Alejandro Vázquez Cárdenas
Abortar o no abortar
Miércoles 5 de Julio de 2017
A- A A+

Pocos temas tienen la virtud de generar una discusión como el aborto; cualquier intento de confrontar las disímbolas posiciones ocasionará un alegato que, casi invariablemente, terminará en una polarización de las opiniones, y con poco que se descuiden, la discusión terminará entre gritos y manotazos.

Para fines prácticos entendemos que aborto es la expulsión del producto de la concepción cuando no es viable. En el tercer trimestre del embarazo no existen abortos, en esos casos se habla de parto prematuro y el producto, con mayores o menores cuidados, ya es viable.

En la discusión del aborto no debemos perder de vista que México es un Estado laico con una democracia representativa.
En la discusión del aborto no debemos perder de vista que México es un Estado laico con una democracia representativa.
(Foto: Cuartoscuro)

Ahora bien, sin ser una clase de obstetricia, debemos recordar que existen abortos espontáneos, en los cuales la mujer, por vaya usted a saber qué razón médica, simplemente expulsa el producto. En estos casos no hay problema alguno, la paciente que ha sufrido un aborto espontáneo simplemente acude a un hospital, donde se le realizará un legrado uterino. El procedimiento dura minutos y es bastante seguro en manos competentes. El problema es el llamado aborto inducido o "aborto criminal", que es cuando la mujer, por así convenir a sus intereses, decide abortar el producto de la concepción.

En México es legal abortar cuando el embarazo es a causa de una violación y en algunas situaciones concretas y precisas de orden médico. En la ahora Ciudad de México es legal en todos los casos desde 2007 si es en el primer trimestre.

Pero la verdadera discusión es ¿tiene o no derecho la mujer a solicitar la interrupción de un embarazo no deseado?

La Iglesia no se complica la vida, la respuesta es un rotundo no. Simplemente no y basta; en el caso de un aborto inducido no se admiten discusiones, razones, motivos, reflexiones, condicionantes, argumentos ni nada. Todo es blanco y negro, no hay matices. Es un dogma y como todo dogma no está sujeto a interpretación ni a razonamiento alguno. Y como todo dogma se debe obedecer y basta. Si no está uno de acuerdo es nuestro problema, no el de ellos.

Evidentemente con personajes que representan esa posición resulta ocioso cualquier intento de discusión. Un sacerdote o ministro de cualquier rito cristiano debe forzosamente defender ese dogma. No puede ni debe cambiar de punto de vista.

Pero, ¿qué tan importante es el problema del aborto en México? En México se practican, según las no muy confiables estimaciones oficiales, un millón de abortos clandestinos por año, de los cuales también se estima que mueren por lo menos diez por ciento de las mujeres que se lo practican. Mundialmente México ocupa el primer lugar en embarazos de adolescentes.

Ahora bien, el hecho de que el aborto sea legal no implica que una mujer necesariamente tomará esta ruta. En este sentido, una cosa es el aborto y otra muy diferente es quién tiene el derecho de resolver si lo hace o no. Si es el Estado el que lo prohíbe o es el individuo el que lo decide de acuerdo con su libre albedrío.

Muy difícil ponerse de acuerdo, pero me parece que el criterio que usa la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos equilibra los dos valores en cuestión. Determinaron que durante el primer trimestre la intimidad de la madre prevalece sobre la vida potencial del feto. Por eso declararon legal al aborto durante los primeros 90 días de embarazo sin que el gobierno pueda inmiscuirse en la decisión de la madre. Durante el segundo trimestre el aborto es aceptable siempre y cuando la vida de la madre no corra peligro y, ya en el tercero, únicamente se permite para preservar la vida o la salud de la madre.

En los países donde la sociedad optó por legalizar el aborto, en un margen que va de doce a catorce semanas de gestación, se concluyó que suspender o no un embarazo no deseado es una decisión íntima, individual, que compete sólo a la conciencia de la potencial madre. Penalizar esa decisión, como ocurre en México, o sujetarla a reglas morales o religiosas, significa cancelar el derecho de las mujeres de seguir o no con un embarazo, además de que coartan libertades fundamentales como la de credo (la embarazada puede ser atea o agnóstica) y la de actuar conforme a la conciencia, más allá de presiones legales, morales o religiosas.

En la discusión del aborto no debemos perder de vista que México es un Estado laico con una democracia representativa. Es decir, una organización política y social en la que los ciudadanos depositan su representación en el Congreso. Y si no están de acuerdo con esas reglas del juego, entonces deberán trabajar para lograr una mayoría legislativa capaz de cambiarlas, y de paso fijarse mejor la próxima vez a la hora de votar.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada