Arturo Alejandro Bribiesca Gil
El póker de ases de Peña
Viernes 11 de Agosto de 2017
A- A A+

El presidente Peña sin duda, y con frialdad, optará por la opción que en su momento ofrezca mayores probabilidades de triunfo.
El presidente Peña sin duda, y con frialdad, optará por la opción que en su momento ofrezca mayores probabilidades de triunfo.
(Foto: Especial)

Todo indica que la mano –de hoy– del presidente Peña está conformada por un póker de ases: Narro, Osorio, Meade y Nuño (en orden cronológico), quienes en la foto actual se perfilan como los aspirantes del PRI con más probabilidades de aparecer en la boleta de 2018. Obviamente que a casi un año de la elección, el presidente puede cambiar de mano, ampliarla o reducirla.

Pero no nos enredemos, el candidato del PRI será elegido por Enrique Peña, sólo que su decisión no podrá tomarla por simple lealtad, capricho, estima o visión compartida, sino que tendrá que tomarla acotado, muy acotado.

Será una decisión acotada por otros centros de poder internos, por las acciones de los rivales externos, por las posibilidades reales de triunfo de los aspirantes conforme se acerquen los plazos fatales, por el nivel de aceptación hacia el interior del partido que pueda tener el ungido, entre otros factores.

El tema no es nada sencillo, cualquiera de los cuatro mencionados tiene credenciales suficientes para ser merecedor de la candidatura y de la magistratura, pero ninguno representa una posibilidad de éxito seguro. Además, la elección de cada uno de ellos envía una distinta señal a la sociedad.

Osorio y Meade son polos opuestos. Mientras que Osorio es el político priista tradicional, Meade es un tipo de formación netamente técnica y apartidista, además de que ha trabajo tanto con panistas como con priistas.

Narro y Nuño son antípodas por el tema etario. Uno, Narro, a sus 68 años, representa la apuesta por la experiencia, mientras que el otro, Nuño, con sus 39 años, representa la apuesta por la juventud.

La decisión más sencilla sería ungir a Osorio, la militancia estaría conforme y es el priista más avanzado en las encuestas. Sin embargo, ha quedado claro que el voto duro del PRI ya no es garantía de triunfo y menos ante una elección presidencial como la que se avecina, por lo que optar por alguien que convenza a los priistas, pero no a la sociedad en general, puede ser muy arriesgado.

Caso contrario con Meade. Con él como candidato el PRI podría llegar a otros sectores de la sociedad con los que tradicionalmente no conecta, lo que sería excelente para el partido si de verdad quiere abrirse al siglo XXI; sin embargo, esto conlleva el riesgo de perder el apoyo de las bases, de la militancia dura, la cual pudiera sentirse ofendida ante el poco o nulo arraigo partidista del candidato.

Decantarse por Narro daría la señal de que la militancia es un tema importante y que la experiencia probada debe pesar en el servicio público. Aunado a lo anterior, con su buena fama, su imagen austera y fresca (a pesar de su edad), podría llegar a electores que hoy simplemente rechazan votar por el priista clásico. El doctor Narro parece ser una fórmula que combina ciertas fortalezas de Osorio y Meade pero sin sus principales debilidades.
De ser Nuño el elegido, sería una apuesta muy arriesgada, con una cuesta muy dura por delante. La cercanía con el presidente pesaría mucho en la sociedad, y a pesar de que los otros tres aspirantes mencionados también forman parte del gabinete, ninguno cargaría tanto la loza del continuismo como él.

El presidente Peña sin duda, y con frialdad, optará por la opción que en su momento ofrezca mayores probabilidades de triunfo.
En fin, no la tiene fácil el PRI para mantenerse en la Presidencia de la República, pero tampoco imposible, si bien es muy importante el candidato que postule y por ende el mensaje que manden, también lo es la labor de la oposición; de concretarse el Frente Amplio Opositor, sin importar la idoneidad y arrastre de los demás candidatos, quien encabece dicho frente estará seriamente disputando la silla del águila al candidato del PRI y a AMLO.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Es cuestión estética no cromosómica

Corrupción derivada

El juicio de la historia

Vuelvo a preguntar

Bebeto y Romario

De desconcentraciones y cosas parecidas

De reo a gobernante

Quinto partido a la vista

Hablemos del mundial

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano