Juan Pérez Medina
Por la construcción de un nuevo sujeto político de cambio de los trabajadores
Martes 6 de Junio de 2017
A- A A+

Para recomponer el movimiento social “se necesita una poca de gracia y otra cosita”, como dice la letra de la popular canción de “La bamba”. Entre los actuales referentes y las organizaciones sociales y de base hay una gran diversidad que a veces parece más una desventaja. Los matices llegan a convertirse en elementos imposibles de superar, sobre todo cuando de definir compromisos unitarios se trata. Entre el campo popular llega a haber situaciones que conducen a las tendencias a mantener conflictos que son más entre ellos que con el enemigo, conduciendo a estas agrupaciones a un desgaste mutuo que el enemigo celebra, estimula y aprovecha. La lucha entre facciones equivocadamente se vuelve fundamental y el principal obstáculo para alcanzar acuerdos unitarios de corto y largo plazo. Existen además otras formas de dispersión que tienen que ver principalmente con la relación práctica con el Estado de parte de algunas de ellas. En este sentido hay muchas organizaciones de masas que no se plantean más la trasformación del país o el asalto al país. Ese objetivo dejó de tener sentido para ellas cuando en su perspectiva no existe el largo plazo, sino las respuestas a una serie de reivindicaciones economicistas y peticionarias que buscan mantener a las masas en la pobreza, pero bajo el control de los resultados de las gestiones por vivienda, por proyectos productivos, etcétera. Estas organizaciones se vuelven cotos de poder unos cuantos. Espacios de control social y político, generalmente en beneficio de sus dirigentes, quienes acaban obteniendo beneficios que les permiten acceder a niveles de bienestar clasemedieros, alejándose de los objetivos políticos y convirtiendo a su organización en grupos de presión para la negociación, incluso de cargos públicos, como ocurre con varios sindicatos y organizaciones sociales y campesinas en Michoacán. Son entes dedicados a mantenerse o crecer para mantener o acrecentar los niveles de negociación con el Estado o con los partidos políticos. No hay lucha política de clases, sólo oportunismo político. Su negociación con el gobierno y las relaciones de apoyo que generan en torno a partidos o candidatos llega a convertirlos en una especie de mercenarios a los cuales lo mismo da un partido o candidato, siempre y cuando sea conveniente para sus intereses, que no los del pueblo, y a los cuales el gobierno logra medir y controlar, pues sabe hasta qué punto habrán de llegar y la forma en cómo podrá resolver la tensión que lleguen a generar. En no pocas ocasiones hay respuestas no escritas de beneficio particular, que son las que acaban por diluir cualquier protesta.

Espacios de control social y político, generalmente en beneficio de sus dirigentes, quienes acaban obteniendo beneficios que les permiten acceder a niveles de bienestar clasemedieros
Espacios de control social y político, generalmente en beneficio de sus dirigentes, quienes acaban obteniendo beneficios que les permiten acceder a niveles de bienestar clasemedieros
(Foto: Disse)

Por eso es tan difícil unir al movimiento popular (léase organizaciones sindicales, estudiantiles, campesinas, indígenas y populares) en torno a la lucha política que implique construir y consensuar una única plataforma y un único plan de acción o programa de lucha que supere las formas que el Estado ha establecido como formas de control o mediación social. La magnitud de la hegemonía de una clase sobre su antípoda se manifiesta de acuerdo con su capacidad de imponer un discurso y una realidad posible con algunos matices que, a pesar de todo, no controla y que es el embrión de cambio. Los últimos 50 años se han caracterizado por una fuerte hegemonía del capital que se manifiesta en una derrota política y, sobre todo, ideológica que no logramos superar, a pesar de las manifestaciones de inconformidad que se han venido suscitando con mayor frecuencia e intensidad, fundamentalmente como elementos de un crecimiento del malestar social. No existe una propuesta más allá de las formas tradicionales de confrontación con el Estado que haga frente a los nuevos desafíos de los trabajadores y sus familias. Ecologistas, feministas, indigenistas, etcétera, no son más que maneras de encauzar mecanismos de presión sobre el capital para buscar humanizarlo, que no derrotarlo. Habría que mencionar que por parte del movimiento sindical éste se sitúa en la forma más simple de organización que busca sus reivindicaciones gremiales, sin mirar más allá de lo que implica mejorarlas.
El espíritu meramente gremial, junto con la generación de relaciones de gobernabilidad con el gobierno y, por qué no decirlo, de corrupción, es el que atraviesa la vida de la inmensa mayoría de los sindicatos lamentablemente. No hay sindicatos clasistas, aunque lo repita la CNTE por ejemplo, para llegar a creerlo. Su lucha es eminentemente gremial y no se ven visos de que esto pueda superarse a corto o mediano plazo. Al menos no en las actuales condiciones. Pero sí la CNTE está así, ¿qué se puede esperar de otros sindicatos menos politizados?

Conformar un nuevo sujeto de cambio es una tarea que no puede soslayarse por parte de los trabajadores, pues de lo contrario acabaremos perdiendo todas nuestras conquistas, de por sí disminuidas y altamente amenazadas. Su integración reclama de parte de las organizaciones más avanzadas el ponerse al frente y avanzar en una nueva propuesta que se sostenga en una plataforma de reivindicaciones políticas, enviando las exigencias gremiales a segundo plano. Junto a ellas debe convocarse a los cuadros políticos más comprometidos e ideológicamente formados de tal forma que puedan brindar claridad y compromiso al quehacer político y la lucha ideológica de la clase trabajadora. Pero la tarea de formar una nueva organización política de los trabajadores en la entidad y el país es cada vez más urgente y necesaria, y digo política y no partidaria, por si alguien pudiera confundirse.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Organización, lucha y unidad popular ahora y desde abajo

Y para transformar la ciudad (Segunda parte)

¡No debe haber gobierno rico en un país de pobres!

Reflexiones sobre los días últimos por venir

El inútil voto útil

Los trabajadores ante la conmemoración del 1 de mayo

A construir el triunfo con alegría

La elección del 1º de julio y el cambio posible

Morena: falta de compromiso

Los saldos en la Sección XVIII

Que sea tu cruel adiós mi Navidad

La Ley de Seguridad Interior

De los Panama Papers a los Paradise Papers

El “bloque” electorero

¡Por un congreso de los trabajadores independientes en Michoacán!

El conflicto en el IIFEEM

¿Otro Mezcalito?

Organización popular, plataforma y acción política para enfrentar la actual coyuntura política

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Llámenme Mike

Hill Arturo del Río, Gaudencio y sus sindicatos venales de protección

Morena en su laberinto

Los trabajadores ante los contratos de protección: una muestra

¿Por qué la urgente defensa de la FECSM?

¿Y después del día de mañana?

La imposición que viene en 2018 y las vías para evitarla

Por la construcción de un nuevo sujeto político de cambio de los trabajadores

Por la construcción de la unidad política de los trabajadores

El cambio que se necesita

La inviabilidad del capital

El Nuevo Modelo Educativo

El nuevo modelo educativo

El nuevo modelo educativo

A deslegitimar el consenso neoliberal en México

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Contra los embates del gobierno neoliberal, la urgente organización popular

La manifestación de la contra

Por un nuevo constituyente y una nueva Constitución

A fortalecer la lucha ciudadana y popular en contra del gasolinazo

La insurgencia contra el hartazgo es la lucha por la vida misma

¿Por qué los adultos no respetan los derechos de los niños?

De aviadores y otras criaturas partidistas

Fidel visto por otros

La urgente y necesaria unidad sindical

¿Hasta dónde somos capaces de aguantar?

La encrucijada

Los males del neoliberalismo en la UMSNH

El derecho a exigir justicia y vida digna

En 2017, como siempre los sacrificados serán los trabajadores

Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa

Lo que sigue

¿De qué independencia estamos hablando?

¡Barbarie capitalista de este siglo!

Las nuevas dimensiones de la lucha

La imposibilidad y complejidad de la construcción de una propuesta consensuada

Lo inviable del modelo neoliberal

Sin novedad en el frente

Los mártires de Nochixtlán

¡El sargento Nuño debe renunciar!, ¡Peña Nieto asesino!

Ante la indolencia del gobierno, la organización y la movilización

Y sin embargo se mueven

¿Cómo prepararse para estallar el paro de labores el 15 de mayo próximo?

La soberbia y el despilfarro que le pagamos al señor gobernador

Los trabajadores ante la conmemoración del 1º de mayo

Paro nacional y represión gubernamental: gobierno vs CNTE.

El Consejo de Participación Empresarial en la educación de Silvano

¡Zapata vive! ¡La lucha sigue!

Una historia de amor y traición: La Expropiación Petrolera

Los grupos y el protagonismo de la base en la Sección XVIII del SNTE-CNTE

La huelga del SPUM

El Séptimo Congreso Seccional de Bases

Lo que sigue para el magisterio

Un necesario balance a las seis tareas del proyecto político sindical de la Sección XVIII

El Estado laico, el gobierno de Michoacán y la visita papal

La construcción del sujeto histórico en la Sección XVIII del SNTE

Reflexiones iniciales hacia el nuevo congreso sindical de magisterio democrático

Augurios

El discreto encanto de la burguesía local

Las circunstancias actuales y la renovación en la Sección XVIII del SNTE

El fracaso del gobierno en la evaluación del domingo negro

El Congreso Estatal de Morena

El gobierno de izquierda en Michoacán

El flamante gobierno michoacano del “orden y progreso”

Una nueva etapa en la resistencia de los maestros contra la Reforma Educativa

Morena se renueva

Las enseñanzas de las manifestaciones del 26 de septiembre

A 50 años del asalto al Cuartel Madera

15 de septiembre, ¿qué festejamos?

El derecho social y humano a la educación y la toma de la UMSNH

30 de agosto: Día del Detenido-Desaparecido

El camino de concreción de la evaluación docente emanada de la Ley General del SPD

La verdadera oposición que necesitamos

A 120 años de la muerte de Federico Engels, el padre del proletariado mundial

¡No podrán!

Un gobierno que no pasa la evaluación de su desempeño es el gobierno del ignorante Peña Nieto

El magisterio michoacano no dejará pasar la evaluación para la permanencia

La Reforma Educativa, la acción opositora de la CNTE y los imponderables

Todo sigue igual

Silvano, el verdadero candidato del PRI

Incongruencias

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Para qué aprender en la escuela: concientización o productivismo

En la elección que viene: Morena vs los partidos firmantes del “Pacto contra México”

El Programa de Escuelas de Tiempo Completo: Una reivindicación del magisterio estatal

Escuela Licenciado Juan Ortiz Murillo: El coctel

Las elecciones de 2015 en la entidad

¡Vamos por el cambio, vamos con Morena!

Las razones de mi registro a Morena y los argumentos del CEN para negarlo

En el 2015 los ciudadanos con Morena vamos a construir el cambio verdadero

El que termina, un mal año para los trabajadores de la SEE

Las elecciones del 2015 en Michoacán y las expectativas del campo popular

El Segundo Informe

El país que somos (parte 1)

El derecho social a decidir y las perversiones de la Suprema Corte de (in) Justicia de la Nación

Juan Pérez Medina

El narcoestado y la descomposición social y humana en México

¿Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa?

¿Elecciones en Michoacán?

En honor a los caídos en Ciudad Madera, Chihuahua, el 23 de septiembre de 1965

¿De qué tipo de fervor patrio estamos hablando?

El año de la evaluación, el año que estamos en peligro

El Estado en quiebra

¡El regreso a clases!

Germán Martínez, el despreciable estúpido y los panistas de la Vela Perpetua

Corrupción en el gobierno y su clase económica ¿Cuál de ellos cerrará la puerta?

Confesos el diputado Ernesto Núñez y el edil Juan Carlos Campos: ladrones, corruptos y cínicos que deberían estar en la cárcel

La contrarreforma energética: regresa 74 años después el petróleo a sus antiguos dueños

2015: El festín electoral que viene

Relevos en SEE, vaticinios de una encrucijada con más de lo mismo

AMLO, el político opositor más importante de México

Fausto: el gobernador que nunca fue

Mentirosos Primero: La manipulación de la conciencia

Fin al abuso, otra vertiente de la estrategia en contra de los maestros

Los trabajadores de la educación vs la LGSPD: miedo, incertidumbre y soledad

Entre el temor, la incertidumbre y la soledad: los trabajadores ante la implementación de la Reforma

Día del Maestro: la precarización sin precedente de la labor del maestro

El robo de las aportaciones pensionarias de los trabajadores de la educación por parte del gobierno del estado

La situación de los trabajadores en 2014 peor que 1886

Día del Niño: entre la pobreza, la marginación y la violencia

Por siempre Gabriel García Márquez

La catástrofe capitalista michoacana

La crisis capitalista: sin salida

Golpes exportados

Venezuela está pariendo revolución

La acción tutorial en educación a través de la historia

Inventario de JEP

2014, otro año que estaremos en peligro

La tragedia de México

¡Malditos!