Alejandro Vázquez Cárdenas
Política, odio y resentimiento
Miércoles 7 de Junio de 2017
A- A A+

La sabiduría popular nos dice que algunos temas no son precisamente los más adecuados para ser ventilados en algunos lugares. No porque sean algo malo por sí mismos, o de mal gusto; simplemente no es una buena idea sacarlos a relucir. Dentro de estos temas se incluyen la política y las creencias religiosas, temas en los cuales por lo general las personas tienen firmes opiniones, a prueba de bombas, invulnerables a todo razonamiento, producto de una serie de experiencias y enseñanzas que se remontan a la niñez y su entorno familiar.

Cientos de ciudadanos asistieron desde temprana hora a las casillas, ejerciendo su derecho al voto en estas elecciones 2017.
Cientos de ciudadanos asistieron desde temprana hora a las casillas, ejerciendo su derecho al voto en estas elecciones 2017.
(Foto: Cuartoscuro)

Transgredir estas recomendaciones puede llevar a incómodas situaciones; éstas se pueden dar en cualquier momento y en cualquier plática entre conocidos y otros no tanto; puede ser en un café, en el trabajo, en el lugar más inverosímil (un quirófano); al comentarse algún tema político sorpresivamente nos topamos con alguien que con vehemencia digna de mejor causa proclama su absoluto respaldo a "X" personaje que a nosotros nos parece impresentable. Tarde nos damos cuenta de las sólidas fobias de esa persona y su incapacidad para escuchar argumentos. Entonces el asunto se descompone pues no estamos frente a un simpatizante, sino un fanático. Y si esta persona, de manera exaltada descalifica a todos los no que piensen como él, estamos hablando de un intolerante con una gran carga de resentimiento social.

La denominación "resentido" aplica a una persona que guarda una intensa inconformidad, especialmente cuando ello influye en su vida habitual. "Resentimiento" es aquella sensación de rechazo o enojo hacia algo o alguien por sentirse perjudicado. Algunos lo definen como el enojo o enfado por algo. Pero otros son más específicos, sostienen que es un sentimiento especialmente doloroso, caracterizado por un rencor sordo, frecuentemente inconsciente, de envidia u odio impotente, que se manifiesta en críticas, comentarios o insinuaciones que desprestigian a la persona que es objeto del resentimiento (FCH, EPN, PRIAN, etcétera).
Este sentimiento se emparenta con el odio, sentimiento que, como sabemos, tiene afinidad con la venganza y la defensa de los intereses propios. Pero aclaremos, ¿qué es el odio? Sucintamente el odio es definido como un sentimiento negativo, de profunda antipatía, disgusto, aversión, enemistad o repulsión hacia una persona, cosa o situación, así como el deseo de evitar o destruir aquello que se odia.

¿Qué causa el odio? Darwin decía que sus raíces estaban en la venganza y en la defensa de lo que consideramos nuestros intereses. “Si hemos sido o esperamos ser agredidos por alguien (…) ese alguien nos será desafecto, y el desafecto se convierte fácilmente en odio”. Fromm coincide con la visión de Darwin: el odio surge como respuesta a la “amenaza (de alguien o de algo) a los intereses vitales de una persona.

¿Y cuáles son las características del resentimiento? Resentimiento es evocar un sentimiento de hostilidad contra una persona o personas que consideramos que nos han tratado mal, molestia que se siente cuando se habla de una determinada persona, incapacidad para perdonar, incapacidad de dejar pasar y olvidar; dolor emocional no resuelto que se siente cuando no se logra aceptar una pérdida; es el resultado de pensar que se fue víctima de un trato injusto (fraude), es el rencor hacia una persona o grupo que se considera que ha impedido lograr ciertos objetivos (les robaron la elección). En ocasiones el resentimiento se transforma en el motor y la razón de su vida.

¿Cómo lo podemos detectar? El resentimiento se manifiesta cuando la persona presenta hacia un individuo o grupo los siguientes datos: pone mala cara, escasamente disimulada, ante la presencia o mención de la persona objeto del resentimiento. Habla invariablemente con franca hostilidad o de manera degradante de él, ella o de ellos. Se refugia en un círculo de personas con similares características, leyendo sólo periódicos y revistas afines, sin poder entender que son medios que al manipular dolosamente las noticias retroalimentan la ira y resentimiento de sus crédulos lectores empeorando su ya incómoda existencia.
Y usted, amable lector, ¿conoce a algún resentido?

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada