Julio Santoyo Guerrero
El aguacate del narco
El aguacate del narco
Lunes 22 de Mayo de 2017
A- A A+

No es una novedad reconocer la presencia de la delincuencia organizada en el boyante boom aguacatero de Michoacán. Es un negocio de altísima rentabilidad que, como la minería y otros, ha sido penetrado por los capitales del narco. En los días críticos en que se desmantelaba el poder terrorífico de la delincuencia templaria hace tres años, salieron a la luz informaciones reveladoras de los negocios del narco, y entre ellos se contabilizaba la posesión, control, lavadero y extorsión en el negocio de las huertas aguacateras. Prestanombres, lavadores y criminales metidos a aguacateros; sin embargo, fueron desatendidos a la hora de darles seguimiento policiaco y al final quedaron impunes y siguieron operando con bajo perfil actuando ahora como "honrados" empresarios de este fruto.

El pasado jueves fueron asesinados siete cortadores de aguacate en una de las huertas de Salvador Escalante
El pasado jueves fueron asesinados siete cortadores de aguacate en una de las huertas de Salvador Escalante
(Foto: Especial)

El asesinato de siete cortadores de aguacate a las puertas de una huerta en las inmediaciones de Salvador Escalante llevó a las autoridades a dar de nueva cuenta con la punta del iceberg de este fenómeno y a encender las luces de alarma en torno a la presencia criminal en el negocio aguacatero. La acción de decomiso que realizó la Procuraduría General de Justicia del Estado de las 200 hectáreas de esta huerta por ser una posesión de la delincuencia organizada desató una feroz reacción de los criminales que terminó destruyendo 27 automotores y desafiando a la ley y a la sociedad cerrando vías de comunicación en distintos puntos del estado.

La demencial respuesta de los criminales por el decomiso de estas 200 hectáreas pone en perspectiva la magnitud de los negocios aguacateros que el narco intenta defender en Michoacán. El Estado ha pisado un callo demasiado sensible, un negocio que le deja al crimen muchos millones de pesos al año. 200 hectáreas representan no menos de 50 millones anuales y con seguridad ellos manejan varias miles de hectáreas en diferentes zonas de la franja aguacatera. Recuérdese que de las 175 mil hectáreas la mitad son ilegales.

La ampliación incesante de las huertas aguacateras a costa de los bosques y la muerte de ecosistemas, la inversión millonaria en compra de predios forestales y en infraestructura, que en muchos sitios se realiza por empresarios emergentes, ha sido denunciada tanto por comunidades indígenas como por pequeños propietarios y ejidatarios en distintos lugares del estado como actos vinculados con personajes relacionados con el crimen organizado. En algunos predios los incendios, el desmonte, la construcción de mega hoyas, el robo de agua y la plantación de aguacate están asociados con la presión, amenaza y hostigamiento de grupúsculos armados contra la población de las localidades.

Quienes más irritados están por los operativos que la Mesa de Seguridad Ambiental está realizando contra el cambio de uso de suelo y la tala de bosques son los grupos criminales que se sienten descubiertos y acotados en su afán de negocio millonario. Las investigaciones que deberán realizar las instituciones federales y estatales competentes tendrán que deslindar hasta dónde llega la presencia del crimen en el negocio aguacatero, poniendo al descubierto a sus prestanombres, haciendo recuento de los capitales invertidos, haciendo públicos los vínculos de protección que el narcoaguacate tiene con malos servidores públicos, y esclareciendo el tipo de relación que éstos tienen con las grandes asociaciones de productores de aguacate, que son quienes participan lavando las ganancias de la delincuencia.

El buen negocio del aguacate legal michoacano debe ser puesto a salvo de dos terribles plagas. La primera, de los narcoaguacateros, que son factor decisivo en la tragedia ecológica del estado y que día con día matan nuevas hectáreas de bosque para convertirlas en huertas, y que al estilo huachicolero utilizan a pequeños huerteros como arietes y escudos para lanzarlos contra el gobierno en nombre del pueblo necesitado de trabajo; la segunda, de los políticos corrompidos, como los Orihuela, que casualmente la semana que transcurrió lanzaron una ofensiva contra la legislación pro ambientalista para lograr la impunidad en las huertas de múltiples políticos que le entraron al negocio millonario del aguacate, pero también desde la ilegalidad, talando bosques y haciendo cambio de uso de suelo.

El negocio del buen aguacate michoacano debe cuidar su mercado. El aguacate michoacano debe estar libre de la ceniza de la depredación incendiara de los bosques y de toda sospecha de ecocidio, pero también debe estar libre de toda mancha de sangre y de dolor que a la sociedad michoacana le ocasionan los repudiables narcoaguacateros.

El gobierno federal y el estatal deben actuar a fondo. El asunto aguacatero no es sólo tema ambiental, es también de seguridad y de desarrollo económico sostenible. El buen aguacate debe ser puesto a salvo. Si no es así, más temprano que tarde el mercado global deberá saber que el aguacate que tiene en su mesa está manchado de sangre y muerte ocasionada por empresarios narcos o que procede de huertas que mataron ecosistemas y están destruyendo la vida de poblaciones completas.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio

La era del nuevo comienzo

¡Votamos por la democracia!

Y sin embargo, allí está la delincuencia

Mentiras estelares

03paty11

El retorno de los videos

Las encuestas como propaganda

De frivolidad y propaganda negra

Candidatos: sanar la duda