Leopoldo Chassin Ramírez
La palabra andante
Los siete principios del CNI
Lunes 19 de Junio de 2017
A- A A+

Los principios es algo difícil de cumplir para el que se dice cristiano devoto de la palabra de Jesús, para el musulmán del Mahoma, para el de izquierda que se dice marxista, para el demócrata que no lo es. En fin, hay ocasiones en que somos incongruentes omitiendo o traicionando principios; le damos por el camino más cómodo.

Por ahora nos referiremos a los siete principios que rigen el andar cotidiano del Congreso Nacional Indígena (CNI) que recién cumplió 20 años.
El 1 de enero de 2017, por medio de un comunicado, el CNI planteó cuál es el camino que han seguido y nos dicen:

Congreso Nacional Indígena (CNI)
Congreso Nacional Indígena (CNI)
(Foto: Especial)

“Es por eso que como Congreso Nacional Indígena, reunidos en este V Congreso, 43 pueblos de este país, acordamos nombrar un Concejo Indígena de Gobierno (CIG) con representantes hombres y mujeres de cada uno de los pueblos, tribus y naciones que lo integran. Y que este concejo se proponga gobernar este país. Y que tendrá como voz a una mujer indígena del CNI, o sea que tenga sangre indígena y conozca su cultura. O sea que tiene como vocera a una mujer indígena del CNI que será candidata independiente a la presidencia de México en las elecciones del año 2018”.

“Es por eso que el CNI, como la Casa de Todos los Pueblos, somos los principios que configuran la ética de nuestra lucha y en la que caben todos los pueblos originarios de este país, esos principios en los que se aloja el Concejo Indígena de Gobierno son:

1) Obedecer y no mandar
2) Representar y no suplantar
3) Servir y no servirse
4) Convencer y no vencer
5) Bajar y no subir
6) Proponer y no imponer
7 ) Construir y no destruir”

Obedecer y no mandar


El Consejo Indígena de Gobierno, deberá estar constituido por un hombre y una mujer de cada uno de los pueblos originarios del país, serán los que darán voz a quienes lo han nombrado ante el CIG. Es decir los voceros de cada pueblo deberán obedecer el mandato de sus asambleas, no será la voz del vocero, no la de un líder o mesías, el representante deberá llevar la voz del conjunto de los que constituyen el pueblo.

Representar y no suplantar



Representar es no suplantar la voz y voluntad de quienes dice representar; suplantar es cuando la única voz que se escucha es la del “representante” o de su camarilla. Suplantar es una práctica cotidiana en los partidos políticos y en la “democracia representativa” de líderes sindicales, diputados, senadores, presidentes municipales, estatales y de la república.

Servir y no servirse



Servirse es la característica de los líderes, que disfrutan de los privilegios que otorga la casta política, pero que para nada sirve a los que dicen representar. Pues son ellos los que se hinchas los bolsillos de poder y dinero.

Convencer y no vencer



Vencer es lo que buscan los que luchan por el poder, por el quítate tú para ponerme yo, con el mismo principio seguirán hasta la tumba. Ejemplos hay mil en los partidos políticos.

Bajar y no subir



Subir, subir y nunca bajar; subir montándose, pisoteando al de abajo, sin siquiera escuchar; el ponerse sobre todos, sobre el que se pueda y se deje. Esta es la característica del poder de cúpula, de partido, de líder, de mesías.

Aquí el principio del CNI es de evitar alguien esté por encima o abajo de nadie, todos a la misma altura, sin pisotear ni montarse sobre los demás. Esa es la democracia.

Proponer y no imponer



La imposición es a lo que nos han acostumbrado los dueños del poder, nos han impuesto las formas de comer, vestir, recreación y convivencia; a través de los medios, los dueños del dinero y usando a los líderes de partidos, nos han sojuzgado utilizando para ello a presidentes municipales y federales, gobernadores, diputados, senadores, líderes sindicales, directores, rectores, en fin casi todo termina siendo impuesto por los poderosos.

¿Cuándo se nos consulta? ¿Nos escuchan? Los líderes y los partidos sólo quieren nuestro voto.

Construir y no destruir



La destrucción es imparable: bosques, lagos, ríos, selvas sucumben ante las minas, carreteras, los fraccionamientos, zonas hoteleras, acueductos, gasoductos, trenes rápidos, aeropuertos, puertos, líneas del metro; atropellando los sitios sagrados y camposantos de los pueblos originarios, todo en aras del cacareado desarrollo económico.

El construir que propone el CNI y ahora el CIG es el que todo salga de un acuerdo colectivo y no de la mente calenturienta de un empresario o la cúpula de un partido político.

Estos principios sobre los que rigen el andar del Consejo Indígena de Gobierno y el Congreso Nacional Indígena, seguramente tendrán que sortear muchos de los obstáculos que han sido heredados de los malos gobiernos, de partidos políticos, de las dádivas que han comprado conciencias y los votos de los más pobres.

Partidos políticos



¿Quiénes los mantienen? ¿A quiénes han servido a lo largo de la historia? ¿Podría contar con los dedos de una mano los gobiernos que han cumplido y respondido a las esperanzas de sus electores? Muchos que estamos viviendo horas extras hemos visto pasar casi una decena de presidentes de la República que han prometido las perlas de la virgen y sus milagros. Las mismo que las promesas de gobernadores, presidentes municipales, senadores, diputados, líderes sindicales, rectores, directores y lo que se le ocurra y que haya estado en el poder.

Las cúpulas de los partidos son las que deciden sin consulta con la gente, quienes deberán ser sus representantes, ellas deciden a quienes tendrán un puesto-huesos. En algunos partidos ya son evidentes las cabezas que reparten huesos y huesitos. Muchos son los que se aprestan a ser uno de los señalados por la mano del mesías. El que dice que se hace y que no, el mesías es quien “palomea“ casi todo.
¿Estaremos especulando? Ya lo veremos.

Sobre el autor
Leopoldo Chassin Ramírez Profesor de medio tiempo de la UMSNH Colaborador de Cambio de Michoacán desde 1997 Inconforme social Simpatizante zapatista desde 1994 Utópico empedernido Amante de la tradición
Comentarios
Columnas recientes

No intervención y autodetermonación

El principio de la sinrazón

Vientos y tormentas sobre la Michoacana

La danza de los millones

Obedecer y no mandar

“Izquierda” domesticada

La domesticación en la Universidad Michoacana

Sigue el fast track en la Universidad Michoacana

Los siete principios del CNI

Entre la indiferencia y la impunidad

Ni izquierda ni derecha, de enterrar al capitalismo se trata

La Michoacana vista desde arriba

La Universidad Michoacana hecha pedazos

La transparencia en la Universidad Michoacana

¿Qué universidad requerimos?

¿Reforma Universitaria a ciegas?

Los partidos y el poder

Con el agredido y no con el agresor

¿Enfermita la UMSNH?

Transparencia sin tapujos

¿Consejo Universitario o Santo Oficio?

Ante jubilaciones y pensiones ¡Primero la transparencia!

Una de muros y grietas

¿Agoniza la Universidad Michoacana?

#VibraMéxico, a temblar México

¿De periodistas y periodiqueros?

Nadie sabe para quién trabaja

¿Cuántos más?

¡No te dejes engañar! El responsable: el capitalismo neoliberal

¿Y los ladrones?

Del dicho al hecho, ¿y para cuándo las acciones?

¿Presidenta indígena o presidente ladino?

Las enfermedades en la UMSNH

Ahora vienen por nosotros, los universitarios

10 semanas sin clase en la UMSNH

¿Qué es ser nicolaita?

Desalojo o capitulación en la Michoacana

¿Mano negra en la toma de la UMSNH?

¿Quién tiene cerrada la UMSNH?

Reprobada, la Universidad Michoacana

¿Es mucho pedir?

¿Los querrán hacer capitular por hambre?

¿Habita la transparencia en la Universidad Michoacana?

¿Educación de calidad?

La “ficha” en la Universidad Michoacana

CompArte Morelia

Los con y contra de la Reforma Educativa

Cuidar a la recién nacida

Se les hace bolas el engrudo

Sangre o tregua?

¿Diálogo o monólogo y retórica?

Mesa nacional de diálogo ¡ya!

¿Reforzar o debilitar al dique?

La Reforma Educativa, Televisa-banqueros contra la razón

Diálogo, ¿es mucho pedir?

Nos arrinconan, ¿y?

De subcultura y cultura

Las catástrofes siguen su marcha antinatural

Los sin tierra, trabajo, salud ni educación

¿Usted confiaría en quien viola la Constitución?

¿A quién sirve la Universidad Michoacana?

La corrupción y las mentiras en el Ramal Camelinas

La crispación ante la impunidad

Del yanquis go home al yankis come in

¿Guadañazo a las pensiones y jubilaciones en la Universidad Michoacana?

¿Hay trampa en la huelga de la UMSNH?

¿Cómo resistimos?

Francisco y Enrique, ¿aliados o en disputa?

Y la transparencia, ¿para cuándo?

¿Cerrarán el changarro de la UMSNH?

Silvano y Poncho, ponchados

¿Y por qué somos así?

A 22 años del “¡ya basta!”

¿Buen fin?

La misma gata nomás que revolcada

Escándalos en la Michoacana (Segunda parte)

Escándalos en la UMSNH

Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

La barbarie y sus cómplices

Terrorismo de Estado e impunidad

Las promesas y la deuda

¿El arte de la prudencia?

¿Un buen comienzo?

Déficit presupuestal (el desfalco)

Arriba y abajo

¿La UMSNH socialmente responsable?

Nos endeudaron, nos engañaron y se fueron

Y sigue la mata dando, los bancos siguen robando

De arriba, nunca, jamás llegarán la verdad y la justicia. EZLN

Del dicho al hecho hay mucho, mucho trecho

Encuesta de risa de la UMSNH

La hidra capitalista en su apogeo

El mundo al revés

¡Tras el ladrón!

¿La universidad contaminada?

Ganaron la sinrazón, la codicia, la indiferencia…

Con el agredido, no con el agresor

¿Quién prendió el cerillo?

¿Ganó su partido? ¿Perdió su partido?... Organícese, las cosas irán de mal en peor

¿A quiénes sirven los gobiernos y la Universidad Michoacana?

¿Votar? Mejor organizarse

El EZLN. La teoría y la práctica

Luis Villoro y Galeano

¿Y tú qué harás(emos)?

¿La dejaremos morir?

¿Caerás en sus trampas?

Otra travesura del EZLN

La Universidad Michoacana. ¿Laica o confesional?

Las jaurías tras los votos

¿También sin agua?

¿Qué fue de los que fueron de izquierda?

¿Estamos en el abismo?

¿Cómo hemos llegado hasta aquí sin darnos cuenta?

La transparencia y las jubilaciones en la Universidad Michoacana

¿Sólo elecciones? ¿Existen otros caminos?

¿La Universidad Michoacana encadenada?

Capitán que no escucha a su tripulación…

La palabra andante

¿No hay dinero?

A los Reyes Magos

¿Acorralados?

¿Que renuncie Peña? ¿Fuera Peña?

Darle vida a los ausentes y a los desaparecidos

Y después de Ayotzinapa ¿Qué?

¿Y nuestros jóvenes?

¿Piensa votar?

¿Hasta dónde les ordenaron llevarnos?

El negocio electoral

¿Sin jubilaciones y sin quincenas?

¿Dónde nos llevan?

¿Dónde quedó la lanita?

La Universidad Michoacana: ¿Quebrada y/o desfalcada?

¿Oídos sordos del munícipe de Morelia?

¿Oídos sordos del munícipe de Morelia?

¿Dispersar el poder o concentrarlo?

Las jaurías hambrientas tras el hueso

Reformas que matan

Del yo al nosotros

El soliloquio de los de arriba

Y tú… ¿pa’ dónde tiras?

Ellos jugando y nosotros... ¿Sólo observando?

¿Qué esperamos?

Despojo, una de las cuatro ruedas del capitalismo*

A los merolicos se les agota el verbo

¡Preparen, apunten,… SPUM!

Dislocada zapatista por Galeano

Castigo a los asesinos de Galeano maestro de la Escuelita Zapatista

Pobreza, autonomía, transparencia, rendición de cuentas, gratuidad…

Desolada, desorganizada, fragmentada, despojada,… dopada

¿Quién dice que no se puede?