Samuel Ponce Morales
La Conspiración
Trump, el que nos jodió la vida
Jueves 4 de Mayo de 2017
A- A A+

“No importa que nunca se levante el muro, Trump ya nos jodió la vida”, coinciden cuatro formidables luchadores sociales que residen en el vecino país del norte.

Luchadores de a de veras, aquellos que en Los Ángeles, en Chicago, en Denver, Houston y otras grandes ciudades pelean todos los días con la ley en la mano o con el grito en la calle por los más elementales derechos humanos de quienes están allá trabajando muy duro para la sobrevivencia, y que ahora han sido condenados por Trump a subsistir en las sombras de las iglesias o a encerrarse en sus casas y hacer sus compras en la noche. Los cientos de miles que cargan todos los días con el pánico de ver destrozadas sus familias por las deportaciones de unos y la permanencia de otros.

Donald Trump
Donald Trump
(Foto: Especial)

Es verdad que el racista, xenófobo y fascista que ahora manda en la Casa Blanca ha sido frenado en el Congreso y los tribunales por iniciativas tan absurdas como el freno a la entrada de musulmanes y el castigo a las ciudades santuario. Sin embargo, no ha sido suficiente. Lo deleznable es que el discurso sistemático de odio a todo lo mexicano ha permeado a buena parte de la sociedad estadounidense.

Ahora los migrantes ilegales son todos criminales y echarlos de regreso para acá es un acto de estricta justicia. Por todo ello y más es verdaderamente admirable que decenas de miles de ellos hayan tenido el valor de salir a marchar contra las medidas de este autócrata ignorante, que al llegar a sus primeros 100 días de gobierno tiene una aceptación de apenas 43 por ciento, la más baja para un presidente en la historia moderna.

El problema para México es que no hemos aprendido a lidiar con este psicópata empoderado en la Casa Blanca. Lo atendimos como jefe de Estado cuando era un candidato deslenguado que nos llamaba criminales y amenazaba con el muro.

Desde luego que no estoy sugiriendo que descendamos a sus niveles de lenguaje, pero sí que reconozcamos que convivimos con un enfermo mental, como concluyeron una veintena de psiquiatras estadounidenses que han estudiado su comportamiento.

Citando al joven filósofo de Harvard Aaron James (Trump: un tratado sobre la imbecilidad, Editorial Malpaso), Trump es un idiota que disfruta con la debilidad de los demás y se deleita humillando a quien tiene enfrente. Prueba de ello es que hace apenas una semana, el 26 de abril, anunció al mediodía que Estados Unidos saldría del TLCAN, para salir en la noche con que había aceptado las llamadas de Peña Nieto y Trudeau –“esos caballeros que merecen mi respeto”–, con quienes acordó que siempre sí renegociaría, siempre y cuando el nuevo pacto tripartita le fuera completamente satisfactorio. O sea, al estilo Trump: primero golpeo y luego negocio.

Así que será absolutamente ingenuo pensar que será una concertación justa y equitativa. Por el contrario, Trump querrá comerse todo el pastel y dejarnos migajas. Habrá que enseñarle la dignidad, pero también los dientes.

La pregunta obligada es si estamos a tiempo de diseñar una estrategia inteligente para tratar con el demente que amenaza con un ataque nuclear a Corea del Norte, que bombardea a Siria y Afganistán, pero que todos los días nos hace la guerra a los mexicanos.

Nada es lo que parece



A las 10:00 horas de este día, en el Instituto Tecnológico del Valle se tiene agendado el I Foro “Producir con conciencia”, donde estarán expositores de la talla de los especialistas Guillermo Melgoza Martínez, Olga Alcaraz Andrade y Sergio González González, quienes abordarán temas como regeneración de suelos, manejo integrado de cultivos inducidos y productividad de agrosistemas. Y bueno, en las invitaciones se anotan los nombres de Jaime Rodríguez López, delegado de Sagarpa, y de Ricardo Luna García, titular de la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático, aunque se espera que no vayan, no así el asesor del área estatal de desarrollo agropecuario Guillermo Salas-Razo…

Conjuro



Bueno, ya es un avance que en territorio michoacano sean los 3 de mayo y no los 7 de junio “el respeto institucional a la práctica periodística…”.



Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

UMSNH, las posturas…

Entre Porfirio Díaz y AMLO

La pugna en el PRI Michoacán

Yeyo, al liderazgo morenista michoacano

Morena, por todas las canicas

El misterio moronista

Y, le faltó reelegirse

El tambalear de la zona económica

Rebelión en la Costa Sierra michoacana

PARES, mujeres congresistas

Encesta Michoacán y desafía a EU

El juego por el fiscal general

Morelia, el temor con Morón

Catapulta

TEEM, tiempo, tiempo…

La lucha de Cherán en letras

La prisa de los diputados locales

PRI, más que el PRD…

Morena, los ante precandidatos

AMLO, líneas gubernamentales

UMSNH, elecciones 2018

De trompetas y Trump-Etillas

Taretan

El debate anunciado

Morena, candidato de armas

Nurio, tambores de guerra

El perverso orgullo morenista

El polémico Morelos post mortem

PT, ¿jugando con fuego?

Candidatos, renuncias y sustituciones

La Nahuatzen se incendia

Mesa de Gobernabilidad, dos puntos, dos…

UMSNH, secuelas

ZEE de LC, otro mundo

Comunidad modelo

Los candidatos pendientes…

Meade, oxígeno puro

Tras los incendiarios…

Rumbo a las campañas locales

Plurinominales, tambores de guerra

Paridad de género, una relación tortuosa…

Candidatos, el juego de la Auditoría

El ladrón que dejó de ser perredista

PRD, escupir para arriba

Salud, escupir hacia arriba

Un intento de debate senatorial

Fausto, con todo

Fausto sabe que tendrá que enfrentar una permanente guerra sucia

Lo mío no es necedad de seguir en la política: Fausto Vallejo

“No quiero saber nada del PRI”: Fausto

Maribel, focos rojos intempestivos

CNTE, ni a Zapata

Juntos hubiesen hecho historia

Gobernabilidad, independientes sin lugar

Campañas pálidas

Judicial, el otro poder…

De coaliciones y candidaturas comunes

Vuelta a la hoja del “matón”

¿El Loco Mireles?

Galimatías del PRI en Morelia

Violencia, esa percepción

Viene la guerra sucia

Cemide, sin tregua

¿Y los golpes financieros al crimen?

SPUM, el otro nepotismo

El plantón del IEM

Relevos en el gabinete, sin problemas: Gobernador

Tiripetío, carne de cañón

AMLO, cobijo al viejo PRI

Opera CJNG en Michoacán a través de franquicias

Orden en huertas de aguacate; no contra la producción sí contra del caos: Silvano

Mujeres en la política

Vandalismo partidista

Sobre los diputados chapulines

UMSNH, alerta roja

La perversión de los ex autodefensas

De polos a polos

El cinismo de Pichardo

El dilema del alcalde moreliano

En defensa del alcalde

Alfonso Martínez, arriba

El llamado del aplacado Silvano

Meade en Michoacán

PRD, hasta las de la casa

PRI, golpe al estilo castillista

Quién en la política interior

Marko, actitudes porriles

Independientes, la exclusión

Torres Piña vs García Conejo

Fausto, contracorriente

STJE, el amago sindical

La Conspiración

CNTE, las cifras que dicen más que las marchas

Un Vallejo contra Felipe Calderón

Yankel, el primero

CNTE, la lucha en redes

El Mosh

Un acuerdo incompleto

De Ostula a Paracho

El ocaso de Manuel Guillén

CNTE, métodos obsoletos

Sin vergüenza ante la Copecol

PRI en Michoacán, la lucha interna

“Si no se la comen, se la llevan…”

CNTE, bonos de qué, por qué…

El regreso de Fausto

Michoacán 2017, en finanzas el atorón

PRI, la lucha por Morelia

De Cristóbal a Godoy, pasando por Morón

PRD, la disputa por el Senado

UMSNH y el humo blanco

Morelia independiente

Congreso, reponer proceso

Las claves de la Ley de Seguridad Interior

Seguridad, hablar por hablar…

SPUM, la nomenclatura ataca

UMSNH, auditoría forense

Cabildo de Morelia, bajo la lupa

El reto del IEM, una App funcional

AMLO en tierras michoacanas

Michoacán, nadie con Meade

INE, menos recursos

Relatoría silvanista de un viaje a China

El Balsas, el otro bastión del crimen

STJE, la intromisión del Legislativo

Y nada de aquel martes…

UMSNH, la partidización

Nahuatzen, jugar con fuego

El aspirante presidencial michoacano

Represión elevada al amarillismo

PRI, por la joya de la corona

El STASPE, rehén de la CNTE

PRD, entre la limpia y la purga

Noche de Muertos, tradición y tecnología digital

Rumbo a 2018

Fiscal Anticorrupción, los sin padrinos

La gira en Estados Unidos

Universidades en crisis

El Frente, estocada a Morena y al PRI

Altozano

Protección a periodistas

De las autodefensas de Castillo a los “sicarios” de la Cocotra

¿Por qué a El Colegio de Michoacán?

El segundo hombre

Los cambios en el gabinete

El ABC de las candidaturas independientes

Cocoa, de la noche a la mañana

Descuidos de alcaldes

Ricardo Anaya, un peligro para el Frente

Pasalagua, tambores de guerra