Hugo Rangel Vargas
Las opciones de Mireles
Viernes 9 de Junio de 2017
A- A A+

El líder de las autodefensas resulta un hombre incómodo para el régimen.
El líder de las autodefensas resulta un hombre incómodo para el régimen.
(Foto: Cambio de Michoacán)

José Manuel Mireles Valverde ha dejado la prisión en la que de manera absurda permaneció durante tres años. Su libertad, sin embargo, no ha significado su justicia puesto que las autoridades le siguen un proceso del cual no ha sido exonerado a cabalidad, mismo que se yergue como una espada sobre su cuello ante el evidente uso político de la ley en su contra.

Y es que el líder de las autodefensas resulta un hombre incómodo para el régimen. Su capacidad de atraer reflectores derivada de su arrojo, así como su habilidad para sobrevivir, política y físicamente, ante condiciones extremadamente adversas, son factores explosivos que se agregan a lo incisivo de sus cuestionamientos sobre el grado de corrupción de la clase gobernante.

Un poco más mesurado, aunque con la agudeza de sus críticas más afinada, Mireles ha insistido en que “la lucha debe continuar”, y si bien ha dejado entrever que las armas ahora podrían ser otras, ha dicho que sólo hasta que haya paz podría darse “el lujo de dejar de luchar”.

Medico de formación, Mireles Valverde sabe bien que el diagnóstico de la entidad y del país sigue siendo el mismo que provocó la efervescencia de los grupos de autodefensa. La inseguridad galopa aún sobre el lomo suave y acolchonado de la impunidad y la corrupción de las autoridades, la crisis social que desmiembra familias y desarticula valores está acelerándose como producto de la falta de oportunidades y de la terrible desigualdad, la crisis aguda de representatividad y de legitimidad que padece el gobierno es el acicate que obliga a la ciudadanía a pensar en formas de organización autónoma y en algunos casos de autogobierno.

Por ello es que los ingredientes de la mezcla que dieron pie a esa manifestación de hartazgo en la Tierra Caliente michoacana están puestos en la mesa. Mireles lo sabe, pero su reacción ahora se sopesa con otros factores y con la apertura de muchas más alternativas. Sin embargo, el movimiento de las autodefensas podría impregnarse en el destino del país y de Michoacán, si es que su líder decide que sus posibilidades de lucha se abran en el terreno de la sociedad civil.

Sin embargo, las tentaciones sobrarán para Mireles ante el permanente asedio de los partidos políticos de cara a la coyuntura de 2018 y lo rentable que podría resultar en términos de votos su figura. Sin descalificar la vía electoral, el líder de las autodefensas podría ser la punta de lanza de un proceso de recuperación social de la capacidad de asombro, del cual la representación en espacios públicos podría ser la consecuencia, quizá no la causa.

Por ello desde que salió en libertad, Mireles ha llamado a muchos ciudadanos a unirse al llamado para despertar conciencias. Las consecuencias de que el futuro del país se debata desde la conciencia de los ciudadanos podrían significar una verdadera vanguardia transformadora que derive en efectos, sí en el proceso electoral venidero, pero con resonancias mucho más allá de esa inmediatez.

Las alternativas de Mireles son vastas pero no se trata sólo de él. El doctor sabe que el malestar del país debe ser combatido con un remedio de amplio espectro. Por ello es que quizá a su figura le sigan otras, probablemente con menos barba y bigote, con mucha menos agudeza o sin la estatura física y moral de su persona, pero todas haciendo eco a su pertinente llamado a sacudir el alma ante la injusticia.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Transporte público: Renovarse o morir

Condonaciones inmorales

Presupuesto: la madre de todas las batallas

El apocalipsis que no llega

Autocracia silvanista

El coletazo electoral de los Estados Unidos

Armas, drogas y Chapo

Mexiconomía

¿Estaríamos mejor cómo íbamos?

AMLO: Las cartas bajo la manga

Paz en Michoacán

Trump el incomprendido

Vuelta al estado de naturaleza

El coletazo electoral de los Estado Unidos

La derrota moral de la oposición

Los efectos “anti expectativas” de los programas del bienestar

El cambio que aún no llega

El fin del neoliberalismo

El tiempo perdido de Trump en Venezuela

Perspectivas económicas

Sanders: Running Again

Al diablo con sus instituciones

Turismo y Cuarta Transformación

Los ecos del desabasto

Una nueva carrera tributaria

2019: Presupuesto base cero

Roma y la capacidad de asombro

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa