Rafael Calderón
Elegía del destino
Alfonso Reyes: Un puñado de citas gongorinas
Lunes 12 de Junio de 2017
A- A A+

¿Qué sería de nosotros si no tuviéramos a la mano ese puñado de citas gongorinas de Alfonso Reyes sobre el poeta español del Siglo de Oro? Hay que decir que para hablar de Góngora y su poesía es necesario ir a Cuestiones gongorinas y reconocer que esta obra es referencia obligada. Al repasar sus páginas devela conceptos visibles. Cuando uno lee ese ensayo de erudición se da cuenta de la importancia que alcanza Reyes con estos temas y es un acierto que finalmente esté agrupado el volumen VII de las Obras completas bajo el rubro: Cuestiones gongorinas, Tres alcances a Góngora, y que adicionada con otros apartados se observa que da cuenta de su erudición con respecto de la obra de Góngora y reúne en un mismo espacio investigaciones literarias y filológicas y consagra con la edición del Polifemo “por la seriedad y pureza de sus intenciones literarias”.

Luis de Góngora, poeta español del Siglo de Oro
Luis de Góngora, poeta español del Siglo de Oro
(Foto: Especial)

Estas páginas descubren el filo pulido de su prosa, la voz precisa y destacan que está volcado al encuentro con el poeta que sobresale en un periodo como el Siglo de Oro. No sólo lo estudia: lo edita y registra esa capacidad crítica y aporta una cantidad enorme de minucias y correcciones. Fija el texto como versión definitiva, termina siendo ejemplo de entendimiento para la posteridad de los años y la propia lengua española. Ya que Cuestiones gongorinas fue publicada en 1927 –el tricentenario de la muerte de Góngora–, el año que nace triunfante la Generación del 27 en España que toma como referencia al poeta cordobés, y en México –ausente Reyes del país por sus compromisos diplomáticos–, los Contemporáneos sobresalen como ejemplo de esa coincidencia que va a renovar la tradición poética desde este lado del continente.

En las noticias de su obra Reyes precisa que “–salvo breves líneas adicionales que se indican en el lugar oportuno– datan de la época madrileña y pertenecen a los años 1915 a 1923”, y en la sección “Tres alcances a Góngora” originalmente figuraban en la segunda serie de Capítulos de literatura española, y que ahora, al formar el volumen, pasaron a éste por la afinidad que guardan. Y agrega que por igual motivo recoge el ensayo, muy posterior, “La estrofa reacia del Polifemo”.

El prólogo, al menos el párrafo inicial, parte de una vigencia que no puede quedar de lado. Al contrario: es el punto de encuentro y la invitación cordial para leer a Góngora: “Hace tiempo que pensaba reunir estos trabajos y el próximo aniversario de Góngora (muerto el 23 de mayo de 1627) me anima al fin a realizar el proyecto. Salvo leves e indispensables retoques, dejó cada artículo tal como apareció por primera vez en la revista que le dio acogida; y así, de uno a otro estudio, podrá apreciarse el proceso de una idea en marcha, la rectificación de un dato, la aclaración de un concepto. Sé que las apreciaciones literarias que hay en este volumen van como ahogadas entre el fárrago erudito, pero no he querido hacer un libro ameno (tiempo habrá para todo), sino un libro documental. Por lo demás, me atrevo a pedir a los lectores que no se dejen ahuyentar por la apariencia de tal o cual página demasiado árida, porque a lo mejor en el discurso de una investigación erudita se deslizan fórmulas y definiciones estéticas sobre la poesía de Góngora, que yo materialmente no he tenido tiempo de sacar aparte todavía”.

Por su parte, Dámaso Alonso hace anotaciones elegantes en “Dos trabajos gongorinos de Alfonso Reyes” y se refiere a las Cuestiones gongorinas y la edición del Polifemo con visión crítica, para recordar desde la lectura de Verlaine que, se supone, realizó del poeta cordobés, y fija críticamente el modernismo si de Góngora se trata, y llega al ensayo de Reyes para decirnos: “Hacía falta para estudiar a Góngora que se dieran en un mismo sujeto la más minuciosa exactitud objetiva con la más delicada sensibilidad poética. Estas condiciones las reunía, como nadie, Alfonso Reyes. Es el primero que se ha acercado a Góngora con ciencia y ecuánime compresión. En su primera juventud comenzó el estudio del autor de las Soledades en una conferencia recogida en Cuestiones estéticas (París, 1911), en la cual Reyes se sitúa frente a algunos problemas fundamentales. Más tarde, año tras año van apareciendo artículos debidos a su pluma, consagrados a estudiar puntos concretos de erudición, relativos a Góngora y a sus amigos y partidarios del siglo XVII…”. ¡Esta es una enseñanza perdurable que aporta Reyes y valora lúcidamente Dámaso Alonso!

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Morelia: 190 años en la poesía

Gerardo Sánchez Díaz; profesor emérito

Homenaje al poeta Virgilio

Homenaje al poeta Virgilio

AMLO: misión cumplida

Una edición excepcional: libertad por el saber

Escribir es recobrarse: Octavio Paz

Mallarmé dado a la luz por Ximena Subercaseaux

Octavio Paz: homenaje a una estrella de mar

La Universidad Michoacana y la trayectoría de los rectores

Ante la muerte de Nicanor Parra

Contraelegía: José Emilio Pacheco

En honor del novelista Jaime Martínez Ochoa

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Las concordancias del verbo o 70 años de Gaspar Aguilera Díaz

“La muerte del Quijote”, poema de José Antonio Alvarado

José Antonio Alvarado, in memoriam

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

El Café del Prado, en el Centro Histórico de Morelia

La poeta Margarita Michelena

Pedro Garfias, 50 años después

La hora de la política: el regidor Osvaldo Ruiz Ramírez

Lucía Rivadeneyra: “Cuenta la estoria”

Pedro Garfias 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Ramón Xirau y la poesía iberoamericana

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Diario, páginas extraídas

El pensamiento lírico de Odisseas Elytis

Alfonso Reyes: Un puñado de citas gongorinas

Las visitas a Paseo del Guamúchil

La generación del tercer milenio

La generación del tercer milenio

Lucía Rivadeneyra: De culpa y expiación

La ruptura generacional de la poesía michoacana

Para gozar la poesía de José Antonio Alvarado

La ruptura generacional de la poesía michoacana

La ruptura generacional del medio siglo en la poesía de Michoacán

Juan Bañuelos, in memoriam

Alfonso Reyes y la ciencia de la literatura

Los pasos políticos de un peregrino

Corona de llamas: “Tu piel vuelve a mi boca”

Laboratorio para una poética del siglo XXI

La ciencia de la literatura de Alfonso Reyes

Gaspar Aguilera Díaz, entre el blues y el jazz

La Ilíada: traslado de Alfonso Reyes

Noticias de las Tesis filosóficas de Morelos

Yo no estoy a favor de los adeptos: André Breton

Gaspar Aguilera Díaz: la escritura en movimiento

Alfonso Reyes o la Grata compañía

Alfonso Reyes y su constancia poética

El turno y la presencia de Manuel Ponce

El turno y la presencia de Benjamín Fernández Valenzuela

El turno y la presencia de Concha Urquiza

El turno y la presencia de Enrique González Vázquez

El turno y la presencia de Carlos Eduardo Turón

Diario, páginas extraídas

El turno y la presencia de Tomás Rico Cano

El turno y la presencia de Francisco Elizalde García

El turno y la presencia de Alejandro Avilés

El turno y la presencia de Marco Antonio Millán

El turno y la presencia de Alfonso Rubio y Rubio

El turno y la presencia de Alfonso Méndez Plancarte

El turno y la presencia de Francisco Alday

El turno y la presencia de José Luz Ojeda

El turno y la presencia de Ezequiel Calderón Gómez

El turno y la presencia de Gabriel Méndez Plancarte

El turno y la presencia, una introducción

El turno y la presencia. Una introducción

El turno y la presencia: una introducción

Esbozo y acercamiento

Porfirio Martínez Peñaloza (1916-2016)

León Felipe, intrépida metáfora

Leer al poeta Rubén Dario

La Presea Generalísimo Morelos para José Mendoza Lara

Leer al poeta Rubén Darío

Rubén Darío, Del símbolo a la realidad

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rúben Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío