Arturo Alejandro Bribiesca Gil
¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?
Jueves 13 de Julio de 2017
A- A A+

¿Qué es lo que hacen mejor los argentinos, los brasileños o los alemanes, entre otros países, para que sus selecciones mayores de futbol sean siempre competitivas en todo torneo que participan y serios aspirantes al título? Obviamente no siempre ganan y también se han llevado sonoros fracasos; sin embargo, lo que para ellos es excepción, para nosotros los mexicanos ha sido regla y viceversa.

Me resisto a creer que es un tema físico o genético el que nos impide tener mejores futbolistas que los de esos países. Sin embargo, acepto como una de varias causales el tema cultural y psicológico. Esta perspectiva señala que la falta de resultados deportivos, más allá de la capacidad física, tiene su origen en la aceptación de la mediocridad como virtud y el complejo de inferioridad ante lo externo o desconocido, por lo que esto, sumado a la visión individualista que priva en nuestros deportistas, impide el desarrollo y crecimiento en deportes de conjunto como lo es el fútbol. Sobra recordar que tenemos más logros deportivos internacionales en competencias de carácter individual que colectivas.

Por lo visto en el futbol se replica lo que pasa en la política nacional, donde no necesariamente nuestros representantes populares son los mejores
Por lo visto en el futbol se replica lo que pasa en la política nacional, donde no necesariamente nuestros representantes populares son los mejores
(Foto: TAVO)

No soy un experto en el mundo futbolístico, incluso debo aceptar que ni siquiera es mi deporte favorito, pero como principal deporte nacional, conozco lo básico y en los últimos meses he interactuado con gente que sí conoce dicho mundo por dentro. De varias pláticas informales he descubierto que el mundo profesional del futbol de nuestro país es presa también del principal cáncer que aqueja a las instituciones mexicanas: la corrupción.

Me dicen que no necesariamente llegan los mejores al profesionalismo, porque muchos talentos se quedan en el camino por corrupción en diversas modalidades (sobornos, nepotismo, compadrazgos). Los virtuosos (cracks) llegan porque llegan, a menos que cuestiones personales se los impidan (vicios, accidentes, etcétera), pero estos son los menos ya que el grueso de aspirantes a jugar en divisiones profesionales son gente talentosa, pero sólo por encima del común, quienes de no contar con apoyos financieros o políticos difícilmente podrán trascender o les costará mucho más trabajo que a otros con capacidades futbolísticas similares o incluso ligeramente inferiores, que tengan una posición económica holgada que le permita invertir en su futuro deportivo o provengan de familias con vínculos en el mundo del futbol profesional.

De ninguna manera estoy denostando a los futbolistas profesionales de hoy y de la historia de nuestro país, sin duda ha habido mucho talento; lo que digo es que no hemos podido conocer todo el talento existente ya que por décadas han existido filtros no relativos a habilidades futbolísticas que probablemente han evitado un mayor crecimiento futbolístico general. De existir mayor transparencia y una verdadera meritocracia en nuestro futbol, tendríamos una mejor cantera y por tanto mayor competencia que estimularía el desarrollo individual de cada futbolista.

Luego entonces, si por nuestro futbol profesional no ha pasado todo el verdadero talento de México, nuestras selecciones nacionales no han sido las mejores representaciones posibles. Por tanto, si logramos erradicar los vicios del futbol profesional en México, incluida la visión preponderantemente económica que existe, podremos contar con representativos que aspiren a más que tener honrosas actuaciones, ahorrándonos constantes frustraciones colectivas además.

Por lo visto en el futbol se replica lo que pasa en la política nacional, donde no necesariamente nuestros representantes populares son los mejores, porque aunque muchos merezcan el lugar, hay más talento que no pasa filtros que no deberían existir. Desafortunadamente nuestra democracia, sin adjetivos, está hecha para que prevalezcan el marketing, el corporativismo, el dinero y el nepotismo, por encima de la idoneidad y capacidad. Ya no sé si hablo de futbol o de política.

En fin, lo que pienso es que el día que en México se reduzca la corrupción a su mínima expresión, muy probablemente ganemos una Copa del Mundo, y si no la ganamos, como mínimo tendremos una sociedad a la que le sea irrelevante dicho tema, o sea, un pueblo más patriota y menos patriotero.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

De desconcentraciones y cosas parecidas

De reo a gobernante

Quinto partido a la vista

Hablemos del mundial

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano