Martes 9 de Mayo de 2017
A- A A+

Si me matan será por tonta, por confiar en la gente y por amar de más. Porque lo único que hice fue demostrarle cuánto le amaba, a pesar de las golpizas y sus palabras hirientes; porque quería verlo feliz y nunca darle motivos que lo hicieran enojar.

Si me matan dirán que fue porque caminaba sola en las calles a deshoras y quién sabe yo qué andaría buscando. Si supieran que sólo quería trabajar y que esa era la única oportunidad que tuve en la fábrica en el turno de noche.

n Michoacán hay muchas chicas como Lesvy, cuya vida ha sido silenciada con lujo de violencia y de quienes no se dice nada ni se investiga tampoco
n Michoacán hay muchas chicas como Lesvy, cuya vida ha sido silenciada con lujo de violencia y de quienes no se dice nada ni se investiga tampoco
(Foto: TAVO)

Si me matan será porque quería divertirme y disfrutar de mi juventud, de las fiestas, los amigos, los buenos momentos, y ¿por qué no?, celebrar con unas cervezas y alcohol; porque llevaba minifalda, o ropa ajustada, o licras y tacón. Dirán que merecía morir por buscona, coqueta, loca y resbalosa y quién sabe cuántos adjetivos más.

Si me matan será porque le gusté al jefe, o a mi vecino, o a mi tío, o al junior o al mafiosito que llegó a la disco y puso sus ojos en mí.

Si me matan será por ser soltera, por no tener hombre que dé la cara por mí, por no ser madre ni seguir los convencionalismos; por pelear por mi libertad y por mi derecho a elegir.

Si me matan será porque quién sabe qué aventuras andaba yo buscando al viajar sola, con sólo una mochila al hombro buscando un sueño al cruzar la frontera.

Si me matan será porque elegí estar en el momento equivocado a la hora equivocada, justo cuando a alguien se le antojó matarme sólo porque sí.

Si me matan será porque soy sólo una niña, porque soy vieja, porque soy indígena, porque soy pobre, porque nací en un medio rural, porque nací en una casa bien, por expresar mi sexualidad, por lo que hice mal, por lo que hice bien, por abrir la boca y decir lo que pienso, o por no decirlo; porque estudié mucho o porque no sabía ni siquiera leer. Si me matan será porque tuve la mala suerte de nacer mujer.

Si me matan será porque las instituciones me incriminan, porque la justicia sólo es para quien puede pagarla y está hecha por y para los hombres, porque la sociedad me apunta con el dedo y me margina mientras que al mismo tiempo me dicta las reglas de cómo debo comportarme, vestir y ser…

Lesvy Berlín Osorio Martínez amaneció muerta hace algunos días ahorcada con un cable de teléfono en los campus de la UNAM en la Ciudad de México. En su cuenta de Twitter la Procuraduría capitalina dio a conocer que la joven de 22 años no estudiaba, debía materias, bebía alcohol, consumía drogas y vivía en concubinato. A partir de entonces las redes sociales se volcaron en una campaña #SiMeMatan qué dirán de mí. El gobierno de la Ciudad de México ya se disculpó por estos mensajes tan indignantes y misóginos.

En Michoacán hay muchas chicas como Lesvy, cuya vida ha sido silenciada con lujo de violencia y de quienes no se dice nada ni se investiga tampoco. Necesitamos despertar a esta triste realidad y repensar el sistema de justicia que nos maltrata, incrimina y envilece por el hecho de ser mujer. #YaBasta #NiUnaMás.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Los millones del PEF 2018 ¿hacia dónde?

De la muerte y sus ironías

Ecos de Rusia de ayer y hoy

Los cuatro jinetes del Apocalipsis en la agenda ambiental

Del feng shui a los Atlas de Riesgos

Los dos Méxicos

El costo de no invertir en el agua en México

In the name of dog

El otro México

Controlar lo incontrolable: del reino de la TV al Smartphone

La doble cara de la minería en México

Una mirada al agua con ojos de mujer

Viejo PRI, ¿nuevo PRI?

El mito que se desmorona

Adiós a Barbie

Una vida entre perros

El valor de lo simple y ordinario

Fanta elecciones

El Inlakesh del agua

Voces de conciencia por el Lago de Cuitzeo

Movilidad social y discriminación en México

El reto de ser hoy municipio en México

El gran reto del agua desde lo local

Crisis del Estado y gobernanza

Más gorditos para 2030

La discriminación por el agua en México

De juniors, mirreyes y lords

#SiMeMatan

Planear sosteniblemente a México

Mundo millenial

La sonrisa de Duarte

¿Qué tienen en común United y Michoacán?

¿Un nuevo orden internacional?

De la mediumnidad al New Age en la clase política mexicana

¿Por qué desperdiciar agua?

¿Cómo medir la salud mental de los líderes políticos?

La vía de las mujeres en México y el mundo

El paradigma del gobierno del agua en México

El modelo de hidro-diplomacia entre México y Estados Unidos

La seguridad humana en el renglón de la democracia

Comida orgánica, ¿sólo para las élites?

Reset México

¿Reviven la Ley Korenfeld en San Lázaro?

Surfear la ola según Davos

En mis ideas mando yo

Compactémonos

El valor de la confianza

Agarrados por el cuello

Crecimiento de las exportaciones agrícolas en México, sí, pero no sin agua

Calidad democrática y crisis de legalidad en México

¿Aires de esperanza para la agenda ambiental?

Agua, pobreza y agricultura

Día Mundial de la Educación Ambiental

Pensar globalmente y actuar localmente en el agua

¿Quién es quién en el agua?

Agua y pueblos indígenas: una asignatura pendiente

La cooperación por el agua

Desastres naturales y pobreza

Cambio climático: una agenda de seguridad para Michoacán