Julio Santoyo Guerrero
¿Ganaron los aguacateros talamontes?
Lunes 19 de Junio de 2017
A- A A+

Como ha ocurrido desde que los poderosos capitales aguacateros tomaron como objetivo los bosques de Michoacán para expandir sus plantaciones, al término del período de sequías e incendios forestales, el saldo es claro: el poder de los aguacateros ha vuelto a triunfar y se han impuesto a la ley y a las instituciones ambientales del gobierno.

Por enésima vez han refrendado el espacio de impunidad que tanto necesitan para que la renta de sus capitales siga creciendo a costa del medio ambiente y del derecho de los michoacanos a un medio ambiente saludable.
Por enésima vez han refrendado el espacio de impunidad que tanto necesitan para que la renta de sus capitales siga creciendo a costa del medio ambiente y del derecho de los michoacanos a un medio ambiente saludable.
(Foto: TAVO)

Están de festejo los malos aguateros, los que depredan nuestros bosques, y celebran junto al senador ecocida Ascensión Orihuela, al lado del epígono diputado Antonio Ixtlahuac Orihuela y aplauden la conducta vergonzosa y entreguista de la mayoría de los diputados locales que presenciando la devastación permanente de los pinares y sus ecosistemas han preferido callar.

Lo han logrado. Por enésima vez han refrendado el espacio de impunidad que tanto necesitan para que la renta de sus capitales siga creciendo a costa del medio ambiente y del derecho de los michoacanos a un medio ambiente saludable.

Como ha venido ocurriendo desde siempre las once mil hectáreas de bosques que anualmente se pierden, principalmente en el período primaveral, serán cultivadas de aguacate. Y como siempre, ningún aguacatero pisará la cárcel, y como siempre, ni un metro cuadrado será recuperado a su vocación original, y como siempre dirán que firmarán acuerdos para que no vuelva a ocurrir.

Y desde hace casi 17 años los malos aguacateros, esos que constituyen la poderosa y eficaz delincuencia ambiental organizada, esa que está dejando a Michoacán sin sus bosques y sin su riqueza biológica, salen al público a expresar su mentirosa voluntad de no continuar con el cambio de uso de suelo. Con cinismo y desfachatez se comprometen a lo que nunca han cumplido, a parar la deforestación. Y justifican luego que son otros. Pero lo cierto es que atrás de todo hay un sólo protagonista, el poderoso capital aguacatero que alentado por la codicia busca las estrategias de prestanombres para escurrir el bulto y la responsabilidad.

Los aguacateros han ganado porque hasta hace algunas semanas el gobierno estatal los había venido encarando con operativos directos en las huertas, tomándolos en flagrancia de delitos, pero su poder económico, que ha comprado senadores y diputados ha logrado llevar al gobierno a su terreno, al terreno en el que siempre han ganado: el terreno del falso diálogo y del acuerdo hipócrita.

Las pruebas: desde hace más de una década los aguacateros talamontes han recurrido a la "urgencia" del acuerdo con el gobierno ante la aberrante destrucción de los bosques y de cara a la inminente intervención gubernamental por la presión social. Y una y otra vez, año tras año, la historia se repite: se firman los acuerdos de que "ahora sí" ninguna hectárea más de bosque se permitirá que cambie de uso de suelo, pero el saldo al siguiente año es una cantidad mayor de superficies arrasadas. Y entre acuerdo y acuerdo Michoacán ha acumulado 75 mil hectáreas de huertas ilegales, en cambio, no hay ningún dato que pruebe no sólo que la tendencia se ha revertido o que hemos comenzado a recuperar miles de hectáreas a su vocación forestal.

El gobierno de Michoacán venía haciendo bien el trabajo anti talamontes a través de la Mesa de Seguridad Ambiental, era imprescindible una actuación contundente. No hay de otra, o paras la destrucción ambiental o Michoacán colapsa como ya están colapsando algunas pequeñas poblaciones por falta de agua.

No es momento de conceder a la delincuencia ambiental organizada ninguna tregua. A ellos les interesa la tregua, el "diálogo", como espacio para prolongar los tiempos para seguir devastando. Ejemplo, el 8 de mayo aguacateros de Madero, Acuitzio y Tzitzio, firmaron con la Semarnacc un acuerdo para parar los operativos y se comprometieron a no hacer cambio de uso de suelo, y uno de los firmantes en esos días sembraba de zarzamora un predio forestal. Ahí están los hechos y la Semarnacc tiene el informe y las fotografías fechadas. El gobierno comete un grave error al creerle a la delincuencia ambiental organizada y concederle una mesa de diálogo para acordar por centésima vez un acuerdo que no cumplirán, y no lo harán porque ahora mismo no están cumpliendo nada.

El discurso del gobernador en materia ambiental ha sido claro, debería entonces tener consecuencias inmediatas. Es decir, debería ser el objetivo de todas las instituciones ambientalistas y de una política transversal ambiental, la idea de ¡Ni una hectárea más de cambio de uso de suelo! y tensar la fuerza de todas las instituciones involucradas para conseguirlo.

La pusilanimidad ambiental de muchos diputados es la causa de esta tragedia. El legislativo debe darle al ejecutivo superiores y más eficaces instrumentos de intervención. No bastan los textos poéticos de las leyes ambientales, hacen falta dientes, manos, pies y recursos para ir a las huertas que han matado los bosques y sancionar y recuperarlas para el medio ambiente.

Ni la sociedad michoacana, y estoy seguro que tampoco el gobierno estatal, desean que se consolide la victoria de los aguacateros. Ese triunfo es el de la muerte sobre la vida. Este poder fáctico debe ser parado ya, la impunidad que se han construido es un insulto al medio ambiente, al Estado de Derecho y a la vida que no debe tolerarse. Al menos que por cobardía nos resignemos a ver a Michoacán convertido en un páramo.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio

La era del nuevo comienzo

¡Votamos por la democracia!

Y sin embargo, allí está la delincuencia

Mentiras estelares

03paty11

El retorno de los videos

Las encuestas como propaganda

De frivolidad y propaganda negra

Candidatos: sanar la duda

Conciencia de la responsabilidad cívica

Aguacate apocalíptico

El milagro de “La Tuta”

Engordando al enemigo

¿Votarán los michoacanos?

Mesianismo político o la eterna decepción

El asalto a la confianza

Huetamo y San Lucas, pagando justos por pecadores

Un año de suplantación consentida de poderes en Michoacán

Festival de los ilusos

Aprendiz de brujo

El insostenible Castillo

Desmemoria y política de seguridad

¡Los pueden tumbar!

La llamarada

¿Qué hacer con tanto descontento?

¿Este es el camino correcto, señor presidente?

Más allá de la indignación

Elogio al comisionado

El presente mexicano y las rosas en el mar

La hora de los redentores

¡Que paguen los michoacanos!

Gobierno sin dinero no es gobierno

Candidato único… tanteo autoritario

El silencio de la abyección

Los retoños de la Hidra criminal

Tuvo oportunidad de oro

Pregúnteles

Lo peor está por venir

Villa Madero, municipio parido por la Revolución hace 100 años

Mamá Rosa y los villanos del comisionado

Gobernabilidad pro electoral

La mala hora del comisionado

Pito Pérez contra el comisionado

¿Gobernará él?

Cándidos aspirantes

Noticias de un Michoacán paralelo

¿Permiso a qué?

¡Ese partido no existe!

Campaña infame

Michoacán o el castigo de Sísifo