Gilberto Vivanco González
Vivilladas
Gasolineras, asalto a manguera armada
Viernes 14 de Julio de 2017
A- A A+

En Morelia, como seguramente en el interior del estado y del país, uno de los grandes dilemas que tiene la población es elegir dónde cargar combustible para el transporte que conduce. No hay gasolineras confiables, todas prometen litros de a litro, como si fuera una obra social surtir de manera honesta el servicio por el que se paga, cuando la responsabilidad íntegra que debe existir es que entreguen puntualmente por la cantidad desembolsada. Es ofensivo que se vea en las estaciones de servicio el siguiente letrero: “¡Aquí despachamos litros de a litro!”. ¿Qué no debería ocurrir así en cualquier gasolinera?

El precio de las gasolinas, el diésel y el gas en México, país petrolero, es de los más elevados del mundo.
El precio de las gasolinas, el diésel y el gas en México, país petrolero, es de los más elevados del mundo.
(Foto: Carmen Hernández )

Todo mundo está temeroso y al cuidado de cómo va descendiendo el indicador del combustible, bueno, casi todos, porque hay agraciados en gobierno que tienen la dicha de contar con vales al por mayor, por lo tanto poco les preocupa cuidarse de los abusivos, pero el grueso de la población se la pasa con el Jesús en la boca y rogando al santo de su devoción para que el carburante sea de larga duración, algo así como las pilas con emblema del conejito. Por ello se anda adivinando en qué lugar rinde más el combustible; no obstante, todo pareciera un espejismo ya que los que van a una se quejan de la otra y los que van a la otra se quejan de la una. Más bien quizá se engañe uno mismo.

Ante la cantidad de estaciones de combustible cada uno agarra su favorita, y además defiende su elección; no obstante, el meollo del asunto es que no deben existir dudas al respecto: si los prestadores de servicio actuaran comprometidos la selección natural, llevaría a tal o cual estación sin poner en duda la cantidad entregada, sólo motivados por la calidad del servicio, por las rifas de autos o por las palomitas que algunos regalan… aunque con lo robado alcanzaría hasta para el mismo refresco.

Los autotransportes tienen su tanque de gasolina para cierta capacidad, pero milagrosamente, si es de 40 litros, las bombas despachadoras marcan 50 o más, no habiendo poder humano que resuelva dicha ecuación; ante ello suceden dos cosas: la primera, un gran berrinche, y la segunda, pagar con todo e indignación. Los concesionaros no tienen llenadera, como dijo desatinadamente Silvano Aureoles de los maestros, porque no conformes con la bribonada cometida se dan el lujo de cobrar el servicio de sanitarios, mismos que por cierto en la mayoría de las veces, si es que de casualidad están abiertos, tienen una imagen bastante desagradable por la falta de aseo.

Bueno, decíamos que cobran indebidamente porque es obligación de las gasolineras proporcionar servicio de calidad y gratuito a los automovilistas. Lástima que estamos soñando porque así como hay estaciones responsables existen muchas más que deberían ser castigadas, clausuradas y, ante la reincidencia, retirar la concesión.

El precio de las gasolinas y el diésel y el gas en México, país petrolero, es de los más elevados del mundo. El gobierno federal primero construyó la reforma sobre Pemex para ofertar el subsuelo al mejor postor, para luego, de golpe y porrazo, lanzar un incremento descomunal a los hidrocarburos dejando desconcertada a la población, que tuvo ciertos esbozos protesta contra Peña Nieto, pero de muy poco ha servido. La inconformidad creció al ritmo que les convenía a los funcionarios federales, y cuando creyeron pertinente simplemente acabaron con ella. Faltó fuerza, solidaridad y compromiso.

Por otro lado, ¿no se supone que quien tiene una gasolinera debe contar con empleados para cubrir el servicio lo mejor que se pueda y así obtener la preferencia?, ¿que no es lógico suponer que los dueños deben capacitar a su personal para que sean serviciales ofreciendo un plus al cliente? Luego entonces, ¿por qué a parte de pagar caro el combustible, de que no se despache la cantidad correcta, todavía debe otorgarse una propina al despachador? Esta es una práctica que se tiene, principalmente, en los países subdesarrollados, porque esa gente trabaja sin sueldo, sin prestaciones, y cuando pagan honorarios son tan miserables que sólo representan una cantidad simbólica. No podemos tolerar que las autoridades se jacten de que en México se está venciendo el desempleo cuando los jornaleros laboran sin ninguna prestación de ley. ¡Basta de engañar al pueblo, urge que lo mexicanos despertemos del letargo!

En Morelia hemos sido testigos y víctimas en varias gasolineras de fraudes con las bombas despachadoras, incluso mencionaremos que las estaciones que se ubican en avenida Periodismo pareciera que están en competencia para ver cual malversa más que todas, el problema es que dicha queja se escucha por todos los rincones en los círculos sociales o familiares. Una de las maniobras que pueden beneficiar al pagador es observar en cuál de ellas surten los trabajadores del volante, ellos tienen el palmarés sobre en qué lugar rinde más el combustible; no es una certeza pero al menos es en una alternativa. No consideramos donde cargan gasolina los patrulleros porque a final de cuentas su pago no es personal, paga el gobierno y a los jefes no les importa si despachan correctamente o les dan gato por liebre. Es una pena pero así se manejan, no digamos ya cuando se observa cómo colman enormes garrafones con carburante, no les basta con llenar los tanques, sino que pareciera que se convierten en huachicoleros con licencia gubernamental.

Es una pena que en este rubro las autoridades se hagan de la vista gorda, que sólo les importe el pago de impuestos correspondiente, que es bastante elevado, y que no se preocupen por la ciudadanía. En este juego de trampas, ¿dónde está la Secretaría de Comercio, la Profeco o Secretaría de energía? Todas se echan la bolita y ninguna se hace responsable de los atracos. Ya es tiempo de que los inspectores se pongan a trabajar de verdad, que realicen operativos sorpresa, que se pongan al día con el tipo de engaños que tienen los responsables del servicio que ante cualquier reclamo sacan el litro milimétrico para comprobar la “autenticidad y limpieza del servicio”, cuando todos sabemos que gran parte del timo se encuentra en el control de mando general. Por favor, si el gasolinazo fue un golpe fuerte a la economía de la población y por lo visto no tiene vuelta de hoja, mínimo apliquen la ley, utilicen técnicas astutas para atrapar a quienes ofreciendo litros de a litro engañan una y otra vez despachando gato por liebre. Se preocupan en demasía por los asaltos al Oxxo y hacen mutis cuando minuto a minuto la población sufre asaltos a manguera armada. Como siempre, se protege al poderoso.
Thomas Fuller, clérigo y escritor británico, sentenció: “El hombre honesto no teme la luz ni la oscuridad”, el deshonesto manipula las bombas de la gasolina y al corrupto e ineficiente le vale sorbete dicha manipulación.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas