Alma Gloria Chávez
Por la cruz, a la luz
Sábado 6 de Mayo de 2017

“Oh cruz bendita, oh cruz fuerte, yo te saludo y te convido para la hora de mi muerte”.

Plegaria popular.

A- A A+

Sinceramente mis primeros acercamientos con la cruz, como principal símbolo de la religión cristiana, me provocaban un cierto gusto de amargura. No podía concebir cómo era venerada la imagen de un Cristo maltratado y sangrante como máxima representación de amor. Al correr los años no entendí bien si llegué a acostumbrarme a esa advocación o simplemente la incorporé a la apasionante historia de la religión heredada por mis mayores y que mi abuelita paterna se encargó de irme transmitiendo, sobre todo mediante su práctica de vida (buena, honrada, generosa… y amorosa).

Por mi abuelita Guadalupe conocí la historia del emperador romano Constantino, quien derrotó al ejército “bárbaro” invocando a la cruz de Cristo aparecida en el cielo, en medio del fragor de la batalla, acompañada del mensaje: “Con este signo vencerás”. En agradecimiento a este acontecimiento, además de convertirse a la fe cristiana, el emperador pidió a su madre, la emperatriz Elena, que le ayudara a localizar la cruz en la que había sido crucificado Cristo para rendirle culto. La abnegada madre, después de una dificultosa búsqueda, logró su propósito y así llegó a convertirse en Santa Elena, a quien con frecuencia se representa portando un farol encendido.

Gracias a este encuentro, en el siglo IV de nuestra era, la misma emperatriz logró que los seguidores de la incipiente religión cristiana celebraran cada 3 de mayo (aproximadamente) el descubrimiento de la Santa Cruz. Yo perdí la cuenta de las veces en que, motivada por este bello relato, invocaba a Santa Elena de la Cruz para encontrar cuanta cosa se me extraviaba… con bastante éxito en la mayoría de las veces, por cierto.

También desde la niñez nació en mí la curiosidad por saber el significado de tantas cruces que se ven por los caminos, en los nacimientos de agua y otros parajes naturales a lo largo y ancho de territorio mexicano, incluidas, claro está, las de los panteones y las que se llevan a los lugares donde alguien ha perdido la vida.

Esas cruces que encontramos en las carreteras, en barrancos, a la orilla de ríos, lagos y presas, con nombres y fechas que dan testimonio de qué y a quién recuerdan, forman parte de un ceremonial bastante arraigado en nuestro pueblo, que parte de la idea de que el alma del que muere sorpresiva y violentamente se queda desconcertada y atrapada en este mundo, sin encontrar su camino hacia el otro plano de existencia, llamado “eternidad”… así que los deudos colocan esas cruces para ayudarles a orientarse desde el lugar del cual partieron. Por eso estas cruces llegan a ser tan importantes como las tumbas mismas ya que representan la posibilidad de que el alma del ser querido verdaderamente descanse en paz.

En ocasiones, si no lo hacen los familiares, llegan a ser los moradores del área donde ocurrió el accidente mortal quienes llevan la cruz al lugar para evitar la presencia de espíritus chocarreros alrededor de sus viviendas. Y si en un plazo determinado no se “aparece” ningún ánima, significa que ha encontrado su camino (de luz) y la cruz ha cumplido su función, por lo que es olvidada o retirada.

Varios amigos indígenas coinciden en que la cruz ha estado presente en la vida del pueblo mexicano aún antes de la llegada de la religión cristiana a estas tierras. En algunas regiones la cruz es un glifo o signo que representaba el cruce de caminos; muchos centros ceremoniales prehispánicos (entre los que podemos contar a Pátzcuaro) contaban con cuatro adoratorios o “cúes” orientados cada uno hacia un punto cardinal, como pueden observarse en los vestigios arqueológicos de diversas culturas.

Celebración de la Santa Cruz en Morelia
Celebración de la Santa Cruz en Morelia
(Foto: ACG)


Entre las mujeres de distintas etnias resulta familiar la forma de cruz que tienen sus huipiles extendidos y así lo describen: “Así como en nuestro cuerpo, mis piernas son el sur, mi cabeza es el norte, mi brazo derecho es el oriente, el izquierdo es el poniente y el centro es mi corazón.” Lupita, una amiga oaxaqueña hacedora de huipiles, me decía que seguramente por eso (portar una prenda con forma de cruz antes de ser cosida o unida por los costados) se había acuñado la frase “toda mujer lleva una cruz a cuestas”, cuando en realidad se trata de que al ponernos el huipil estamos conscientes de poder caminar hacia cualquier dirección siguiendo los dictados de nuestro corazón.

Un amigo antropólogo me dijo hace años que algunas cruces en lugares apartados habían sido colocadas estratégicamente para señalar el sitio donde se encontraba algún adoratorio precolombino; otras, en el cruce de caminos, señalan con precisión los puntos cardinales, y las de los manantiales (los ojos por donde lloran los cerros) nos hablan de que son lugares sagrados (porque sagrada es el agua y que merecen todo nuestro respeto y veneración).

Igual sucede con los “encantos”, cruces sin nombres ni fechas colocadas en diversas regiones de México que señalan sitios donde suelen presentarse “apariciones” desde hace siglos: seres pequeñitos que supuestamente “cuidan” centros ceremoniales (entradas de cuevas o de cráteres y pasadizos naturales) o cementerios; extraños animales que cumplen similares funciones o sobrecogedores personajes cuya misión se desconoce.

Cada año, desde las vísperas del día 3 de mayo, escucho la cohetería proveniente de varias poblaciones ribereñas y del Barrio de la Cruz Verde en Pátzcuaro, anunciando la Fiesta de la Santa Cruz. Y entonces viene a mi mente el verso popular que ese día repetían personas de distintos oficios (albañiles sobre todo) que llevan a bendecir, en ceremonia especial, cruces de diversos tamaños bellamente adornadas, para luego colocarlas en sus moradas, talleres u obras en construcción: “¡Fuera de aquí, Satanás! Poder en mí no tendrás ni en mi muerte te hallarás porque el Día de la Santa Cruz dije mil veces: ¡Jesús!”.

Ignoro si todavía se repite esta especie de conjuro pero merece todo mi reconocimiento la devoción que moviliza a tantas personas en torno a un símbolo excepcionalmente universal.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

Días de ánimas, días de ofrenda

Ética para médicos

Un hombre de principios

La invención de América

Laudato sí, mi signore.

Pátzcuaro y su legado patrimonial

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales

Ser maestro y no quedar en el intento