Samuel Ponce Morales
La Conspiración
STJE, el sutil intervencionismo de poderes
Miércoles 17 de Mayo de 2017
A- A A+

A propósito de los recientes diez años de la creación del Consejo del Poder Judicial del Estado, bien vale la pena reflexionar sobre la relevancia de su funcionamiento, siendo, como lo es, un órgano sui generis en el contexto de la división de poderes.

Daniela de los Santos Torres
Daniela de los Santos Torres
(Foto: Cambio de Michoacán)

1- En Consejo del Poder Judicial nace con la idea de descargar de la actividad administrativa al Supremo Tribunal de Justicia del Estado (STJE), permitiendo que éste dedique su función a los asuntos de naturaleza estrictamente jurisdiccional.
2- Hace diez años no fue bien recibida por todos esa nueva concepción en la conformación de ese Poder del Estado, primero porque se creó una nueva estructura casi a la par del máximo órgano dentro de la institución, restándole poder, pues las decisiones sobre la aplicación de los recursos económicos y sobre la estructura organizacional y recursos humanos, así como sobre las responsabilidades administrativas, se le asignaron al Consejo.
3- Pero además porque en la conformación de esta entonces extraña figura, se incluyó la representación de los otros dos poderes estatales, lo que se vio, no sin razón, como una intrusión de aquellos en este tercer Poder de igual jerarquía que los demás y por definición y necesidad independiente de los otros.
4- La representación se justificó en el marco de la coordinación y cooperación entre poderes, a efecto de generar sinergias que fortalecieran administrativa y económicamente al Poder Judicial, derivado de las necesidades presupuestales de la Judicatura.
5- Se entendía entonces que los consejeros nombrados por el gobernador del estado y por el Congreso serían conductos adecuados de gestión, manteniendo no obstante el peso de las decisiones en el propio Judicial, pues el resto de los integrantes del Consejo pertenecen a este Poder: El presidente del Supremo Tribunal de Justicia, un magistrado y un juez, nombrados por sus pares respectivamente.
6- A la distancia se observa que la creación del Consejo del Poder Judicial ha sido benéfica pues, en efecto, la concentración del máximo órgano jurisdiccional puede darse en los asuntos que atañen a su naturaleza, sin distracción en los de la administración y de responsabilidades, pues salvo la aprobación última del presupuesto que sigue conservándose para el pleno, para eso se creó el Consejo del Poder Judicial.
7- Los magistrados ya no tienen que preocuparse, por ejemplo, del diseño de las políticas administrativas, de la revisión en la aplicación de los recursos, de los nombramientos y remociones, de las responsabilidades, de la carrera judicial, de las visitas de supervisión a los órganos internos de la institución y otras tareas relacionadas, concentrándose exclusivamente en lo que es su función primordial y especializada.
8- Sin embargo, y aun cuando ya no se cuestiona, lo que sigue siendo extraño al Poder es esa representación externa, que aunque afortunadamente no ha sido intervencionista, a la vuelta de diez años es factible evaluar, sobre todo a la luz de los resultados en el presupuesto pues mucho se habla de las necesidades que hoy se tienen en el Poder Judicial derivadas de las múltiples nuevas atribuciones que por ley se les han delegado y la poca respuesta de quienes deciden las asignaciones, nada menos a quienes representan.
9- Aunque también es cierto que hay que pensar dos veces los límites de la gestión, pues sería peligroso provocar intervenciones ajenas que –se insiste– afortunadamente se han mantenido al margen aun con esta extraña figura de representación, preservando el equilibrio en los poderes.
10- En suma, la existencia del Consejo del Poder Judicial del Estado se reconoce positiva.

Nada es lo que parece



La diputada federal Daniela de los Santos Torres hizo una precisión al texto de la entrevista publicada este martes en Cambio de Michoacán, donde establece que no fueron tres iniciativas aprobadas en su paso en el Congreso del estado, “en 38 meses de gestión como legisladora local se presentaron 17 iniciativas ante el pleno del Congreso del Estado de Michoacán, de las cuales a la fecha catorce han sido aprobadas por el pleno y publicadas por el Ejecutivo estatal”.


Conjuro



Hay que asistir, más allá de que en la marcha de periodistas de este miércoles en protesta por asesinatos de colegas de otros estados se “filtren” aquellos que no son y se dicen ser y aquellos etiquetados con o sin razón con la sombra del crimen organizado.

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

De trompetas y Trump-Etillas

Taretan

El debate anunciado

Morena, candidato de armas

Nurio, tambores de guerra

El perverso orgullo morenista

El polémico Morelos post mortem

PT, ¿jugando con fuego?

Candidatos, renuncias y sustituciones

La Nahuatzen se incendia

Mesa de Gobernabilidad, dos puntos, dos…

UMSNH, secuelas

ZEE de LC, otro mundo

Comunidad modelo

Los candidatos pendientes…

Meade, oxígeno puro

Tras los incendiarios…

Rumbo a las campañas locales

Plurinominales, tambores de guerra

Paridad de género, una relación tortuosa…

Candidatos, el juego de la Auditoría

El ladrón que dejó de ser perredista

PRD, escupir para arriba

Salud, escupir hacia arriba

Un intento de debate senatorial

Fausto, con todo

Fausto sabe que tendrá que enfrentar una permanente guerra sucia

Lo mío no es necedad de seguir en la política: Fausto Vallejo

“No quiero saber nada del PRI”: Fausto

Maribel, focos rojos intempestivos

CNTE, ni a Zapata

Juntos hubiesen hecho historia

Gobernabilidad, independientes sin lugar

Campañas pálidas

Judicial, el otro poder…

De coaliciones y candidaturas comunes

Vuelta a la hoja del “matón”

¿El Loco Mireles?

Galimatías del PRI en Morelia

Violencia, esa percepción

Viene la guerra sucia

Cemide, sin tregua

¿Y los golpes financieros al crimen?

SPUM, el otro nepotismo

El plantón del IEM

Relevos en el gabinete, sin problemas: Gobernador

Tiripetío, carne de cañón

AMLO, cobijo al viejo PRI

Opera CJNG en Michoacán a través de franquicias

Orden en huertas de aguacate; no contra la producción sí contra del caos: Silvano

Mujeres en la política

Vandalismo partidista

Sobre los diputados chapulines

UMSNH, alerta roja

La perversión de los ex autodefensas

De polos a polos

El cinismo de Pichardo

El dilema del alcalde moreliano

En defensa del alcalde

Alfonso Martínez, arriba

El llamado del aplacado Silvano

Meade en Michoacán

PRD, hasta las de la casa

PRI, golpe al estilo castillista

Quién en la política interior

Marko, actitudes porriles

Independientes, la exclusión

Torres Piña vs García Conejo

Fausto, contracorriente

STJE, el amago sindical

La Conspiración

CNTE, las cifras que dicen más que las marchas

Un Vallejo contra Felipe Calderón

Yankel, el primero

CNTE, la lucha en redes

El Mosh

Un acuerdo incompleto

De Ostula a Paracho

El ocaso de Manuel Guillén

CNTE, métodos obsoletos

Sin vergüenza ante la Copecol

PRI en Michoacán, la lucha interna

“Si no se la comen, se la llevan…”

CNTE, bonos de qué, por qué…

El regreso de Fausto

Michoacán 2017, en finanzas el atorón

PRI, la lucha por Morelia

De Cristóbal a Godoy, pasando por Morón

PRD, la disputa por el Senado

UMSNH y el humo blanco

Morelia independiente

Congreso, reponer proceso

Las claves de la Ley de Seguridad Interior

Seguridad, hablar por hablar…

SPUM, la nomenclatura ataca

UMSNH, auditoría forense

Cabildo de Morelia, bajo la lupa

El reto del IEM, una App funcional

AMLO en tierras michoacanas

Michoacán, nadie con Meade

INE, menos recursos

Relatoría silvanista de un viaje a China

El Balsas, el otro bastión del crimen

STJE, la intromisión del Legislativo

Y nada de aquel martes…

UMSNH, la partidización

Nahuatzen, jugar con fuego

El aspirante presidencial michoacano

Represión elevada al amarillismo

PRI, por la joya de la corona

El STASPE, rehén de la CNTE

PRD, entre la limpia y la purga

Noche de Muertos, tradición y tecnología digital

Rumbo a 2018

Fiscal Anticorrupción, los sin padrinos

La gira en Estados Unidos

Universidades en crisis

El Frente, estocada a Morena y al PRI

Altozano

Protección a periodistas

De las autodefensas de Castillo a los “sicarios” de la Cocotra

¿Por qué a El Colegio de Michoacán?

El segundo hombre

Los cambios en el gabinete

El ABC de las candidaturas independientes

Cocoa, de la noche a la mañana

Descuidos de alcaldes

Ricardo Anaya, un peligro para el Frente

Pasalagua, tambores de guerra

Uriel López, independiente

Crimen en Altozano

Reaparecen los independientes

El manoseado puerto LC

Contra el IIFEEM

Congreso, el inesperado frente

Silvano, a buen entendedor…

IEM, los nuevos perfiles

El mensaje del gobernador

Michoacán, sismo tras sismo

Frente Ciudadano

PGR en el banquillo

La PGR echó a perder la investigación sobre el 15-S

Sin voto no hay dinero

Aborto, a debate

¡Arranca!

Los dreamers

Los acuerdos del IEM

Los cuatro informes

El regreso de Mireles

Hacia el 8 de septiembre