Rafael Calderón
Elegía del destino
La generación del tercer milenio
Lunes 29 de Mayo de 2017
A- A A+

El grupo de poetas que completa la travesía lírica como ejemplo de la recta final de estos tiempos es por aquellos que rondan 35 años de vida. Por lo que hay que recordar que nacieron hacia la segunda mitad de la década de los 70 del siglo XX y se extiende hacia a la siguiente década, y al revisar las distintas muestras de poesía sobresalen una inmensa cantidad de autores. Algunos de estos se antoja que ya son determinantes y completan el mapa de la literatura entre siglos.

Leonarda Rivera, quien ha publicado en la revista Punto de Partida de la UNAM, Crítica de la Universidad de Puebla y en Revista de la Universidad de México (donde ha figurado un estilo muy suyo) y en suplementos como La Jornada Semanal
Leonarda Rivera, quien ha publicado en la revista Punto de Partida de la UNAM, Crítica de la Universidad de Puebla y en Revista de la Universidad de México (donde ha figurado un estilo muy suyo) y en suplementos como La Jornada Semanal
(Foto: Especial)

Por lo que se ocupa dejar de lado la lista inmensa de autores y ver cómo es que enriquecen la tradición lírica de estos tiempos. En el punto de partida se observan por dos o tres ejemplos notables que han publicado en estos tiempos con arraigo. El primer ejemplo es Leonarda Rivera, quien ha publicado en la revista Punto de Partida de la UNAM, Crítica de la Universidad de Puebla y en Revista de la Universidad de México (donde ha figurado un estilo muy suyo) y en suplementos como La Jornada Semanal. La realidad es que abre el diálogo generacional con autores mexicanos y rompe ciertos límites territoriales y abreva en una configuración de su propia condición literaria. Ya que distintivo del resto de los de su misma edad es que se han dado a la tarea de escribir y publicar y convocar con la complicidad apasionada de Daniel Wence el mítico Encuentro Nacional de Potas Jóvenes Morelia 2013, 2016 y 2017, con resultados que si bien es cierto con dificultades, han abonado, más bien un ingrediente único para dialogar con autores de su generación y por su cuenta Rivera publica tres libros de poesía y uno de éstos destaca sobremanera.

El otro caso interesante es José Agustín Solórzano, que si bien es cierto que no es un solitario entre los de su grupo y de su generación, su actividad tiene por lo menos dos o tres coordenadas registradas en su escritura: su poesía lo hace estar delante de su agrupación, la Sociedad de Escritores Michoacanos (Semich), que está comandada por su fundador, Alfredo Carrera (dicho sea de paso, es quien recupera para la historia de la literatura de Michoacán el Ateneo Literario, que comandara en su tiempo su abuelo, contemporáneo de los nicolaitas trágicos) para seguir aclarando que Solórzano Aguilar arriesga por el encuentro de un estilo y de una voz propia y próxima a este término. Además tiene la osadía de declararse poeta intisolemne, partidario del chileno Nicanor Parra (sabiendo que es legión como pieza única la poesía en lengua española. Pero en lo local valdría la pena reflexionar si asimila esta expresión con poetas como Ramón Martínez Ocaranza y si tiene presente el estilo extraordinario vanguardista de Octavio Paz, por poner dos ejemplos de ruptura con su tiempo) porque seguro quiere ser un autor vanguardista y aspira a enriquecer ese diálogo, pero la realidad de su escritura está cimentada en la ciudad de Morelia. Es un punto de partida y encuentro con lo que publica. Pero José Agustín deja percibir un estilo que experimenta con la escritura. Aunque no es el único de los de esta agrupación literaria (Sociedad de Escritores Michoacanos), es hasta ahora el que está presente y bien puede extenderse al caso específico de Armando Salgado y lo mejor será extenderse con casos que bien pueden ser resaltados del conjunto de lo que escriben y tienen como práctica la literatura.

Esta generación (los nacidos primordialmente en los años ochenta) está presente en la poesía mexicana, sobre todo las ediciones digitales y la edición de poemas en revistas o suplementos; sucede por la edición de un libro y la novedad del diseño digital. Son parte de una travesía enriquecedora del grupo al que indistintamente pertenezcan como es el caso de Leonarda Rivera, Armando Salgado, Daniel Wence, José Agustín Solórzano, Magdiel Torres; han publicado poemas por medio de las ediciones tradicionales o casi inmediatamente su creación literaria sale a relucir a través de las ediciones digitales.

Han registrado su labor por medio de cofradías y logrado un mapa diferente: escriben con postulados estéticos que se antojan diferentes a lo que sucede en el resto de su generación. La revelación o renovación con la métrica aún no es su fuerte pero títulos como Cofre de pájaro muerto, Música para destruir una ciudad y Monomanía del autómata ya registran una identidad renovadora en la tradición michoacana del siglo XXI. Son parte de una lectura que cuenta la inmensa labor realizada hasta estos años del tiempo presente.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Morelia: 190 años en la poesía

Gerardo Sánchez Díaz; profesor emérito

Homenaje al poeta Virgilio

Homenaje al poeta Virgilio

AMLO: misión cumplida

Una edición excepcional: libertad por el saber

Escribir es recobrarse: Octavio Paz

Mallarmé dado a la luz por Ximena Subercaseaux

Octavio Paz: homenaje a una estrella de mar

La Universidad Michoacana y la trayectoría de los rectores

Ante la muerte de Nicanor Parra

Contraelegía: José Emilio Pacheco

En honor del novelista Jaime Martínez Ochoa

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Las concordancias del verbo o 70 años de Gaspar Aguilera Díaz

“La muerte del Quijote”, poema de José Antonio Alvarado

José Antonio Alvarado, in memoriam

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

El Café del Prado, en el Centro Histórico de Morelia

La poeta Margarita Michelena

Pedro Garfias, 50 años después

La hora de la política: el regidor Osvaldo Ruiz Ramírez

Lucía Rivadeneyra: “Cuenta la estoria”

Pedro Garfias 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Ramón Xirau y la poesía iberoamericana

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Diario, páginas extraídas

El pensamiento lírico de Odisseas Elytis

Alfonso Reyes: Un puñado de citas gongorinas

Las visitas a Paseo del Guamúchil

La generación del tercer milenio

La generación del tercer milenio

Lucía Rivadeneyra: De culpa y expiación

La ruptura generacional de la poesía michoacana

Para gozar la poesía de José Antonio Alvarado

La ruptura generacional de la poesía michoacana

La ruptura generacional del medio siglo en la poesía de Michoacán

Juan Bañuelos, in memoriam

Alfonso Reyes y la ciencia de la literatura

Los pasos políticos de un peregrino

Corona de llamas: “Tu piel vuelve a mi boca”

Laboratorio para una poética del siglo XXI

La ciencia de la literatura de Alfonso Reyes

Gaspar Aguilera Díaz, entre el blues y el jazz

La Ilíada: traslado de Alfonso Reyes

Noticias de las Tesis filosóficas de Morelos

Yo no estoy a favor de los adeptos: André Breton

Gaspar Aguilera Díaz: la escritura en movimiento

Alfonso Reyes o la Grata compañía

Alfonso Reyes y su constancia poética

El turno y la presencia de Manuel Ponce

El turno y la presencia de Benjamín Fernández Valenzuela

El turno y la presencia de Concha Urquiza

El turno y la presencia de Enrique González Vázquez

El turno y la presencia de Carlos Eduardo Turón

Diario, páginas extraídas

El turno y la presencia de Tomás Rico Cano

El turno y la presencia de Francisco Elizalde García

El turno y la presencia de Alejandro Avilés

El turno y la presencia de Marco Antonio Millán

El turno y la presencia de Alfonso Rubio y Rubio

El turno y la presencia de Alfonso Méndez Plancarte

El turno y la presencia de Francisco Alday

El turno y la presencia de José Luz Ojeda

El turno y la presencia de Ezequiel Calderón Gómez

El turno y la presencia de Gabriel Méndez Plancarte

El turno y la presencia, una introducción

El turno y la presencia. Una introducción

El turno y la presencia: una introducción

Esbozo y acercamiento

Porfirio Martínez Peñaloza (1916-2016)

León Felipe, intrépida metáfora

Leer al poeta Rubén Dario

La Presea Generalísimo Morelos para José Mendoza Lara

Leer al poeta Rubén Darío

Rubén Darío, Del símbolo a la realidad

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rúben Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío