Hugo Rangel Vargas
El ejemplo de Rafa y Julión
Viernes 11 de Agosto de 2017
A- A A+

Rafael Márquez y el cantante Julión Álvarez tendrían que dar explicaciones sobre presuntas actividades financieras de lavado de dinero, mismas que también podrían costarles sanciones a otros personajes y empresas.
Rafael Márquez y el cantante Julión Álvarez tendrían que dar explicaciones sobre presuntas actividades financieras de lavado de dinero, mismas que también podrían costarles sanciones a otros personajes y empresas.
(Foto: Cuartoscuro)

La cultura del narco ha permeado por todos lados a la sociedad mexicana. Espacios de la vida de este país que creíamos, o que al menos parecían intocables, poco a poco han ido cayendo ante el poder del dinero y la capacidad de operación que proviene de esta actividad ilícita y ahora ha tocado el turno a un deportista y a un hombre de la farándula.

Acusados por el capo jalisciense Raúl Flores Hernández en una investigación que realiza el gobierno norteamericano, el futbolista Rafael Márquez y el cantante Julión Álvarez tendrán que dar explicaciones sobre presuntas actividades financieras de lavado de dinero, mismas que también podrían costarles sanciones a otros personajes y empresas.

Muy a pesar de que el acusador podría tener una calidad moral cuestionable y de que se trata de averiguaciones que no han sido concluyentes aún, la sola delación abre una serie de especulaciones sobre los alcances de la influencia de la narcocultura en la vida pública del país.

El llamado Káiser Mexicano, un ejemplo de trayectoria deportiva limpia, un pundonoroso jugador de la Selección Mexicana que ha transitado con éxito en el futbol europeo, un michoacano que también emprende actividades caritativas, ahora tiene sus cuentas congeladas en el vecino país del norte.

La misma suerte corre el ex vocalista de la Banda MS, intérprete de la famosa melodía “Afuera está lloviendo”, quien ha aparecido públicamente con el gobernador del estado de Chiapas y a quien Enrique Peña Nieto se refiriera como “un ejemplo para la juventud”. Ambos personajes que, por lo pronto, tienen cancelada su visa de acceso a Estados Unidos.

A no dudar, si se corrobora el señalamiento hecho por Flores Hernández ante el Departamento del Tesoro en contra de ambos personajes, resultaría inaudito que dos hombres cuya vida económica se encuentra resuelta por su trayectoria profesional se vean inmiscuidos en actividades ilícitas.

En un país entreverado por una profunda crisis económica que lanza a sus jóvenes al desempleo, que prioriza en sus presupuestos públicos el combate punitivo a la inseguridad antes que la reconstrucción del tejido social a través de mayor educación u oportunidades de desarrollo, en el que la corrupción y la impunidad derivan en escándalos permanentes contra los que la opinión pública ya ha perdido la capacidad de asombro, el caso de Rafa y Julión podría ser un agregado marginal, pero no es así.

La exposición mediática de sus vidas, la tinta que ha corrido en reportajes, entrevistas, crónicas de espectáculos; las publicaciones en redes sociales, en revistas deportivas, de espectáculos y de corazón; los minutos destinados en horarios estelares en radio y televisión a cubrir los partidos de futbol y presentaciones en conciertos, han hecho de Márquez y Álvarez, en efecto, un ejemplo para muchos.

Hoy se muestran frente a la opinión pública, que los descalifica, como el chivo expiatorio de una incapacidad estructural de la sociedad para combatir la ilegalidad, para premiarla con impunidad, colocarla en el terreno de lo plausible, hacerla el mal necesario para poder escalar de estatus o para resolver problemas. Sí, Rafa y Julión son un ejemplo, no porque signifiquen algo que haya que seguir, sino porque vuelven a exhibir la joroba, la lengua bífida, la cola retorcida y la piel cacariza de un monstruo llamado corrupción.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas