Hugo Rangel Vargas
Burguesía a la mexicana
Viernes 19 de Mayo de 2017
A- A A+

Un tanto por la andanada de sangre que inunda los medios de comunicación y otro más por el transcurso de las campañas electorales, pero el caso es que ha quedado relegado a segundo plano un escándalo de corrupción que podría manchar la “honorabilidad” de la banca mexicana –eufemísticamente llamada así, aunque sea propiedad de extranjeros desde hace años–.

Y es que ha trascendido que al menos cuatro instituciones financieras están siendo investigadas por la Comisión Federal de Competencia Económica por una posible colusión en la intermediación de los valores de deuda emitidos por el gobierno mexicano. El mercado de estos bonos es equivalente a unos 400 mil millones de dólares, y de corroborarse podría significar que el gobierno mexicano ha estado pagando, por su deuda, tasas de interés superiores a las que existirían en condiciones de competencia perfecta; y dado que éstas sirven de referencia a todo el sistema financiero, esto implicaría que el conjunto de la economía habría estado erogando pagos por réditos por encima de lo normal.

Si en un país del mundo ha quedado desnudado el hecho de que el “poder público viene a ser pura y simplemente el consejo de administración que rige los intereses colectivos de la clase burguesa”, tal como lo diría el ya citado filósofo alemán Carlos Marx
Si en un país del mundo ha quedado desnudado el hecho de que el “poder público viene a ser pura y simplemente el consejo de administración que rige los intereses colectivos de la clase burguesa”, tal como lo diría el ya citado filósofo alemán Carlos Marx
(Foto: Archivo)



Esto no parece ser algo novedoso en una economía capitalista en la que hasta la moral y la ética se cosifican en aras de la maximización de las utilidades. Marx escribiría que la burguesía “enterró la dignidad personal bajo el dinero y redujo todas aquellas innumerables libertades escrituradas y bien adquiridas a una única libertad: la libertad ilimitada de comerciar”.

En la historia del capitalismo, múltiples escándalos han puesto en evidencia la ausencia de ética en el comportamiento de grandes corporaciones internacionales. Casos como los de la información financiera falsa que proporcionó Enron durante muchos para poder conseguir crédito, la corresponsabilidad de la firma Arthur Andersen en la adulteración de los estados financieros de la propia compañía energética y los préstamos hipotecarios otorgados por el banco Bear Stearns a miles de deudores sin estudios de riesgo financiero, son sólo algunos que dan cuenta de la debilidad moral del sistema capitalista.

Sin embargo, ¿qué hace diferente la posibilidad de que la banca mexicana se vea envuelta en este hipotético caso de colusión y de perversión ética? Sin duda alguna este asunto se agregaría al del inmoral Fobaproa, que benefició con recursos públicos a cientos de empresas y banqueros afines al régimen, así como a una lista de personajes que han amasado grandes fortunas con el tráfico de influencias y su cercanía a la clase política.

Si en un país del mundo ha quedado desnudado el hecho de que el “poder público viene a ser pura y simplemente el consejo de administración que rige los intereses colectivos de la clase burguesa”, tal como lo diría el ya citado filósofo alemán Carlos Marx; es en México. La visión romántica del empresario innovador, capaz de correr riesgos y revolucionario de las formas de organización de la producción está alejada de la realidad del pequeño grupo de burgueses que se concentran en las altas esferas económicas del país.

En México, las grandes fortunas de los empresarios más poderosos no serían explicables sin la intervención del aparato público estatal como el gran orquestador de un sistema inmoral de beneficios y estímulos que han pervertido la idílica competencia perfecta que describirían los economistas clásicos.

Por ello es que este caso la colusión de los intermediarios financieros de la deuda soberana del país no sólo es una muestra del permanente riesgo moral que hace proclive a la clase capitalista a asumir comportamientos ilegales, sino también un pequeño bocadillo de un guiso aderezado con corrupción que bien podría llamarse burguesía a la mexicana.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir