Samuel Maldonado B.
Repercusiones
O se corrige o al precipicio
Martes 5 de Abril de 2016
A- A A+

Más enfocada está la administración pública federal en ahorcar o crucificar a los ciudadanos, sobre todo a los de la clase media y de pobreza mayor, que en resolver la enorme problemática económica, política y social, generada básicamente por la ineficacia y corrupción política existente. Por ser beneficiarios directos y principales, el sector empresarial participa solidariamente apoyando la serie de medidas antinacionales impulsadas, tanto por el titular del Ejecutivo Federal y respaldadas mansamente por una burocracia legislativa, que transita incansablemente de la Cámara de Diputados a la de Senadores y viceversa, viviendo así placenteramente gracias a las “dietas” recibidas, lo que les permite, como una constante, vivir “fuera del error”. Al menos así lo señalaba el veracruzano Cesar Garizurieta, alias El Tlacuache, hombre congruente con sus principios y que, cuando se quedó sin trabajo y fuera del presupuesto, tomó la fatal determinación de suicidarse en un cuarto de un céntrico hotel en la Ciudad de México.

El impacto negativo de este desleal comportamiento de quienes desgobiernan al país ha impulsado una estrecha cadena de corrupción entre el sector estatal y el empresarial, favoreciendo así a los grandes tiburones que se han apoderado de las empresas nacionales, que explotan incansablemente los recursos naturales renovables o no, sin importar los daños ecológicos que provoque su atesoramiento monetario.

El Poder Ejecutivo, con tales socios como emprendedores, ha llevado casi a la extinción a la petrolera nacional recuperada cuando había presencia nacionalista en la representación presidencial; el sector eléctrico está en subasta pública, regalando concesiones a quienes antes eran supuestamente servidores del Poder Ejecutivo.

Actualmente los mexicanos vivimos una dictablanda, que significa el control de la sociedad sin que la misma sociedad se dé cuenta de lo que es la dictadura, pero que resiente su explotación en los altos precios de insumos alimenticios, en la poca capacidad nacional para generar empleos realmente remunerativos; es decir, fuentes de trabajo con salarios que les permitan dar alimentación y un “extra” para vestido y recreación mínimos.

La dictablanda es pues, mantener -generalizando- el control en la sociedad, sin que ésta tenga la idea de la opresión y por consiguiente la mínima posibilidad de organizarse para salir del espasmo en que se vive; sin la facultad de moverse o sistematizar sus propias ideas para contrarrestar la opresión en la que un gobierno súper neoliberal y capitalista, con la ayuda y complicidad de los dueños de las inmensas fortunas que arbitrariamente les han entregado a sus socios, quienes gobiernan.

Las poderosas compañías televisivas y radiales, -que hay que reiterar para que no se olvide- fueron prácticamente regaladas truculentamente, no permiten conocer la verdadera realidad que vivimos; que especulan para obtener mayores dividendos y gratifican ampliamente a quienes supuestamente gobiernan.

La nacional dictablanda que padecemos, se soporta no solamente en los dueños de los dineros sino también -desafortunadamente- en las fuerzas policiacas (muchas veces cómplices del crimen organizado) y, desde luego en las fuerzas militares, que en nuestro caso son la Marina, Armada de México y el Ejército Nacional.

Desde luego que la obligación de estas instituciones es la de respetar a la máxima autoridad representada por el presidente de la República, pero no olvidemos que cuando la debilidad del poder es incuestionable, bastaría un par de cartuchos disparados al aire para asustar a quien débilmente representa a la institución de cualquier país.

La historia de México ha documentado fielmente la debilidad de más de un presidente que se vio obligado a descansar o a declinar de esa ardua tarea que es la de gobernar. Es decir, cuando el titular del Poder Ejecutivo ya no tiene ni idea de la solución a la problemática vivida, y enfoca su acción en trivialidades, desvirtúa los principios constitucionales y es el momento de retirarse, para mantener la salud de la nación. El país ha transitado por pasajes históricos donde la más alta autoridad nacional tenía presencia y era muy respetada por la sociedad en lo general, pero ahora, la debilidad institucional es obvia y obliga a un recuento, ahora que estamos en un punto del que si no retrocedemos, caeremos en el abismo.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

De antologías y de analogías

De huracanes 'el más peligroso en el Hemisferio Norte'

Dos tipos de cuidado (Felipón y Chente)

¡Ponen alas en sus pies¡ Los miserables peregrinos

¡En 1988, nace¡ ¿en 2018, lo enterraran?

Para desandar el camino ¡hay tiempo Silvano¡

Los soldados al cuartel y los marinos a la mar

Morelia, Ciudad peligrosa

¡Lo que nos cuesta él que se va!

¡RIP AL PRD! ¿Lo querrán como socio?

!Muerto el rey, viva el rey¡

Don Porfirio

Senadores y diputados... ¡Hay que martillar y burilar o cincelar!

La doctrina Estrada y la mano que mece la cuna

La guerra de las drogas, tan tan o batin tín

El arte de gobernar

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido