Julio Santoyo Guerrero
Los padrinos del ecocidio
Martes 2 de Mayo de 2017
A- A A+

El negocio del aguacate mueve miles de millones de pesos en Michoacán. No es extraño que la protección al aguacate ilegal, que representa la friolera de 75 mil hectáreas, la mitad del total mueva miles para pagar embajadores y cabilderos en los espacios donde se toman decisiones que buscan frenar la tala y el cambio climático. El dinero del aguacate ilegal llega con toda seguridad a las campañas políticas, a diputados y a senadores, y desde ahí se han atrincherado los ecocidas de Michoacán para desatar una campaña furibunda contra las leyes federales y estatales que sancionan la tala, el cambio de uso de suelo y la devastación de los ecosistemas.

Tala clandestina de de bosque para crear huertas de aguacates en Pamatácuaro, municipio de Los Reyes
Tala clandestina de de bosque para crear huertas de aguacates en Pamatácuaro, municipio de Los Reyes
(Foto: Cuartoscuro)

Le quieren arrebatar a los michoacanos una de las pocas leyes que contienen reales manos y dientes para detener el avance destructor de los malos aguacateros y de aquellos que destruyen el patrimonio ambiental de todos. Pretenden que las leyes forestales y ambientales queden reducidas a enunciados poéticos y que a la hora de las denuncias éstas se sigan perdiendo, como antes ocurría, en una maraña burocrática que llevaba a la inacción y a otorgar impunidad para los asesinos del medio ambiente.

La expansión de huertas a costa de terrenos forestales y de las aguas de rancherías y poblaciones y de la vida de los ecosistemas de los cuales depende la vida de todos está topando con la resistencia ciudadana que comienza a contenerlos y a exigirles que reviertan los daños. La exigencia ante las autoridades gubernamentales ha dado como resultado una mayor intervención en diversas regiones y huertas ilegales, y esto ha enojado a los hedonistas del aguacate, quienes han llegado con sus aliados en el Senado de la República y la Cámara de Diputados para promover una alianza de intereses. A nadie ha extrañado que el senador Ascensión Orihuela del PRI haya hecho suya esta causa ecocida y que el diputado Juan Antonio Ixtláhuac Orihuela haya secundado la misma en la Cámara de Diputados.

El exhorto que algunos senadores priistas hacen al gobierno de Michoacán, y que aplaude otro en la Cámara de Diputados, para que cesen los operativos contra las huertas ilegales que anualmente arrasan ocho mil hectáreas de bosques, exhibe con prístina didáctica el padrinazgo de ciertas élites políticas sobre los malos aguacateros que durante años han destruido el patrimonio ambiental de los michoacanos.

La atropellada e interesada escenificación de los Orihuela pone al descubierto la punta de un iceberg que deberá ser indagado y expuesto a la luz pública: la participación de poderosos y adinerados políticos en el negocio del aguacate ilegal. Las denuncias de ciudadanos de las regiones donde se continúa deforestando para plantar oro verde son recurrentes en un tema, o la propiedad es de un connotado político o el dueño goza de la protección de algún círculo del poder desde el gobierno. De hecho, circula la información de que la airada reacción de los Orihuela se habría producido luego de que un operativo contra huertas ilegales tocara una propiedad vinculada con sus intereses.

La preservación del medio ambiente es un asunto de Estado. Ningún particular puede estar por arriba del bien superior que es el derecho humano a la vida y hacer, en su caso, con las propiedades forestales lo que les venga en gana. Hay límites que impone claramente la Constitución y que de ser rebasados deben ser sancionados. Que algunos senadores y diputados hagan causa común con los ecocidas y que desde los recintos legislativos los apadrinen con exhortos a la impunidad ecológica merecen, con toda justificación, que les abran juicio político.

Los enemigos de los bosques y de nuestras aguas deben ser frenados. Los ciudadanos electores deben ser cuidadosos en quienes eligen. Deben cuidarse muy bien de no elegir a su verdugo ecocida y darle poder y fuero para destruir las plataformas de vida que los michoacanos nos hemos empeñado en preservar. La consigna es exigirle al gobierno que no se permita ni un metro más de huertas aguacateras ilegales, que sean cerradas inmediatamente las monstruosas hoyas ilegales que se roban el agua de los pueblos y que esto se siga haciendo con operativos de intervención inmediata conforme lo establece la ley. Es decir, en respuesta al exhorto, ninguna concesión a los ecocidas ni a sus padrinos.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio

La era del nuevo comienzo

¡Votamos por la democracia!

Y sin embargo, allí está la delincuencia

Mentiras estelares

03paty11

El retorno de los videos

Las encuestas como propaganda

De frivolidad y propaganda negra

Candidatos: sanar la duda

Conciencia de la responsabilidad cívica