Arturo Alejandro Bribiesca Gil
La edad del presidente
Viernes 4 de Agosto de 2017
A- A A+

Don Adolfo Ruiz Cortines, presidente de México en el periodo 1952-1958, fue muy criticado como candidato por su edad madura, tenía 62 dos años al momento de ser ungido candidato por la fuerza vivas del PRI. Imagínense, la esperanza de vida en nuestro país a mediados del siglo XX rondaba alrededor de los 50 años de edad, cuando hoy en día el promedio es de 75 años (mujeres 77, hombres 73).

Ante las críticas de su edad, don Adolfo respondía coloquialmente, palabras más, palabras menos, que había sido elegido para gobernar, no para semental. El tiempo le ha dado su lugar y la razón a don Adolfo, quien es para muchos, entre los que me encuentro yo, sin duda uno de los mejores presidentes que ha tenido nuestro país. Su conocida austeridad y honradez fueron y son un valor poco común en la clase política del México postrevolucionario.

De regreso al presente. El siglo XXI trajo una serie de gobernantes en nuestro país menores de 40 años, que sin duda sirvieron más como sementales que como gobernantes –Estrada Cajigal, Duarte, Borge, Medina y un largo etcétera–. ¿Sera la edad un factor determinante al momento de elegir gobernantes? No por fuerza, pero creo que sí debe ser altamente considerada.

Ante las críticas de su edad, don Adolfo respondía coloquialmente, palabras más, palabras menos, que había sido elegido para gobernar, no para semental.
Ante las críticas de su edad, don Adolfo respondía coloquialmente, palabras más, palabras menos, que había sido elegido para gobernar, no para semental.
(Foto: TAVO)



Ahora bien, la madurez no es necesariamente una virtud que se adquiera por el simple paso del tiempo; sin embargo, una mayor exposición a la vida puede potencializar su adquisición. Y dije no necesariamente porque ha habido gobernantes que a pesar de contar con una edad madura se han comportado con el ímpetu de un joven, pero de un joven libertino y no de uno centrado.

Para este 2018, de entre los posibles candidatos a suceder al presidente Peña, hay varios aspirantes, declarados y no declarados, que como don Adolfo Ruiz Cortines superan los 60 años de edad, de quienes podemos decir que, en teoría, ya sudaron calenturas de novillero.

Los suspirantes veteranos, por orden de aparición cronológica, son José Narro (68), Manlio Fabio Beltrones (64) y López Obrador (63). Sin duda son viejos lobos de mar, experimentados y profundos conocedores del sistema político mexicano. ¿Es esto un plus o un contra? Cuestión de enfoques.

En lo particular siempre he apostado a la experiencia sin que esto signifique que me incline por alguno de los mencionados previamente, porque como lo señalé, debemos darle valor importante a la edad y la experiencia, mas no predominante; además, varios de los aspirantes que apenas superan su quinta década de vida tienen plena madurez y experiencia para desempeñar eficientemente la primera magistratura del país (Meade, Osorio, Zavala, Icaza, Mancera, entre otros).

No debemos dejar de mirar la experiencia reciente del vecino del norte. La reciente elección presidencial fue disputada por adultos mayores, al día de la elección Hillary Clinton tenía 69 años de edad y Donald Trump, 70, sin olvidar que Bernie Sanders, quien casi le arrebata la nominación demócrata a Hillary, al momento de la convención demócrata contaba con 74 primaveras. No somos Estados Unidos, pero es probable que la corriente mundial esté apostando a la experiencia sobre la juventud.

Volviendo a México. Siendo honesto, si en mis manos estuviera, modificaría las reglas constitucionales sobre edades mínimas para acceder a cargos ejecutivos de elección popular. 50 años de edad para ser presidente de México, 40 para ser gobernador y 30 para ser presidente municipal.

En fin, más importante que la edad y la experiencia es la ética del gobernante, por lo que el próximo presidente de México, sin importar si es guapo, feo, carismático, tosco, delgado, gordo, culto, joven o maduro, debe ser austero, honesto, capaz y enérgico. Con estas cuatro virtudes lo demás es lo de menos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

A la democracia

No salió el oso polar

En paz

En paz

Mirar hacia el futuro

Es cuestión estética no cromosómica

Corrupción derivada

El juicio de la historia

Vuelvo a preguntar

Bebeto y Romario

De desconcentraciones y cosas parecidas

De reo a gobernante

Quinto partido a la vista

Hablemos del mundial

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano