Hugo Rangel Vargas
El socavón de la corrupción
Viernes 14 de Julio de 2017
A- A A+

Inaugurado apenas hace tres meses en pomposa celebración encabezada por el mismísimo mandatario Enrique Peña Nieto, el Paso Exprés de la autopista México-Cuernavaca colapsó a la altura del kilómetro 93 apenas el pasado día miércoles, cobrando pérdidas humanas y materiales, y de manera tangencial agregando una factura más a la larga lista de evidencias de corrupción en el país.

En este caso, la opinión pública y la publicada podrán ser el factor de presión para que se tomen las medidas jurídicas que lleven al castigo a los responsables de lo que podría ser un hecho de negligencia durante el proceso de rehabilitación de este tramo carretero que ya estaba en funcionamiento. Sin embargo, en la vida cotidiana hay otros muchos asuntos que trastocan la normalidad social y que permanecen en total impunidad.

Inaugurado apenas hace tres meses en pomposa celebración encabezada por el mismísimo mandatario Enrique Peña Nieto, el Paso Exprés de la autopista México-Cuernavaca colapsó a la altura del kilómetro 93 apenas el pasado día miércoles
Inaugurado apenas hace tres meses en pomposa celebración encabezada por el mismísimo mandatario Enrique Peña Nieto, el Paso Exprés de la autopista México-Cuernavaca colapsó a la altura del kilómetro 93 apenas el pasado día miércoles
(Foto: Cuartoscuro)


Desde la precaria calidad de las pavimentaciones que derivan en baches y percances automovilísticos, pasando por la proliferación de armas en manos de civiles en muchos lugares del país, hasta el asentamiento de franquicias, desarrollos de vivienda y minas en territorios donde han conseguido permisos de cambio de uso de suelo de forma irregular; todos estos actos hablan de la debilidad estructural del Estado mexicano llamada corrupción.

Este fenómeno cobra la cara de los moches que otorgan los constructores a los representantes populares para poder adjudicarse la ejecución de obra pública, claro, en detrimento de los atributos de las mismas, y otras veces asume la forma de mordida entregada en contraprestación a la autoridad para permitir a ciudadanos y empresas violentar la “costosa” legalidad; pero sea cual fuere su rostro, la corrupción tiene siempre efectos nocivos la calidad moral de las instituciones y el desarrollo del país.

El Instituto Mexicano para la Competitividad ha dicho que la corrupción podría “valuarse” en algo así como el equivalente al diez por ciento del Producto Interno Bruto del país, esto es, dos millones de millones de pesos, cifra que sin embargo no considera las nefastas externalidades de este fenómeno, como podrían ser la pérdida de vidas humanas y de tiempo productivo de cientos de transeúntes que ocasionó, por ejemplo, el ya citado accidente vial.

A ello hay que agregar que la comunidad internacional sigue viendo con asombro los niveles de corrupción e impunidad que prevalecen en el país, situación que sin duda lastima las posibilidades de atracción de divisas a la estancada economía mexicana. En este sentido, el Departamento de Estado Norteamericano ha señalado a sus ciudadanos a través del documento denominado “Declaraciones sobre el clima de inversiones 2017”, que en México la corrupción, entre otros factores, es un elemento de riesgo que podría afectar el flujo de la inversión extranjera directa.

Por ello es que la caída del llamado Paso Exprés abofetea con guantes de acero el rostro de la clase política gobernante, que entre Casa Blanca, Malinalco, Duarte, Padrés y otras tantas demostraciones de inmoralidad sigue sin embargo moviéndose con inusitada vitalidad. Quizá además (y esto es un deseo profundo de muchos), el socavón mencionado sea la premonición del hundimiento que está por verse al nivel de las más altas cúpulas del poder en el país.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Los impuestos “ecológicos”

IED: Otra catástrofe que no llegó

Del comercio a la dignidad

AMLO: El inventor de la polarización

Desaceleración global y política anticíclica

Armas a la gente

Transporte público: Renovarse o morir

Condonaciones inmorales

Presupuesto: la madre de todas las batallas

El apocalipsis que no llega

Autocracia silvanista

El coletazo electoral de los Estados Unidos

Armas, drogas y Chapo

Mexiconomía

¿Estaríamos mejor cómo íbamos?

AMLO: Las cartas bajo la manga

Paz en Michoacán

Trump el incomprendido

Vuelta al estado de naturaleza

El coletazo electoral de los Estado Unidos

La derrota moral de la oposición

Los efectos “anti expectativas” de los programas del bienestar

El cambio que aún no llega

El fin del neoliberalismo

El tiempo perdido de Trump en Venezuela

Perspectivas económicas

Sanders: Running Again

Al diablo con sus instituciones

Turismo y Cuarta Transformación

Los ecos del desabasto

Una nueva carrera tributaria

2019: Presupuesto base cero

Roma y la capacidad de asombro

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos