Gilberto Vivanco González
VIVILLADAS
Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?
Viernes 21 de Julio de 2017
A- A A+

Se dice que “como México no hay dos”, por supuesto que no, aquí todo mundo hace lo que se le antoje con el beneplácito de las autoridades o con la desidia y complicidad de las mismas. En aras de la globalización, del libre mercado, de la oferta y la demanda, de la modernización comercial o de cualquier cosa que se les antoje, resulta que los clientes efectivos o potenciales tienen que pagar estacionamiento en las distintas plazas comerciales, en los restaurantes, en los hoteles, en los antros o donde sea. Debe pagarse por tener el “gran honor” de ir a derrochar, el obligado es el que anhela y sueña comprar o consumir en determinado lugar.


Existen en la capital michoacana varias plazas donde aún no existen casetas de cobro por estacionamiento, pero están en tentación de promoverlo.
Existen en la capital michoacana varias plazas donde aún no existen casetas de cobro por estacionamiento, pero están en tentación de promoverlo.
(Foto: Cuartoscuro)

¿A qué santo se amparan los empresarios al cobrar estacionamiento en centros comerciales o negocios, situación que no sucede en otros países? La respuesta es sencilla: a San Gobierno. Ya hemos señalado que existe una matrimonio eterno entre las autoridades de cualquier nivel y la iniciativa privada, se trata de sangrar y exprimir más al comprador, por incongruente que resulte; ahora bien, ojalá que al dejar el vehículo en cualquier espacio, con el pago respectivo, hubiera seguridad y tranquilidad para el dueño, pero no es así, resulta que si existiera un robo, un saqueo o un cristalazo, las compañías no se hacen responsables de nada, inclusive en el boleto para el pago está muy clara la leyenda de que la empresa no se hace responsable por cualquier anomalía o robo parcial, ¡y en algunas dice que hasta total!

Luego entonces ¿qué ventajas tiene que la unidad quede resguardada por una agrupación?, ¿qué tan valioso es que incluso haya viene-viene si nomás es puro cuento o simulación? Además, no sólo vacunan al cliente con el espacio ocupado, aparte hay que estar listos con las propinas para la gente que según custodia el auto, mismos que tampoco se hacen responsables si existe cualquier anomalía.

Las inconformidades o molestias no terminan ahí puesto que en varias ocasiones las máquinas de pago no funcionan como debe ser, y al realizar el pago con monedas o billetes no lo reconoce ni tampoco regresa lo depositado, de modo que para que retorne el boleto debe pagarse de nuevo porque se corre el riesgo de cubrir 150 pesos por ticket extraviado, aunque la máquina sea la causante. Cabe señalar que existen en la capital michoacana varias plazas donde aún no existen casetas de cobro por estacionamiento, pero están en tentación de promoverlo. Es oportuno estar al alba para evitar abusos sobre abusos.

Todo este drama es producto de la arbitrariedad, de la complacencia y de la complicidad gubernamental, ya que los reclamos del pueblo en general es lo que menos interesa, sobre todo reconociendo que las plazas comerciales normalmente pertenecen a consorcios poderosos y transnacionales, mismos que son capaces de poner de rodillas a nuestros endebles y entreguistas funcionarios.

Por otro lado, no son extrañas las denuncias de ineptitud por parte de los acomodadores de autos por rayones o golpes que provocan, ya que cuando esto sucede nadie reconoce nada, incluso hasta inventan que el responsable es el dueño, que ellos son incapaces de hacer algo, que ya venía con el daño, en fin, mencionan un sinfín de argucias, el caso es que sería conveniente que al dejar el vehículo con cualquiera de ellos, se les demuestre las condiciones del autotransporte para evitarse sorpresas y malos ratos; ya sabemos que los valet parking por lo regular son jóvenes y se dan vuelo con los autos.

Una situación increíble más sucede alrededor de todo este drama: el pago por el servicio y la propina se aplican o se exigen independientemente de que el estacionamiento este en la misma calle; o sea, los establecimientos cercanos se hacen dueños de los lugares públicos. ¿Quién otorga el derecho para esto? Desde luego que las propias autoridades, una vez más son cómplices y comparsas, todo ello estando presente la mochada respectiva para los patrulleros del rumbo.

Hace años, en la Ciudad de México, López Obrador intentó poner orden al respecto porque los hoteles, los restaurantes, los antros, entre otros, exageraban en el cobro de estacionamientos, El Peje obligó a cada comercio, independientemente del giro al que perteneciera, a tener espacios para autos regulados en beneficio de los clientes; fue excelente la idea, pero al salir AMLO hubo otros acuerdos y adiós buenas intenciones, hoy las cosas siguen como antes.

Ya sería prudente que en Michoacán o en cualquier lugar del país las autoridades pusieran orden y regularan todas dichas anomalías, también sería conveniente que los ciudadanos levantaran la voz, porque nos hacen una y otra y nos quedamos con los brazos cruzados, esperando que alguno tome la iniciativa… ya basta de tanta complacencia para con los empresarios y para el mismo gobierno, o los negocios tienen estacionamiento propio, que oferten sin costo alguno o no hay autorización para trabajar, sin importar que los centros comerciales pertenezcan a firmas poderosas; deben existir comodidad y garantías para los clientes; deseamos que así sea, aunque creemos que es come pedirle peras al olmo, o que se piense más en el pueblo que en los abusivos empresarios. Aunque los milagros pueden existir.

Warren Buffet, famoso multimillonario, tiene una visión económica que le va muy bien a los empresarios: “Yo les voy a decir cómo ser ricos. Cierren sus puertas. Sean temerosos cuando otros son codiciosos. Sean codiciosos cuando otros sean temerosos”. También señaló: “En los negocios sólo existen dos reglas: regla número 1: nunca perder dinero. Regla número 2: nunca olvidar la regla número uno”. El problema es que en honor a esto existen abusos y arbitrariedades.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas