Eduardo Nava Hernández
Rebelión de los trabajadores de Walmart
Sábado 27 de Mayo de 2017
A- A A+

De manera sorpresiva pero no inexplicable, en los últimos días los trabajadores de varios almacenes de autoservicio en Morelia salieron a manifestarse públicamente e incluso paralizaron los centros de trabajo. Son empleados de las tiendas Aurrerá, Walmart y Sam’s Club, pertenecientes a la cadena transnacional Walmart, la más grande y poderosa del mundo en su ramo, propiedad de la familia estadounidense Walton, heredera de la fortuna iniciada por Sam y James Walton (fallecidos en 1992 y 1995, respectivamente), y que a la fecha se estima la más rica de Estados Unidos con bienes por más de 130 mil millones de dólares.

La movilización de los trabajadores, no sólo en Michoacán sino en otros puntos del país, como Puebla, Jalisco y Acapulco, estalló al recibir el reparto de utilidades al que por ley la empresa está obligada, y que aquellos consideraron “una burla”. Algunos de ellos recibieron 200 pesos o menos, habiendo quienes sólo obtuvieron dos pesos o incluso algunos centavos después de un año de trabajo. Lo notable, en este caso, es que a esos empleados nunca se les ha permitido organizarse en sindicatos ni contar con una representación real frente a la parte patronal.

La cadena Walmart es introductora de un sistema de control laboral basado en contratos precarios, bajos salarios, inexistencia de organizaciones gremiales de sus empleados e incluso de un modelo ideológico que pretende quitar al trabajador su identidad y su condición como asalariado para presentarlo como “asociado”. De entre ellos se selecciona al “asociado del mes” como un pequeño estímulo a la mayor productividad de los trabajadores, y sobre todo se le hace sentir identificado con la empresa y comprometido con ella, obligado a dar su mayor esfuerzo pese a la escasa retribución, defenderla y procurar la elevación de las ganancias.

La movilización de los trabajadores, no sólo en Michoacán sino en otros puntos del país, como Puebla, Jalisco y Acapulco, estalló al recibir el reparto de utilidades al que por ley la empresa está obligada, y que aquellos consideraron “una burla”.
La movilización de los trabajadores, no sólo en Michoacán sino en otros puntos del país, como Puebla, Jalisco y Acapulco, estalló al recibir el reparto de utilidades al que por ley la empresa está obligada, y que aquellos consideraron “una burla”.
(Foto: ACG)


Walmart es considerada, “por sus métodos insustentables, prácticas dudosas y su explotación del mercado global”, como la tercera transnacional más nociva del mundo en una clasificación publicada en la página ecologista Ecoosfera (http://ecoosfera.com/2013/12/top-5-las-companias-mas-malvadas-sobre-la-faz-de-la-tierra/). Castiga los precios de compra a los productores, importa masivamente productos manufacturados de China para abaratar costos, paga, como queda dicho, salarios mínimos y combate la organización laboral. En diversas partes del mundo se ha visto envuelta en escándalos de corrupción por sobornar autoridades, como el que se conoció en México hace unos años, cuando la empresa logró el beneplácito del INAH y el gobierno del Estado de México para construir un almacén en la zona arqueológica de Teotihuacán.

En la actualidad la cadena comercial cuenta con unos 2.2 millones de trabajadores en todo el mundo, casi todos ellos en condición precaria y sin defensa sindical. “En Estados Unidos, Walmart es el principal empleador privado, con un millón 900 mil empleados y casi cuatro mil tiendas. La empresa se ha expandido por otros trece países y en 2006 tuvo una facturación mundial de 351 mil millones de dólares. (…Una) investigación de Human Rights Watch reveló que ninguno de los trabajadores de Walmart en Estados Unidos se encuentra representado por sindicato alguno. ‘En Brasil, ninguna de sus 290 tiendas tiene un delegado’”, dice un reportaje publicado en el diario argentino Página12 en mayo de 2007.

Los intentos de sindicalización o de que firme una contratación colectiva han sido derrotados por la cadena de almacenes mediante despidos, amenazas y aún en tribunales en Argentina, Canadá y otros países. Sólo en Alemania esta poderosa empresa ha sido condenada por practicar el dumping –la venta subsidiada de productos a precios por debajo de sus costos de producción para hacer quebrar a los competidores– y por constituir una competencia desleal a los pequeños comercios locales. Walmart fue obligada, virtualmente, a abandonar sus negocios en la economía más fuerte de Europa.

En México, un grupo de empleados agrupados en la Organización de Trabajadores del Grupo Walmart de México (OTGWM) ha venido denunciando recientemente la constante violación de derechos laborales. Según esta coalición, la empresa tiene en nuestro país 230 mil trabajadores con un índice de 40 por ciento de rotación laboral, es decir que de cada 100 empleados contratados, despide a 40 en un plazo corto. Además se ampara en contratos colectivos de protección para la parte patronal y es la empresa que recibe más demandas de carácter laboral ante las juntas de Conciliación y Arbitraje; sólo en la Ciudad de México, un promedio de 100 por mes. Otras violaciones contra el trabajo son la rotación arbitraria de turnos, la extensión, por diez o doce horas, de la jornada laboral sin pago de horas extraordinarias y el incumplimiento en la capacitación de los trabajadores. La misma OTGWM ha denunciado que en este país Walmart también ha recurrido, como en otros, al soborno de funcionarios públicos (http://aristeguinoticias.com/2704/mexico/trabajadores-de-walmart-destapan-abusos-en-mexico-y-eu/).

Por eso asombra que por primera vez, y aun a riesgo de perder sus empleos, los trabajadores mexicanos del gigante almacenero hayan optado por salir a las calles y demandar públicamente la mejoría en sus salarios y condiciones de trabajo, así como un reparto de utilidades efectivo y justo. La protesta nos habla de una situación desesperada de los empleados frente a la arbitrariedad y sobreexplotación que sustentan una de las fortunas más grandes del planeta y se extiende como un cáncer destruyendo pequeñas economías familiares y atropellando todos los derechos posibles a sus indefensos “asociados”.

Los hoy movilizados trabajadores han convocado a un paro nacional en las tiendas Walmart, Sam’s Club, Suburbia (en proceso de venta al grupo Liverpool) y Bodegas Aurrerá. Deben ser escuchados por las autoridades del trabajo e incluso por la PGR, ante la cual existen también denuncias por actos de corrupción y violación de diversas leyes federales. Desde luego no se trata de un caso excepcional entre las grandes empresas transnacionales, pero sí de uno particularmente emblemático y extendido por los alcances de esta cadena. En realidad la precarización del trabajo productivo o, como en este caso, de servicios comerciales, es una tendencia mundial, un rasgo de la etapa ultraliberal depredadora del capitalismo actual. Mineras, empresas energéticas, fábricas textiles (Zara) y otras, no escapan a esa tendencia devastando el medio ambiente y sometiendo a sus trabajadores a las condiciones más extremas de explotación posible.

¿Cómo conmemorar dignamente el centenario de nuestro artículo 123 y de la celebrada primera Constitución en el mundo en incorporar derechos sociales cuando nuestra realidad nos habla de que un siglo no ha sido suficiente para dar a estos cumplimiento? Que esta reciente movilización de los trabajadores de Walmart encuentre respuestas entre los gobernantes y en toda la sociedad para frenar en alguna medida esa vergonzosa e indigna manera de amasar fortunas que en muchos aspectos nos devuelve a los tiempos de la primera industrialización en el siglo XVIII o los inicios del XIX.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La prueba salarial del gobierno lopezobradorista

Doce tesis acerca del 1968 mexicano

El núcleo de la corrupción en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: marchas, opacidad y fraude a la nación

La primera insurrección socialista en la historia de México

Donald Trump ante López Obrador

Elecciones: el bloque de poder en disputa

La recta final, elecciones al borde del riesgo

Presea de ignominia y afrenta a la universidad

La Universidad, el Congreso y la memoria

Lo que el debate no se llevó

La sombra del fascismo en la Universidad Michoacana

Universitarios, ciudadanos y el fraude que viene

El TLCAN, Trump y el dilema salarial

Cómo malograr impunemente una institución benemérita y centenaria

El pragmatismo en la política mexicana

Transición a la dictadura

La Universidad Michoacana en la encrucijada

La candidata del Congreso Nacional Indígena y el EZLN

El futuro del Frente Ciudadano por México

La Propuesta Aguirre para la Universidad Michoacana

El INE hacia 2018

Efrén Capiz y Eva Castañeda

Gobernar con el cinismo

Maquiavelo en el Estado de México

Rebelión de los trabajadores de Walmart

La Universidad Michoacana bajo fuego

Natalio Vázquez Pallares, México y la segunda posguerra

Fuerzas Armadas: coerción y politización

Seguridad interior y militarización, un horizonte no deseable

Donald Trump, México y la tormenta perfecta

La crisis financiera de la Universidad Michoacana

Huelga de hambre en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: el regreso de la represión y las expulsiones políticas

La toma en la Universidad Michoacana

La beligerancia de la clase empresarial mexicana

La crisis múltiple del régimen político

De víctimas y déficit de atención

Crisis multifacética y vías de acción popular

Guerra contra el magisterio

Cherán: entre la utopía y la institucionalización

Por qué defender las jubilaciones en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: quebrantar la huelga

Segundo acto: La represión

Ayotzinapa: ¿qué sigue?

El tercer mundo no es un mundo de tercera

Cinismo destilado

Guerra antipopular prolongada

La segunda fuga de El Chapo: ¿Estado paralelo o narcoestado?

El régimen canallesco y las sublevaciones que vienen

El terror y el gobierno que no nos merecemos

Tiempo de crispación

Iguala, la sociedad política y el freno de la historia

Tlatelolco, Tlatlaya, Iguala…

La consulta del PRI sobre plurinominales, una nueva amenaza a la democracia

La crisis de representación y la autodefensa social

Recuento de daños

Cherán y el futuro de las autodefensas

El despropósito del desarme

“No dialogar bajo presión”

Autodefensas: el principio del fin

Universidad Michoacana: un conflicto nada gratuito

Pluralidad de poderes y legitimidad en Michoacán

Cierre de ciclos inconclusos

La entrega petrolera

2013: Rosa Luxemburgo revisitada

La División del Norte en 2013

Los Sentimientos de la Nación

El monólogo del poder y la resistencia social

Reformismo febril e ingobernabilidad

El cerco a San Lázaro: dique al autoritarismo legislativo

Entrega del petróleo y conciencia nacional

Arlen Siu como motivo: un recuerdo y una reflexión

Reforma petrolera: ¿Unión o desunión social?

Francisco Field Jurado, defensor del petróleo mexicano

El petróleo, la batalla que viene

El Pacto por México, cadáver insepulto

La consagración de la primavera: barbarie y revolución

Evaluación educativa e insurgencia magisterial

El intento de reconstrucción del presidencialismo omnipotente

El Gordillazo: sismo sin réplicas

Universidad Michoacana: la huelga de la opacidad

El zapatismo en los tiempos de la restauración priísta

El 1 de diciembre y las izquierdas

El rumbo incierto de las izquierdas

Ante la insurgencia social, ¿contrainsurgencia oficial?

De casas del estudiante, albazos y miseria presupuestal

Universidad Michoacana: la violencia y el Consejo de la infamia

Universidad Michoacana: reconstruir la comunidad

La ley, la gracia, la verdad

La transición mexicana: entre Montesquieu y Monex

México: la democracia granuja y el síndrome de Watergate

“Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad”

Institucionalidad o ilegalidad

PRI, regreso sin gloria

El voto nulo y la abstención fortalecen la partidocracia

La elección se cierra

#yosoy132: el retorno de los jóvenes

La primavera estudiantil contra la reversión democrática

Casas del estudiante y crisis universitaria

El asalto a la Universidad Michoacana

Un atentado mortal contra el cooperativismo

Saldos y desafíos de la visita papal: México y Cuba

Lo que la partidocracia es

Tiempo de intercampaña y judicialización política

Noventa y cinco años de la Constitución y los trabajadores

Oaxaca: matar para defender al capital

El informe de la CNDH sobre Chilpancingo

2012: 50 causas para la indignación

Chilpancingo, la violencia de Estado

Las izquierdas después de Michoacán

Gobierno de coalición y proyectos de nación

El método del “mejor posicionado”

Degradación de la justicia en la Universidad Michoacana

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

PRD Michoacán: fin de ciclo

Un recuerdo para Adolfo Sánchez Vázquez

El bloque de poder, la debacle y la izquierda electoral

Del pacto de Juárez al diálogo público

Cinco años de impunidad, no de olvido

Llegando al límite

PAN y PRI: precarizar el trabajo

Las alianzas estratégicas

Anexión de baja intensidad

La tragedia del PRD y la izquierda mexicana

A diez años de la fuga del Chapo

El eterno problema del transporte

UM: pasmo, farsa y retroceso

La Universidad Michoacana en su laberinto

Elogio de Lula

1810: la insurrección popular

El mensaje presidencial y el de la muerte

Ya no, Cayetano

Desincorporación o interés público

La huelga de hambre

El rector José Narro ante la UM

El Gran Hermano del neoliberalismo

La acometida contra el trabajo

La lucha sigue

Acuerdos bajo la mesa y crisis política

Dos y dos no siempre suman cuatro

Para 2010: Reforma, libertad, justicia y ley

El CUPIA, la toga y la soga

El SME y el movimiento social

Sólo el Estado (de excepción)

El protofascismo en acción