Hugo Rangel Vargas
El socavón de la corrupción
Viernes 14 de Julio de 2017
A- A A+

Inaugurado apenas hace tres meses en pomposa celebración encabezada por el mismísimo mandatario Enrique Peña Nieto, el Paso Exprés de la autopista México-Cuernavaca colapsó a la altura del kilómetro 93 apenas el pasado día miércoles, cobrando pérdidas humanas y materiales, y de manera tangencial agregando una factura más a la larga lista de evidencias de corrupción en el país.

En este caso, la opinión pública y la publicada podrán ser el factor de presión para que se tomen las medidas jurídicas que lleven al castigo a los responsables de lo que podría ser un hecho de negligencia durante el proceso de rehabilitación de este tramo carretero que ya estaba en funcionamiento. Sin embargo, en la vida cotidiana hay otros muchos asuntos que trastocan la normalidad social y que permanecen en total impunidad.

Inaugurado apenas hace tres meses en pomposa celebración encabezada por el mismísimo mandatario Enrique Peña Nieto, el Paso Exprés de la autopista México-Cuernavaca colapsó a la altura del kilómetro 93 apenas el pasado día miércoles
Inaugurado apenas hace tres meses en pomposa celebración encabezada por el mismísimo mandatario Enrique Peña Nieto, el Paso Exprés de la autopista México-Cuernavaca colapsó a la altura del kilómetro 93 apenas el pasado día miércoles
(Foto: Cuartoscuro)


Desde la precaria calidad de las pavimentaciones que derivan en baches y percances automovilísticos, pasando por la proliferación de armas en manos de civiles en muchos lugares del país, hasta el asentamiento de franquicias, desarrollos de vivienda y minas en territorios donde han conseguido permisos de cambio de uso de suelo de forma irregular; todos estos actos hablan de la debilidad estructural del Estado mexicano llamada corrupción.

Este fenómeno cobra la cara de los moches que otorgan los constructores a los representantes populares para poder adjudicarse la ejecución de obra pública, claro, en detrimento de los atributos de las mismas, y otras veces asume la forma de mordida entregada en contraprestación a la autoridad para permitir a ciudadanos y empresas violentar la “costosa” legalidad; pero sea cual fuere su rostro, la corrupción tiene siempre efectos nocivos la calidad moral de las instituciones y el desarrollo del país.

El Instituto Mexicano para la Competitividad ha dicho que la corrupción podría “valuarse” en algo así como el equivalente al diez por ciento del Producto Interno Bruto del país, esto es, dos millones de millones de pesos, cifra que sin embargo no considera las nefastas externalidades de este fenómeno, como podrían ser la pérdida de vidas humanas y de tiempo productivo de cientos de transeúntes que ocasionó, por ejemplo, el ya citado accidente vial.

A ello hay que agregar que la comunidad internacional sigue viendo con asombro los niveles de corrupción e impunidad que prevalecen en el país, situación que sin duda lastima las posibilidades de atracción de divisas a la estancada economía mexicana. En este sentido, el Departamento de Estado Norteamericano ha señalado a sus ciudadanos a través del documento denominado “Declaraciones sobre el clima de inversiones 2017”, que en México la corrupción, entre otros factores, es un elemento de riesgo que podría afectar el flujo de la inversión extranjera directa.

Por ello es que la caída del llamado Paso Exprés abofetea con guantes de acero el rostro de la clase política gobernante, que entre Casa Blanca, Malinalco, Duarte, Padrés y otras tantas demostraciones de inmoralidad sigue sin embargo moviéndose con inusitada vitalidad. Quizá además (y esto es un deseo profundo de muchos), el socavón mencionado sea la premonición del hundimiento que está por verse al nivel de las más altas cúpulas del poder en el país.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas