Gilberto Vivanco González
Vivilladas
El circo de las investigaciones
Viernes 30 de Junio de 2017
A- A A+

EL lunes 26 de junio del presente se confirmó el hallazgo de los restos del periodista mexicano Salvador Adame, poco más de un mes después de que fuera reportado su secuestro. Adame es el séptimo periodista mexicano asesinado en lo que va de este año, de acuerdo con los datos de Artículo 19, organización que defiende el derecho a la libertad de expresión y al acceso a la información.

Las autoridades han manejado que los móviles de su muerte habrían sido “problemas personales” o posibles adeudos con un delincuente local apodado El Chano, pero los compañeros del periodista asesinado dicen que tal afirmación evade la posibilidad de represalias por su labor periodística. La postura de los comunicadores, contrapunteada con las versiones oficiales, nos obliga a reflexionar: ¿qué tanto confiamos en lo que dicen las fuentes oficiales?, ¿darán ellos mismos respuestas honestas a múltiples interrogantes, de este caso y de muchos más y en varios rubros, cuando la percepción generalizada es que no existe capacidad ni honestidad gubernamental para responder con justicia y atingencia? Por ejemplo, en casos específicos de corrupción a gran escala, ¿podremos creer los mexicanos que habrá transparencia efectiva cuando las propias autoridades son responsables de investigar y ellos mismos son juez y parte?

El caso de Adame viene a exhibir la falta de confianza hacia las instancias gubernamentales, es más que evidente la respuesta apresurada ante un crimen con todas las características de la delincuencia organizada
El caso de Adame viene a exhibir la falta de confianza hacia las instancias gubernamentales, es más que evidente la respuesta apresurada ante un crimen con todas las características de la delincuencia organizada
(Foto: Cambio de Michoacán)



El caso de Adame viene a exhibir la falta de confianza hacia las instancias gubernamentales, es más que evidente la respuesta apresurada ante un crimen con todas las características de la delincuencia organizada: levantar, ocultar a la persona, incinerar el cuerpo y arrojarlo en un despoblado, ¿son características comunes de un problema personal?, ¿cualquier hijo de vecino tendrá los sicarios, los medios y la sangre fría para dañar y para dar un mensaje determinado tal y como lo hicieron con Adame? Hay cuestiones que son inadmisibles, y más allá de situaciones personales que el comunicador pudo tener como cualquier individuo, nadie acepta el cuento que las autoridades han inventado ante la presión del medio periodístico y desde luego de los propios familiares de la víctima.

La justicia mexicana es muy sui generis, muy especial, veamos: cuando salió el escándalo de la Casa Blanca de Peña Nieto y Angélica Rivera, ¿quién se encargó de la investigación? Virgilio Andrade, designado secretario de la Función Pública en febrero de 2015 por el propio presidente de la República, además de ser uno de sus mejores amigos; luego entonces, ¿cuál fue el resultado: exonerado, no había nada turbio, todo fue producto del talento artístico de La Paloma. No había delito que perseguir. En otro asunto, el entonces secretario de Estado deslindó a su dependencia de atraer el caso de Humberto Moreira al aseverar que no era responsabilidad de la SFP investigar el caso por el que Moreira, ex gobernador de Coahuila, había sido detenido en España por el delito de lavado de dinero. Claro, a pesar de los millones de pesos que quedaron volando en la administración de este oscuro personaje que dejó a su hermano como su sucesor, más allá del pleito familiar que tuvieron y que hoy está todo aclarado. El gobierno hace tropelías y su propia gente las investiga para castigarlas.

Cuando el Ejército ha cometido abusos de poder, violación a los derechos humanos, ataques a estudiantes, a comunidades, los jerarcas de la milicia siempre se comprometen a realizar las investigaciones pertinentes a fondo, caiga quien caiga… pero nunca cae nadie, ellos hacen las barbaridades y a sí mismos se investigan para según sancionarse, pero cuando bien nos va agarran a uno o dos chivos expiatorios.
Hace poco, con los alumnos de la Normal Rural de Tiripetío, quedó comprobado que las fuerzas policiacas rompieron los protocolos, que usaron armas de fuego, que incluso se introdujeron al internado; es decir, hicieron todo a su antojo, violando normas y orientaciones; la investigación, obviamente realizada por los propios mandos superiores de la misma corporación, está aún en el tintero, no hay castigados, no hay delito que perseguir.

En México, si cualquier ciudadano hace cualquier tontería como robar una gallina, pelearse con una persona, robar mamilas o pañales en Walmart, les cae todo el peso de la ley; pero los que se roban millones, los que corrompen, los que provocan y viven en la impunidad, los que cometen fraudes en procesos electorales, los que dejan en bancarrota a sus estados, los que despojan y abusan de Pemex y una larga fila de etcéteras, no les pasa nada porque los responsables de la investigación son amigos y les deben la posición al presidente, a los secretarios de Estado, a los senadores, a los diputados, a los gobernadores; en pocas palabras, son puros cuates, y como cuates se protegen, el sistema está echo a modo para protegerse a sí mismos, mientras le sirves, te cuidan, te solapan, pero cuando ya no eres conveniente son capaces de colgarte todos los milagritos del mundo, los debas o no los debas, tal como le ocurrió a Elba Esther Gordillo. Unos a otros se cuidan las espaldas sin importar color o credo, y si no hay quién ponga un alto, si no se aplican las leyes tal cual, seguirá la cascada en un ciclo macabro que lastima e indigna a los mexicanos… ¡Los Hermanos Atayde nos quedan chiquitos, porque el mejor show que existe en México no es el de espectáculos circenses, es el circo de la investigaciones gubernamentales!

Ernesto Sábato escribió: “Y entonces me pregunto en qué clase de sociedad vivimos, qué democracia tenemos donde los corruptos viven en la impunidad, y al hambre de los pueblos se la considera subversiva”. En tanto Yasmina Khadra denunció: “Hay gente que está por encima de la ley. Viven en una impunidad total y son conscientes de ello, lo cual los vuelve aún más insolentes”. ¿Existe alguna duda?

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas