Arturo Alejandro Bribiesca Gil
Tres apuntes de la elección del Estado de México
Jueves 1 de Junio de 2017
A- A A+

El próximo domingo 4 de junio se decidirá, entre otros procesos electivos, el de gobernador del Estado de México. Todo indica que será un final de fotografía entre el continuismo, PRI, y la disrupción, Morena. De lo acontecido y por acontecer hay quienes pretenden sacar lecciones que les permitan hacer prospectivas para 2018; un servidor, para no caer en pronósticos poco acertados, sólo pretende destacar algunos apuntes muy generales que sí puedan ser extrapolados a otras latitudes físicas y temporales, electoralmente hablando.

El próximo domingo 4 de junio se decidirá, entre otros procesos electivos, el de gobernador del Estado de México.
El próximo domingo 4 de junio se decidirá, entre otros procesos electivos, el de gobernador del Estado de México.
(Foto: TAVO)

Primer apunte



El crecimiento electoral y político del perredista Juan Zepeda, ex presidente municipal de Nezahualcóyotl, demuestra que pueden existir campañas políticas exitosas que no por fuerza concluyan en la victoria. Este candidato entró tarde en la contienda y en un rezagado cuarto lugar; sin embargo, hoy día varias encuestas lo ponen en un muy digno tercer lugar. El crecimiento inesperado se atribuye a su imagen fresca y popular, por tanto, más allá de estructuras e inversiones millonarias, queda claro que un buen candidato o candidata puede cambiar escenarios visiblemente firmes. Asimismo podemos confirmar que también perdiendo se gana, por que sin duda hay un Juan Zepeda antes y después de esta elección. Al tiempo.

Segundo apunte



El voto duro de los partidos políticos y el uso, cada día menor, de estructuras gubernamentales en temas electorales, es factor para hacer competitivo a un candidato, pero de ninguna manera le garantiza el triunfo, lo que prueba que nuestra democracia, a pesar de sus imperfecciones, está cada día más fortalecida, e inclusive me atrevo a señalar que estamos viviendo la desaparición de la efectividad de las llamadas campañas de Estado, pues todo indica que será más fácil arribar a un cargo público desde la oposición que como candidato oficialista; la alternancia será la regla y la permanencia, la excepción, ello a pesar de la reelección, la cual tiene como fin evaluar no perpetuar (ojalá no se envilezca).

Tercer apunte



La aplicación de la segunda vuelta electoral sería un ejercicio muy interesante y benéfico para el Estado de México y para el país en general. Esta elección por momentos ha sido considerada a tercios y hasta a cuartos, por lo que obviamente tendrá un ganador con una muy baja legitimidad de origen, ello partiendo del hecho que quien gane probablemente lo haga superando apenas el 30 por ciento de los votos de un 60 por ciento del padrón electoral (siendo optimistas respecto al tema del abstencionismo), hagan sus cuentas de representatividad.

Dicha figura permitiría polarizar para legitimar, decantando sólo dos proyectos, generando un vencedor con la requerida legitimidad de origen que permita una mayor gobernabilidad y gobernanza.

Ahora bien, ¿cómo se comportarían todos los actores políticos ante la posibilidad de este escenario?, ¿qué haría Josefina?, ¿llamaría a votar por el PRI?, con el que sin duda hay lazos comunicantes y los recursos a su organización así lo demuestran. ¿Qué haría Juan Zepeda?, ¿tratar de formar gobierno de coalición con sus hermanos de Morena? Como estas surgen mil dudas y escenarios más, que toda vez que nuestra legislación no contempla la segunda vuelta quedan en el terreno del “hubiera”, que ya sabemos que no existe, pero así como la ciencia ficción, entretiene y entretiene mucho.

En fin, los invito a la reflexión y a sacar sus propios apuntes para así continuar con el eterno juego de la especulación política.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano