Alejandro Vázquez Cárdenas
Medicina y comercio
Miércoles 2 de Agosto de 2017
A- A A+

Camarada lector, sí, tú, como la gran mayoría de los mexicanos, tienes que vigilar cuidadosamente tus gastos. Si al fin de quincena andas con apuros o si tienes un pequeño negocio que apenas te da para irla pasando, si le sacas la vuelta al abonero y en cuanto a diversiones, te conformas con ver televisión y sólo eventualmente vas al cine, entonces estás mejor que el promedio del mexicano, que ni para eso alcanza.

Si por tu trabajo estás dentro de un esquema de seguridad social, IMSS o ISSSTE, te tocará renegar y discutir con su hostil burocracia, pero resolverás una parte de los mayores gastos médicos; los medicamentos están no sólo caros, sino carísimos. Si ocupas una cirugía tu problema será renegar por el retraso en la programación quirúrgica, pero la verdad es que ni te enteras de lo que cuesta en el medio privado esa operación o el internamiento.

Cuando no se tiene IMSS ni ISSSTE toca utilizar los servicios de la medicina privada, la cual puede ser muy buena, mediocre o pésima, dependiendo de los profesionistas que veas
Cuando no se tiene IMSS ni ISSSTE toca utilizar los servicios de la medicina privada, la cual puede ser muy buena, mediocre o pésima, dependiendo de los profesionistas que veas
(Foto: TAVO)


Cuando no se tiene IMSS ni ISSSTE toca utilizar los servicios de la medicina privada, la cual puede ser muy buena, mediocre o pésima, dependiendo de los profesionistas que veas. Aquí está el problema, pues si bien existen excelentes médicos, competentes y humanitarios (lamentablemente no muchos), hay un gran número que pueden o no ser competentes, pero que definitivamente los podemos calificar como simples comerciantes. Este tipo de médico ha desarrollado una gran habilidad para manipular la buena fe o la ignorancia del paciente para obtener un mayor e injustificado ingreso monetario.

¿Cómo detectar estos médicos, más discípulos de Hermes, dios del comercio, que de Asclepio, dios de la medicina? Hábiles negociantes con una ética que haría vomitar a un buitre. Las más de las veces es relativamente fácil, en primer lugar suelen ser alarmistas, magnifican y pintan cuadros catastróficos, mencionando una gran cantidad de complicaciones, reales o inventadas, y amenazan con un catálogo de desgracias si no se atienden pronto y con ellos. Muy útil les resulta la amenaza de que su enfermedad (real o supuesta, les da igual) se complicará: el apéndice, la vesícula o lo que sea les reventará, o les “caerá cáncer”. La cirugía plástica, que ya no reconstructiva, ha transformado al médico en abonero al explotar la vanidad de las mujeres promocionando cirugías cosméticas en módicos pagos. Si se trata de una paciente en trabajo de parto sobran los “argumentos” para orillarlas a aceptar una cesárea aunque la paciente perfectamente pueda tener su parto normal. Estos mercaderes de la medicina apresuran y presionan obligando a decidir en los instantes en que paciente y familiares se encuentran bajo extrema tensión y por lo tanto son más sugestionables. Otros los explotan al pedirles una gran cantidad de costosos y no necesarios exámenes de laboratorio, un álbum completo de radiografías y ultrasonidos, mismos que deben hacerse en determinado laboratorio u hospital, pero no le informan al paciente que ese laboratorio o ese hospital lo están recomendando no por confiable, sino porque les paga una comisión (billetes).

Por eso, estimado lector, búscate un médico de absoluta confianza, la pura certificación no es garantía de honestidad, un consultorio lujoso tampoco. Si te indica que acudas a un determinado laboratorio, desconfía, pues lo más seguro es que reciba comisión; si intenta venderte la medicina es peor, pues eso ya es negocio; si es médico general y te sugiere una operación pídele las referencias de cuando menos dos cirujanos y tú decide libremente con quién ir; si se trata de un ginecólogo investiga si sus pacientes son atendidas de parto o si casi todas terminan en cesárea (eso les deja más dinero). Si tienes dudas pide una segunda opinión por otro médico de la misma especialidad.

Finalizo con una reflexión de Sir Robert Hutchinson sobre los médicos. “Permítasenos estar bien lejos de la incapacidad, del excesivo celo por lo nuevo y del desprecio por lo que es antiguo, de anteponer el conocimiento a la experiencia, la ciencia antes del arte y el ingenio antes del sentido común; de tratar a los pacientes como simples casos y de transformar la cura de la enfermedad en algo más penoso que la persistencia de la misma”.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada