Alejandro Vázquez Cárdenas
Simonía y delincuencia
Miércoles 19 de Julio de 2017
A- A A+

Vayamos por partes: la palabra "simonía" significa la compra y venta de bienes de tipo espiritual por medio de bienes materiales. Tomás de Aquino la define como “la voluntad deliberada de comprar y vender cosas espirituales, privilegios y derechos". La Iglesia primitiva calificó este acto como el más grave en el terreno de la normativa eclesiástica al comparar los oficios del Espíritu Santo con el dinero. En la práctica la simonía incluye desde la compra de cargos eclesiásticos, sacramentos, reliquias, promesas de oración, hasta el perdón de todos pecados.

Conferencia del Episcopado Mexicano
Conferencia del Episcopado Mexicano
(Foto: Especial)

La palabra simonía deriva de un personaje que aparece en los Hechos de los apóstoles; Simón el Mago, que en algún momento quiso comprarle al apóstol Pedro su poder para hacer milagros, lo que ocasionó una violenta reprobación por parte de Pedro: "Que tu dinero desaparezca contigo, dado que has creído que el don de Dios se adquiere a precio de oro".

La simonía era algo común entre los siglos IX y XI pese a la legislación contra ella. Durante ese periodo la simonía impregnaba absolutamente la vida de la Iglesia en todos los niveles, desde el más bajo clero hasta al papado. Una de las causas del origen de la Reforma fue precisamente la simonía centrada en la venta de indulgencias.

La simonía tiene presencia en México, sólo que aquí es más conocida con la denominación de narcolimosnas. La posición de la Iglesia católica ha sido, por decirlo de alguna manera, poco clara, aunque en alguna ocasión, por medio de su publicación oficial Desde la Fe, la Arquidiócesis de México reveló que buena parte de los sectores sociales mexicanos estarían involucrados en el narcotráfico y el crimen organizado.

Esta publicación católica sostiene que gobernadores, militares, empresarios, “policías enteras”, periodistas y medios de comunicación estarían vinculados con las bandas del crimen y el narco. Y lo más interesante es que la propia Arquidiócesis, que siempre se ha caracterizado por su resistencia a la autocrítica, en esta ocasión también se incluya entre los sectores que tienen vínculos con el crimen organizado.

La verdad eso no es nada nuevo, era algo sabido en los círculos de poder, pero que los ministros católicos no se atrevían a revelar.

Otra cara del problema la encontramos en las declaraciones del ya fallecido obispo de la Diócesis de Aguascalientes, Ramón Godínez Flores, el cual admitió que a la Iglesia católica llegan limosnas del narcotráfico, pero al igual que los corruptos que recibe AMLO, se “purifican” al entrar a ella, según declaró al periódico Reforma. "Donde quiera se dan (limosnas del narco), en Aguascalientes y en Tepezalá, pero no nos toca a nosotros investigar el origen del dinero (…) Está el ejemplo de nuestro Señor cuando recibió el homenaje de aquella mujer (María Magdalena), cuando le ungió sus pies con un perfume muy costoso y Jesús no investigó: ¿en dónde compraste ese perfume? ¿De dónde fue el dinero?, él simplemente recibió el homenaje".

Al también en su momento comisionado de la Conferencia del Episcopado Mexicano para asuntos educativos se le preguntó si la Iglesia no debería rechazar las limosnas de las que sospeche que provienen del narcotráfico: "No porque el origen del dinero sea malo hay que quemarlo. Hay que transformarlo más bien. Todo dinero puede ser transformado, como una persona también que está corrompida se puede transformar", expresó. "Si una persona se puede transformar, cuanto más lo material". Como vemos, es probable que AMLO haya abrevado de esta sabia fuente.

Algo muy evidente podemos colegir de todo esto: si alguien en México conoce pelos y señales de los políticos, empresarios y gobernantes involucrados con las bandas del crimen y el narco, son precisamente los ministros del culto católico, pues por su misma profesión ellos están en posición de conocer, con todo detalle, vida y milagros del narco.

La pregunta obligada es: ¿y qué van a hacer los sacerdotes del rito católico con esa información?, ¿que pesará más en su conciencia, el dinero y el poder, el compromiso con sus nuevos (y peligrosos) feligreses, o su compromiso con México? Buena pregunta.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia