Hugo Rangel Vargas
Correa: La reivindicación de la esperanza
Viernes 26 de Mayo de 2017
A- A A+

La historia de la humanidad no puede ser entendida sin la aparición de alteraciones y puntos de quiebre en todo tipo de tendencias. En diversos momentos los patrones de conducta, las artes y las ciencias, las instituciones –entendidas ampliamente más allá de los aparatos públicos– y los mecanismos de relación del ser humano con su entorno, han sufrido cambios por la agregación de pequeñas de fuerzas de contraposición que al acumularse alteran el conjunto de elementos, o bien por violentos virajes generados desde variables endógenas o exógenas.

En cualquier caso, el determinismo humano es el factor fundamental que explica el movimiento de la sociedad. Detrás de cualquier metamorfosis de la dinámica social se encuentra la voluntad del hombre de alterarla. La esperanza, aliento que empuja a la imaginación humana a proyectar escenarios de vida deseables y a planificar la construcción de utopías, es la condición sin la cual no es posible entender las grandes revoluciones sociales, científicas, económicas y políticas.

Rafael Correa, economista, catedrático universitario y líder del Movimiento Alianza País, asume la Presidencia de Ecuador en 2007 con una sociedad que tenía 36.7 por ciento de su población en la pobreza, cifra que ha descendido al 23 por ciento en 2015
Rafael Correa, economista, catedrático universitario y líder del Movimiento Alianza País, asume la Presidencia de Ecuador en 2007 con una sociedad que tenía 36.7 por ciento de su población en la pobreza, cifra que ha descendido al 23 por ciento en 2015
(Foto: Especial)



Sin embargo, al igual que el vocablo “cambio”, la “esperanza” ha sufrido una serie de embates lingüísticos, semióticos y retóricos. Inmersa de forma permanente en la arena política, se ha pretendido restar fuerza a su evocación libertaria al ahogarla en el infame mundo de la demagogia. Así, el ser humano que se atreve a invocar a la esperanza es, más temprano que tarde, llamado iluso, cuando no mentiroso, por traer al terreno de lo “racional”, lo “preestablecido” e “inamovible”, al “irracional”, “utópico” e “irrisorio” mundo de la esperanza.

La esperanza es un pecado capital en un momento el que la historia, si no tiene fin, al menos sólo le es dado pensarlo a quienes poseen la iluminación que proviene del monopolio del poder político o económico. El desafío que significa para la lógica conservadora la sola posibilidad de que se alteren sus modelos, a raíz del más elemental impulso creativo de la esperanza, es veneno puro.

Las lecciones que la esperanza irriga en muchas latitudes del mundo han escrito un capítulo importante en Ecuador. Y es que después de diez años en los que los habitantes de este país han emprendido fuertes transformaciones sociales, y una vez que han decidido profundizarlas con la reivindicación de su revolución ciudadana a través de las urnas, el futuro para el país sudamericano parece distinto al que estaba condenado por los intereses ajenos a los de su pueblo.

Rafael Correa, economista, catedrático universitario y líder del Movimiento Alianza País, asume la Presidencia de Ecuador en 2007 con una sociedad que tenía 36.7 por ciento de su población en la pobreza, cifra que ha descendido al 23 por ciento en 2015, lo cual equivale a que más de un millón de ecuatorianos han abandonado esta condición de marginación.

Pero quizá la irreverencia más importante y esperanzadora de la llamada Revolución Ciudadana de Correa se encuentre en el atrevimiento que significa el establecimiento del principio constitucional de “el buen vivir”, el cual desafía a la lógica capitalista que somete a la naturaleza y al ser humano al principio de maximización de la utilidad y la renta.

Según el Plan Nacional del Buen Vivir, este concepto supone “tener tiempo libre para la contemplación y la emancipación, y que las libertades, oportunidades, capacidades y potencialidades reales de los individuos se amplíen y florezcan de modo que permitan lograr simultáneamente aquello que la sociedad, los territorios, las diversas identidades colectivas y cada uno, visto como un ser humano universal y particular a la vez, valora como objetivo de vida deseable (tanto material como subjetivamente y sin producir ningún tipo de dominación a un otro)”.

Con más por decir pero mucho por hacer, Lenín Moreno Garcés ha asumido el compromiso de seguir reivindicando la esperanza en Ecuador. Esa que nos quieren arrebatar los que desean que los marginados no soñemos y la misma que quieren descalificar para desarmarnos en contra de sus atropellos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas