Rafael Calderón
Diario, páginas extraídas
Lunes 26 de Junio de 2017
A- A A+

El poeta Adam Zagajewski es parte de la revelación que Mercedes Monmany presenta con el título “El escritor múltiple” (Suplemento Laberinto, 24 de junio 2017, núm. 732), para descubrir una parte de su obra y registrar la práctica de los géneros literarios que escribe indistintamente. Hace unos días atrás estuve en la ciudad de León y la recorría con Miguel Ángel Toledo, pero en algún momento del día reflexionábamos que esta ciudad permite respirar la poesía, destacando la de Efraín Huerta, con unos versos reproducidos en un muro de la librería del Fondo de Cultura Económica que lleva su nombre y que están esperando al posible lector. Pero fue en aquella ciudad donde se me reveló la presencia del poeta Adam Zagajewski al leer en el periódico La Jornada que se otorgaba el Premio Príncipe Asturias de las Letras. Es la primera vez que oigo su nombre pero dignifica la poesía el hecho de que nació en Polonia el año de 1945. Por lo que hoy día lleva más de medio siglo escribiendo poemas, ensayos y practicando la escritura autobiográfica con temas como el exilio.

El poeta Adam Zagajewski es parte de la revelación que Mercedes Monmany presenta con el título “El escritor múltiple” (Suplemento Laberinto, 24 de junio 2017, núm. 732), para descubrir una parte de su obra y registrar la práctica de los géneros literarios
El poeta Adam Zagajewski es parte de la revelación que Mercedes Monmany presenta con el título “El escritor múltiple” (Suplemento Laberinto, 24 de junio 2017, núm. 732), para descubrir una parte de su obra y registrar la práctica de los géneros literarios
(Foto: Especial)

Ya en otro momento leía un ensayo de Mercedes Monmany, y por sus reflexiones revela la existencia de un poeta maduro y dueño de una obra sobresaliente pero escasamente difundida en México. Los fragmentos de sus poemas sí que impresionan, pero al buscar títulos de su obra en librerías de León y Morelia es inútil: no existen libros de sus poemas, ensayos ni los autobiográficos. Pensé en algún momento en otros poetas polacos y la fuerza de su poesía y supuse que es heredero de esa tradición lírica. Pero esto no es lo que lo hace relevante, sino su poesía y la trayectoria que lo mantiene vivo como autor multifacético con la práctica de los géneros literarios.

Con pleno poder de la lengua española, hay que leer dos poemas: “Las antenas vigilan” y “Música en el coche”. Del primero, intuitivamente, hay que percibir lo siguiente: “Por la noche, arriba en los Alpes,/ Las antenas no duermen,/ Las antenas vigilan,/ Dan vuelta con atención/ Y murmuran:/ Mesías, ven finalmente.”. Del segundo: “La música que escuchaba contigo/ en casa o en el coche/ o incluso durante un paseo/ no siempre sonaba tan pura/ como quisieran los aficionados de pianos;/ a veces se inmiscuían voces/ llenas de pánico, de dolor,/ y entonces aquella música/ era mucho más que música,/ era nuestro vivir/ y nuestro morir”. Lo que siguió fue explorar la opinión de Mercedes Monmany e intentar atrapar lo que trasmite y reconocer que informa, pero reconocer que en esos párrafos está el resumen del poeta que es ejemplo culminante del mundo que encierra la poesía europea contemporánea.

El párrafo inicial de Monmany fija la presencia de Adam Zagajewski y resalta que es uno de los poetas polacos mejores y más difundidos junto a una lista de autores europeos y destacar dos de ellos por lo familiar que resultan: Antonio Gamoneda y Nuno Júdice. El primero es relevante –escribe en lengua española– heredero de Juan Ramón Jiménez y decir que ese universo de su lírica es tan profunda que aumenta la riqueza de nuestra poesía y justamente es un autor que deja sentir versos que son de una sola pieza; por su parte, Júdice es digno de llamar la atención, como recordar que estuvo en Morelia leyendo poemas en el Encuentro de Poetas del Mundo Latino, y si no fuera por esto, su lírica posiblemente sería desconocida; dejó un sabor de su estilo y el ritmo de su música es un eco que dignifica la tradición lírica porque es el tipo de poeta que se convierte en continuador de Pessoa y los que revolucionan la poesía portuguesa. La importancia de Adam Zagajewski radica en esa tradición europea y es ponderada por algunos títulos publicados.

El tema de su destierro “casi bíblico” tiene connotaciones líricas y es un referente aunque “la iluminación epifánica y sagrada, sencilla y terrenal, emotiva y estremecedora de lo cotidiano” para concluir que no es ningún solitario de la poesía polaca, sino digno heredero de la tradición poética que suma diferentes nombres a lo largo del tiempo, como el caso de Wislawa Szymborska, publicada en México con el magnífico título Poesía no completa por Gerardo Beltrán y Abel A. Murcia. La búsqueda de la voz de Zagajewski es lo que hace un poeta de relevancia y su voz se inscribe más allá de las fronteras territoriales y se escucha por la práctica de la poesía, el ensayo y los apuntes autobiográficos que inconfundiblemente son parte del eco de su propia personalidad literaria.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Del premio estatal de las artes Eréndiera

Un recuerdo para José Antonio Alvarado

190 años de poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Gerardo Sánchez Díaz; profesor emérito

Homenaje al poeta Virgilio

Homenaje al poeta Virgilio

AMLO: misión cumplida

Una edición excepcional: libertad por el saber

Escribir es recobrarse: Octavio Paz

Mallarmé dado a la luz por Ximena Subercaseaux

Octavio Paz: homenaje a una estrella de mar

La Universidad Michoacana y la trayectoría de los rectores

Ante la muerte de Nicanor Parra

Contraelegía: José Emilio Pacheco

En honor del novelista Jaime Martínez Ochoa

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Las concordancias del verbo o 70 años de Gaspar Aguilera Díaz

“La muerte del Quijote”, poema de José Antonio Alvarado

José Antonio Alvarado, in memoriam

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

El Café del Prado, en el Centro Histórico de Morelia

La poeta Margarita Michelena

Pedro Garfias, 50 años después

La hora de la política: el regidor Osvaldo Ruiz Ramírez

Lucía Rivadeneyra: “Cuenta la estoria”

Pedro Garfias 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Ramón Xirau y la poesía iberoamericana

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Diario, páginas extraídas

El pensamiento lírico de Odisseas Elytis

Alfonso Reyes: Un puñado de citas gongorinas

Las visitas a Paseo del Guamúchil

La generación del tercer milenio

La generación del tercer milenio

Lucía Rivadeneyra: De culpa y expiación

La ruptura generacional de la poesía michoacana

Para gozar la poesía de José Antonio Alvarado

La ruptura generacional de la poesía michoacana

La ruptura generacional del medio siglo en la poesía de Michoacán

Juan Bañuelos, in memoriam

Alfonso Reyes y la ciencia de la literatura

Los pasos políticos de un peregrino

Corona de llamas: “Tu piel vuelve a mi boca”

Laboratorio para una poética del siglo XXI

La ciencia de la literatura de Alfonso Reyes

Gaspar Aguilera Díaz, entre el blues y el jazz

La Ilíada: traslado de Alfonso Reyes

Noticias de las Tesis filosóficas de Morelos

Yo no estoy a favor de los adeptos: André Breton

Gaspar Aguilera Díaz: la escritura en movimiento

Alfonso Reyes o la Grata compañía

Alfonso Reyes y su constancia poética

El turno y la presencia de Manuel Ponce

El turno y la presencia de Benjamín Fernández Valenzuela

El turno y la presencia de Concha Urquiza

El turno y la presencia de Enrique González Vázquez

El turno y la presencia de Carlos Eduardo Turón

Diario, páginas extraídas

El turno y la presencia de Tomás Rico Cano

El turno y la presencia de Francisco Elizalde García

El turno y la presencia de Alejandro Avilés

El turno y la presencia de Marco Antonio Millán

El turno y la presencia de Alfonso Rubio y Rubio

El turno y la presencia de Alfonso Méndez Plancarte

El turno y la presencia de Francisco Alday

El turno y la presencia de José Luz Ojeda

El turno y la presencia de Ezequiel Calderón Gómez

El turno y la presencia de Gabriel Méndez Plancarte

El turno y la presencia, una introducción

El turno y la presencia. Una introducción

El turno y la presencia: una introducción

Esbozo y acercamiento

Porfirio Martínez Peñaloza (1916-2016)

León Felipe, intrépida metáfora

Leer al poeta Rubén Dario

La Presea Generalísimo Morelos para José Mendoza Lara

Leer al poeta Rubén Darío

Rubén Darío, Del símbolo a la realidad

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rúben Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío