Rafael Calderón
Elegía del Destino
Leer al poeta Rubén Darío
Lunes 11 de Abril de 2016
A- A A+

Por mucho que se escriba de Rubén Darío y su poesía nunca faltan comentarios adversos, pero la última palabra no está dicha: la palabra exacta o necesaria termina por resaltarlo. Un caso opuesto es el ensayo de Luis Cernuda. Él realiza una lectura ácida y cruda. Quienes lo han leído saben reconocer que es un lector agudo y su pasión temprana por el terreno de la poesía es diferente a la que comúnmente se tiene de la primera lectura de los poemas de Darío, para decir que la del español es opuesta, y más bien lo vuelve un flanco ácido de sus comentarios. Considera que la poesía española se transforma por una rama distinta a la de Darío y más bien vuelve la mirada a un poeta como Bécquer para asegurar que por sus poemas el esplendor entre siglos trasciende.

Y, cuando nos referimos a Cernuda, por sus comentarios a la poesía de Darío, también hay que recordar la polémica de Pablo Antonio Cuadra y Juan Larrea. Estos discutieron ampliamente en defensa o contra el poeta nicaragüense y sucede con pasión crítica, y lo hicieron por el asunto de la hispanidad y por el sentido de originalidad o natividad que se refleja en su poesía, así como por los temas políticos que bien pudo abrazar en otros tiempos: un tema donde el poeta ya no está pero se intuye qué posibles estéticas o temas sociales y políticos abrazaría. En el fondo cada uno a su manera expresan puntos de vista que son parte de esa visión polémica y crítica, y escriben y reflexionan del poeta más influyente de estos tiempos, porque su pasión política la consideran parte de la vida de diplomático, sabiendo que ésta fue su verdadera fuente de pretextos o motivos para viajar por América y buena parte de Europa. Lo defienden de sus detractores, pero se lo apropian con rigor crítico, o con posturas que entre ellos son ejemplo de lecturas opuestas.

Por eso, haciendo eco de Juan Larrea -Teresa Waiman- matiza el estilo del poeta español para resaltar su defensa del poeta: “Cuando Larrea examina la poesía de América, su lenguaje cobra nuevos bríos empapándose de cantos de esperanza; se regocija con las miradas al futuro que afirman su probada fe en el hombre”. En el caso de Pablo Antonio Cuadra, el lector tiene derecho en alarmarse con sus posturas críticas o por suscitar una lectura de la vida social y agregar “más todavía si el lector es poeta” y generar posturas polémicas: ya sea en defensa o para mostrar un punto de vista opuesto entre los lectores.

El más brillante, no por lo que dice, sino por el rigor crítico es Luis Cernuda. Deja sentir su fuerza expresiva que es ácida y cruda. “Con la España que acaba -escribe Darío- y la que empieza canto y auguro, profetizo y creo”. Estas palabras vistas a la posteridad, cuando Cernuda se encuentra viviendo entre México y los Estados Unidos, lo hieren, y de alguna forma nombran al poeta que finalmente ya no volvió. Algo semejante se observa entre el modernismo de América, con Rubén Darío al frente, y lo que significa la generación del 98. El juicio crítico y sus puntos de vista serán más que interesantes. Dice, por ejemplo, que en realidad son dos movimientos que nacieron por su propia dinámica y por lo mismo independientes; Darío no fue la influencia que a veces se dice que tuvo, por ejemplo, con Salvador Rueda, aun cuando escribe su “Pórtico” para el libro En tropel. Sin embargo, ese poema tiene una estética interesante y es escrito en defensa de la postura lírica del modernismo.

Pero no hay que perder de vista que el texto sobre Darío, por parte de Cernuda, en el fondo genera otro texto en defensa del poeta nicaragüense, y lo escribe Ernesto Mejía Sánchez para rebatir punto por punto al poeta español, pero lo publicó después de la muere de Cernuda, para evitar ahondar la polémica y para que no terminara dañando la amistad. Por ese texto, James Valender tuvo el tino para despejar una disidencia crítica y revisa tanto a Darío como la postura de Cernuda. Realiza una revisión entre la presencia de los dos poetas que escriben en la misma lengua y con una modernidad distinta. Deja ver que lo que faltó a Cernuda en su poesía como elemento lírico, es un poco de ironía, y que esto en parte será lo que lo mantuvo ceñido a una condición opuesta frete a la modernidad de Darío. Por eso, prefiero la defensa iluminadora que hace José Emilio Pacheco.

Con autoridad crítica y por su condición excepcional de poeta, dice, que más bien es la lengua española la que resucitó con los poemas de Rubén Darío.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Morelia: 190 años en la poesía

Gerardo Sánchez Díaz; profesor emérito

Homenaje al poeta Virgilio

Homenaje al poeta Virgilio

AMLO: misión cumplida

Una edición excepcional: libertad por el saber

Escribir es recobrarse: Octavio Paz

Mallarmé dado a la luz por Ximena Subercaseaux

Octavio Paz: homenaje a una estrella de mar

La Universidad Michoacana y la trayectoría de los rectores

Ante la muerte de Nicanor Parra

Contraelegía: José Emilio Pacheco

En honor del novelista Jaime Martínez Ochoa

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Las concordancias del verbo o 70 años de Gaspar Aguilera Díaz

“La muerte del Quijote”, poema de José Antonio Alvarado

José Antonio Alvarado, in memoriam

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

El Café del Prado, en el Centro Histórico de Morelia

La poeta Margarita Michelena

Pedro Garfias, 50 años después

La hora de la política: el regidor Osvaldo Ruiz Ramírez

Lucía Rivadeneyra: “Cuenta la estoria”

Pedro Garfias 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Ramón Xirau y la poesía iberoamericana

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Diario, páginas extraídas

El pensamiento lírico de Odisseas Elytis

Alfonso Reyes: Un puñado de citas gongorinas

Las visitas a Paseo del Guamúchil

La generación del tercer milenio

La generación del tercer milenio

Lucía Rivadeneyra: De culpa y expiación

La ruptura generacional de la poesía michoacana

Para gozar la poesía de José Antonio Alvarado

La ruptura generacional de la poesía michoacana

La ruptura generacional del medio siglo en la poesía de Michoacán

Juan Bañuelos, in memoriam

Alfonso Reyes y la ciencia de la literatura

Los pasos políticos de un peregrino

Corona de llamas: “Tu piel vuelve a mi boca”

Laboratorio para una poética del siglo XXI

La ciencia de la literatura de Alfonso Reyes

Gaspar Aguilera Díaz, entre el blues y el jazz

La Ilíada: traslado de Alfonso Reyes

Noticias de las Tesis filosóficas de Morelos

Yo no estoy a favor de los adeptos: André Breton

Gaspar Aguilera Díaz: la escritura en movimiento

Alfonso Reyes o la Grata compañía

Alfonso Reyes y su constancia poética

El turno y la presencia de Manuel Ponce

El turno y la presencia de Benjamín Fernández Valenzuela

El turno y la presencia de Concha Urquiza

El turno y la presencia de Enrique González Vázquez

El turno y la presencia de Carlos Eduardo Turón

Diario, páginas extraídas

El turno y la presencia de Tomás Rico Cano

El turno y la presencia de Francisco Elizalde García

El turno y la presencia de Alejandro Avilés

El turno y la presencia de Marco Antonio Millán

El turno y la presencia de Alfonso Rubio y Rubio

El turno y la presencia de Alfonso Méndez Plancarte

El turno y la presencia de Francisco Alday

El turno y la presencia de José Luz Ojeda

El turno y la presencia de Ezequiel Calderón Gómez

El turno y la presencia de Gabriel Méndez Plancarte

El turno y la presencia, una introducción

El turno y la presencia. Una introducción

El turno y la presencia: una introducción

Esbozo y acercamiento

Porfirio Martínez Peñaloza (1916-2016)

León Felipe, intrépida metáfora

Leer al poeta Rubén Dario

La Presea Generalísimo Morelos para José Mendoza Lara

Leer al poeta Rubén Darío

Rubén Darío, Del símbolo a la realidad

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rúben Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío