiesta el hip hop nació formalmente.

Herc tenía 18 años y durante su set de DJ decidió probar algo diferente: en lugar de tocar canciones completas tocaba sólo sus secciones instrumentales y la multitud rápidamente se volvió loca. Estas secciones instrumentales llegarían a ser conocidas como “breakouts” y se convertirían en un término fundamental para los productores de hip hop. Como Kool Herc giró estas “pausas”, su amigo Coke La Rock comenzó a incitar a la multitud con un micrófono. Y con eso el hip hop nació.

Los padres fundadores: Theodore Wizard, Kool DJ Herc y Afrika Bambaataa



Con el uso de diferentes técnicas de mezcla de audio y las interrupciones, así como el descubrimiento de nuevos sonidos como el scratch, se fueron creando ritmos diferentes en los que ya no quedaba mucho del funky, soul y música disco con la que se empezó. Este salto se debe en gran medida a tres de los que bien pueden ser considerados los pioneros del rap: el primero de ellos es el neoyorkino originario de Jamaica DJ Kool Herc, quien en compañía de Coke La Rock y Clark Kent formaría lo que dio en llamarse Kool Herc & The Herculoids. Este grupo, considerado como la primera crew conocida, poco a poco fue posicionándose en el gusto del público, siendo la punta de lanza para el surgimiento de otros raperos.

Con la popularización del incipiente género empezaron a surgir otros grupos y MCs, entre ellos había muchos gánsteres retirados o en activo, tal es el caso de Kevin Donovan, mejor conocido como Afrika Bambaataa, quien había sido fundador y líder de la pandilla conocida como Black Spades. Más tarde y a la par de sus primeras incursiones en la música, creó The Universal Zulu Nation, pandilla integrada en su mayoría por DJs y MCs. Afrika Bambaataa y su disco Planet Rock son una de las bases más sólidas del rap.

Otro DJ que merece ser contado entre los padres del rap es Grand Wizard Theodore, inventor del scratch, que aunque actualmente hay aparatos sofisticados que permiten al DJ recrearlo, originalmente se trata de manipular el disco de vinil haciéndolo girar hacia atrás y hacia delante sobre la tornamesa.

La aportación de Grand Wizard Theodore al rap fue descubierta por éste de la manera más fortuita: un día, mientras escuchaba música en su habitación, su madre, sumamente irritada por el escándalo, fue a tocar fuertemente la puerta para que bajara el volumen del tocadiscos; Grand Wizard, que tenía la mano cerca del disco, al escuchar a su madre se distrajo y sin querer movió el disco con los dedos. El escuchar el sonido que se produjo prácticamente se enamoró de él; a partir de ahí empezó a perfeccionarlo hasta ser el scratch que actualmente se conoce puesto que cuando los demás DJs lo escucharon, de inmediato lo imitaron hasta llegar a ser uno de los sonidos característicos del rap y de los más socorridos en los torneos de tornamesismo.

Transición: de la fiesta a la denuncia



Dada la incursión de algunos pandilleros en el rap, hacia la mitad de los 80 las letras fueron perdiendo el afán de entretener al público y el género se convirtió en un arma de protesta. En esta transición temática surgieron crews y MCs altamente politizados, tal es el caso de Public Enemy, quienes con Chuck D a la cabeza y respaldados por la infraestructura del Bomb Squad, crearon un rap de crítica social y política hacia el gobierno de Estados Unidos, esto gracias a la influencia que sobre el grupo tenían la Nation of Islam y The Black Panthers Party. Public Enemy innovó también en el sampleo ya que fue de los primeros grupos en utilizar el muro sónico. Esta técnica consistía en hacer complejas, rápidas y estruendosas combinaciones con fragmentos de melodías; esta mezcla daba como resultado una música más agresiva que daba mayor fuerza y elocuencia a las letras.

Gangsta rap, directo al mainstream



Hacia 1986 salió al mercado el primer disco de rap que fue un éxito en todo Estados Unidos en lo que a sencillos se refiere y con el cual se inauguró el gangsta rap de la Costa Oeste: 6 n’ da morning, de Ice-T. A partir de este disco, la Costa Oeste, con su base central en Los Ángeles, representaría una fuerte competencia para la Costa Este, disputándose con Nueva York el título de capital del hip hop.

A 6 n’ da morning le siguió un álbum ampliamente criticado por los medios conservadores y las autoridades estadounidenses: Straight outta Compton (1988), de NWA (Niggaz With Attitude) que, a pesar de la campaña de desprestigio por parte de la policía y el FBI, llegó a vender 2.5 millones de copias en Estados Unidos, colocando el tema “Fuck tha Police” entre los emblemáticos del gangsta rap.

Tres miembros de NWA se destacarían en solitario: Eazy-E, muerto de Sida a mediados de los 90; Ice Cube, entre cuyos mejores discos podemos mencionar Amerika’s most wanted, Lethal injection y War & Peace, y Dr. Dre, que con el lanzamiento, en 1992, de The chronic, creó el estilo de rap llamado G Funk, que no tardó en influir sobre los demás raperos de la Costa Oeste, siendo la canción “Nuthin’ but a ‘G’ thang” todo un himno en el rap de los 90. La importancia del G Funk radica en que fue una mirada hacia el origen del rap puesto que fueron retomados los beats de soul y funky pero ya con un rapeo que, aunque líricamente agresivo, se hacía a un ritmo más tranquilo, lento y casi siempre sombrío.

A Dr. Dre y Ice Cube le siguieron raperos que vinieron a darle supremacía a la Costa Oeste a través del sello Death Row Records: Snoop Dogg, Warren G, Nate Dogg y 2Pac quien, a pesar de haber empezado su carrera en Nueva York a lado de The Notorious BIG, en Los Ángeles alcanzó gran popularidad cuando, en 1996, lanzó lo que sería el primer álbum doble de rap: All eyez on me, llegando a ser disco de diamante.

Pese al acaparamiento del mercado por parte de la Costa Oeste, en Nueva York seguían apareciendo raperos de gran calidad, tales como Fat Joe, Big Pun, Mobb Deep y Puff Daddy; no obstante, muchos neoyorquinos se mantenían en el underground hasta que Bad Boy Records empezó a engrosar sus filas.

Con los lanzamientos de Illmatic, de Nas; Reasonable doubt, de Jay-Z; The comming, de Busta Rhymes, y Enter the Wu-Tang (36 chambers), de Wu-Tang Clan, la Costa Este volvía a la competencia, lo cual dio origen a la fuerte rivalidad entre Death Row Records, de Los Ángeles, y Bad Boy Records, de Nueva York. Esta rivalidad se hizo más fuerte con la aparición, en 1994, de Ready to die, de The Notorious BIG, quien constantemente intercambiaba ataques con 2Pac. Esta competencia pronto adquiriría tintes personales estallando con los asesinatos de Notorious y 2Pac, asesinatos que a la fecha siguen sin ser resueltos.

Hay que destacar que a la par de este movimiento se daba otro: el jazzrap, que con sus letras y beats buscaba darle otro enfoque al rap, más serio, menos gangsta, más elaborado e inteligente.

Cuestiones de espacio



Por razones de cantidad de caracteres he omitido el rap chicano, el sureño y el tema de las mujeres en el rap, que prefiero dejarlo para abordarlo por separado pues no deja de ser interesante ya que hay de todo y para todos los gustos. De igual forma dejo a un lado el rap hecho en México, que no es que no me guste, pero… bueno, no termina de cuadrarme. Es cuánto.

Ego Trip's greatest hip hop singles

Para escuchar el fin de semana: Ego Trip's greatest hip hop singles



En 1994, en Nueva York (la cuna del rap) nació una revista llamada Ego Trip, enfocada a la música y los movimientos underground pero especializada en hip hop y autodenominada como “la arrogante voz de la verdad musical”. De 1994 a 1998 dedicó sus portadas a los raperos más importantes de Estados Unidos, tales como Nas, Method Man, Smif-N-Wessun, Eazy-E, Biggie Smalls o Gang Starr, siendo un referente similar a lo que Hip Hop Nation es en España.

A la par de eso y producir documentales y libros como Big book of racism! o Book of rap lists, editó excelentes compilaciones de rap como The big playback. Fue así que surgió la compilación que hoy recomiendo, que no es un disco, sino un combo que contiene 871 canciones con lo mejor del rap estadounidense de norte a sur y de este a oeste.

Ego Trip’s greastest hip hop singles constituye un recorrido por la historia del rap de 1979 a 1998, siendo una recopilación de aquellos temas que hicieron historia en el género, como “Rapper’s delight” (versión de más de catorce minutos), de The Sugar Hill Gang, o “The breaks”, de Kurtis Blow. Artistas como Beastie Boys, Run DMC, Noreaga y muchísimos más que no alcanzaría a enlistar están en esta compilación.

Si usted quiere aprender sobre el rap, es amante del género o si gusta de coleccionar música, le recomiendo ampliamente descargar este material, un excelente y amplio vistazo a un género que no deja de crecer, mutar y actualizarse, y de eso nos damos cuenta al escuchar todas las canciones en orden cronológico.

Por si alguien se interesa, no acostumbro decir de dónde saco la música pero, con tal de difundir la palabra, les dejo el link: http://www.etalonhiphopblog.com/greatest-hip-hop-singles. Recuerden: una descarga, si no es con fines de lucro, no es piratería, es una copia de respaldo. Salud.

Sobre el autor
Jorge A. Amaral Morelia, 1980. Melómano, aficionado a la cocina y poeta rehabilitado. Narrador ocasional, cronista eventual y articulista consuetudinario. Aprendió algunas cosas bastante útiles en la Facultad de Filosofía, tuvo un centro botanero, ha sido desempleado, obrero, carnicero, oficinista, funcionario, dirigente partidista y taquero. De oficio corrector, ha publicado en diferentes antologías editadas dentro y fuera del estado, en las revistas Letra Franca, Clarimonda y otras de menor notoriedad, además de ser columnista en la revista digital Revés. Abomina la presunción sabedor de que, en la casa del jabonero, el que no cae, resbala.
Comentarios
Columnas recientes

Que dice mi mamá que siempre no

La regresión y el mal necesario

La Michoacana en crisis, ¿y Jara?

El comal le dijo a la olla

La protesta criminalizada

Aves de paso

El Frente Ciudadano capítulo Michoacán

Cambios en el gabinete, ni es para tanto

La ilusión del súper ciudadano

Gobernador hasta diciembre

Música para cambiar el mundo

En los alrededores del temblor

Catorce años sin Johnny Cash

Política circense

Morena, prueba de resistencia

La desbandada, la arrogancia y la vacilada

La marquesina política

El rap, a 44 años

Del dispendio y la misoginia

La clase social de los cerros

La PGR y Ruiz Esparza, a la misma hoguera

Mireles, el ridículo y las dudas

El perredismo soluble

Reivindicación de lo moreno

Pura música

Nos han dado la democracia

Caso Adame y el afán distractor

Cortar las hojas para tumbar el árbol

Michoacán, el caldero hirviendo

El Virrey perdió

Las herederas de Antígona

Limpieza fallida

Arantepacua y la culpa de todos

El procurador: de Herodes a Pilatos

PRD, lucha de subespecies

El piropo y el berrinche

Supervivencia política

Aspiraciones presidenciales

Corrección política: pusilanimidades y eufemismos

Los chiquinarcos

Festejando al artista

El día que murió la música

Trump, a su manera

La papa caliente

La gallina de los huevos de oro

¿La beben o la derraman?

Fiesta pesada

Diez años de combate al narco

Tierra sin ley

Atrasito de la raya

Botellita de Jerez, cuando lo naco es chido

EZLN y el voto divisor

El rockabilly no volverá

Los muertos de todos

El gringo que quiere gobernarnos

Aspiraciones son prioridades

Adiós al Fiscal de Hierro

Personajes vallisoletanos

Imagen y minimización

2018, sin garantía de nada

San Fernando, a seis años

Consultoría moral

El articulista incendiario

Castillo, un fracaso más

Miopía prohibicionista

Me avisan cuando empiece la revolución para no venir a trabajar

Los olvidados del gobierno

Mexicanos, ¿primero?

Tema político, asunto de todos

Vivillos y vividores

La presea políticamente incorrecta

La lucha magisterial y el señor reaccionario

Regresiones

El neozapatista intolerante

Apuesta para 2018

Ciudad de cafres

Se alborotó la gallera

Me ven y tiemblan

El taco, puro amor

Mira nada más…

Estos diablillos

Sentimiento de vejez y gustos vintage

Apunte en torno a la prensa roja

Los que esperaban más

Cosas que también prohibiría si fuera antitaurino

Cosas que también prohibiría si fuera antitaurino

El día que murió la música

Apunte sobre el albur

Francisco y las expectativas

Las disculpas de Mireles

Un nuevo tropiezo

Incongruencia nuestra de cada día

La ley al servicio de la necedad

Amante de la vieja escuela

Ambigüedades y paradojas

Tu derecho, mi derecho

El bozal del diputado

La lírica de Cirilo Casanova

Turba iracunda, gobierno inoperante

La lucha sin rumbo

Revisitando a Bukowski

Un nuevo comienzo para el mismo Michoacán

Jara y su seguridad

Ayuntamientos, entre el olvido y la miopía

De recaudación y carros viejos

El año de Hidalgo

Don Beltrones, el ungido

De obnubilados y necios

El fracaso de la Fuerza Rural

Enfoques y desenfoques

La añeja corrupción

Exorcismo antiaborto

La necesidad de manifestarse

La política independiente, una oportunidad

Cierre de campaña

El batidillo político

El PRI, el lodo y el triunfalismo vano

Solovino y su amparo

No votar, ¿y luego qué?

El bateador emergente

La inutilidad del voto nulo

El narco desde dos ángulos

Idolatría e intransigencia

Temporada de chapulines

Morena es una tómbola

El clown político

Sociales, de la inutilidad al desperdicio

Garrotazos errados

Morelia y la oportuna publicidad

Publicidad turquesa

Complejidades para 2015

Siempre no se va

El proceso que se viene

Otra canasta de cuentos mexicanos

Nada nuevo bajo el sol

La imprudencia juvenil

Gobernador de nueve a cinco

El inmenso cementerio

Al fin que sólo es el kínder

¿Se olvidan de Tlatelolco?

Letras mercenarias

Divisionismo, el enemigo a vencer

Divisionismo, el enemigo a vencer

11 de septiembre en México

La estrategia fallida

Castillo, el malquerido

Escrachar en México

Michoacán y los poderes fácticos

De todo y nada

Mamá Rosa y el dramatismo