Arturo Alejandro Bribiesca Gil
Silvano emulando a Peña
Jueves 22 de Junio de 2017
A- A A+

La obligación principal de toda autoridad es cumplir la ley, sin embargo esto en nuestro país es la excepción y no la regla. Para colmo, en infinidad de casos en que nuestros gobernantes cumplen o hacen cumplir la ley el motivo está viciado, ya que la acción de justicia tiene fines políticos, de represalia o por intereses personales en general.

Sin duda el gobernador Silvano, para ganar legitimación y generar una percepción de buen gobierno, que abone a sus aspiraciones presidenciales, empezó a emular al presidente Peña
Sin duda el gobernador Silvano, para ganar legitimación y generar una percepción de buen gobierno, que abone a sus aspiraciones presidenciales, empezó a emular al presidente Peña
(Foto: TAVO)

Tratándose de corrupción gubernamental es muy notorio el incumplimiento de la ley criminal, porque la impunidad es la regla de oro que sólo unos cuantos ven quebrantada en su perjuicio, más por vendettas políticas o necesidad de legitimidad que por justicia.

Dicha corrupción gubernamental es el centro neurálgico del mal humor social que impera en nuestro país, dirigido principalmente al gobierno federal pero que alcanza también a la clase política en general –sí, de todos los partidos políticos–.

Por lo anterior, el gobierno del presidente Peña, ávido de legitimidad y con miras a que su partido no pierda la Presidencia de la República en 2018, decidió hacer lo que la ley mandata: investigar a “presuntos” delincuentes y obtener las órdenes de captura correspondientes para presentarlos ante la justicia, que tendrá la última palabra.

Me refiero exclusivamente a la persecución legal de Javier Duarte, Roberto Borge, Guillermo Padrés y César Duarte, quienes desde mucho antes de su cacería formal contaban con señalamientos serios y concretos de actos ilícitos, además del clamor popular en contra. Las decisiones sobre el cumplimiento de la ley en estos casos justos tuvieron sin duda un origen indebido (político).

Reitero: todo indica que estamos siendo testigos de actos de justicia, la crítica es sobre los motivos que hacen cumplir la ley a nuestros gobernantes, y que no es la constante.

Ahora bien, el día de ayer las autoridades estatales cumplimentaron una orden de aprehensión por delitos del fuero común del presidente municipal de Jungapeo, Javier Hernández Rivera, quien es del mismo origen partidista que el gobernador Silvano Aureoles. El buen juez por su casa empieza.

Sin duda el gobernador Silvano, para ganar legitimación y generar una percepción de buen gobierno, que abone a sus aspiraciones presidenciales, empezó a emular al presidente Peña, por lo que es muy probable que en el resto del año haya más detenciones, que no dudo tengan originen en casos reales de corrupción, pero que lastima que sea por moda pasajera y no por obligación.

Otro sí: Jesús Reyna. Su caso no es de cumplimiento de ley originado por motivos indebidos, es una violación clara y permanente de la ley y de sus derechos humanos, originada por motivos y actores perversos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

De reo a gobernante

Quinto partido a la vista

Hablemos del mundial

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano