Julio Santoyo Guerrero
¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!
Lunes 24 de Abril de 2017
A- A A+

El Día Mundial de la Tierra fue celebrado con la reivindicación más abominable en el territorio michoacano. El viernes 21 de abril, aguacateros que han arrasado los bosques de la región de Zacapu, a través de una acción delincuencial, tomaron la carretera federal para reivindicar su "derecho" a seguir deforestando, para instalar plantaciones de aguacate, para pedirle, ¡exigirle! al gobierno que deje de aplicar la ley y no cumpla con su obligación constitucional, y no haga más operativos para desinstalar sus huertas y ceda en su intención de reintegrarlas a su origen histórico, los bosques productores de agua.

En estas mismas páginas, en una entrega previa, afirmamos que la actividad de una cantidad importante de aguacateros (la mitad de las 150 mil hectáreas plantadas con ese fruto en Michoacán son ilegales), venían actuando como delincuencia ambiental organizada. Los hechos lo vuelven a confirmar, a confesión de parte... todo está dicho. Los malos aguacateros le piden al gobierno, bajo la presión del chantaje por la toma de carreteras, que no cumpla con la ley, es decir, que les otorgue una "patente de corso" para deforestar los bosques y plantar aguacates, para erosionar, para succionar el agua de ciudades, pueblos y rancherías, para modificar los microclimas y arruinar el derecho a la vida de humanos y demás especies.

Los malos aguacateros le piden al gobierno, bajo la presión del chantaje por la toma de carreteras, que no cumpla con la ley
Los malos aguacateros le piden al gobierno, bajo la presión del chantaje por la toma de carreteras, que no cumpla con la ley
(Foto: TAVO)

Afirman investigadores del Inirena de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, que un aguacate en producción necesita el agua que producen catorce pinos maduros. ¿De dónde demonios van a sacar agua para 150 mil hectáreas de aguacates más las miles que quieren sumar año tras año? ¿De dónde si para plantarlo tienen que derribar millones de pinos? ¿De dónde si están provocando la desecación de ríos, arroyos y mantos freáticos con la construcción, también ilegal, de monstruosas "ollas" para robarse el agua que por siglos ha dado vida a los pueblos y a su agricultura y ganadería de autoconsumo?

Hace aproximadamente un mes la Procuraduría Ambiental públicamente les propuso a los aguacateros que reforestaran el 30 por ciento de sus huertas ilegales con la pretensión de caminar a la legalización del resto y pararan la destrucción. La respuesta fue el silencio declarativo pero en los hechos respondieron, como si en guerra estuvieran, derribando más bosques y quemando otros para satisfacer su voracidad y ambición por el "oro verde". La toma de carreteras del viernes pasado es la continuidad de su obsesiva postura: diálogo sí, pero para tener garantías de impunidad. La esencia de su postura es clara: ¡Que se jodan los bosques y las aguas de Michoacán, mientras nosotros podamos llenarnos las bolsas de billetes!
Ante el problema los michoacanos tenemos dos opciones: La primera, consentir que el gobierno les entregue la carta de impunidad que los aguacateros exigen para exterminar los bosques y apropiarse de la poca agua que deja la deforestación con la justificación de que las plantaciones de "oro verde" generan cuantiosas ganancias, y con ello dejarlos contentos y no tomen más carreteras, aunque en el plazo inmediato veamos colapsar todos nuestros ecosistemas y con ellos la ruina de los habitantes de ciudades, poblaciones y rancherías. La segunda, exigirle en todos los foros al gobierno para que aplique puntualmente la ley, para que revierta la deforestación, reforesten las huertas ilegales, castigue el cambio de uso de suelo, clausure y tape las "ollas" roba aguas, establezca inmediatamente una norma oficial de aguacate ambientalista y obligue a los aguacateros transgresores a pagar los costos de la catástrofe ecológica que están propiciando. La primera opción representa la muerte, la segunda la vida. La alternativa es clara ¡Ay de nosotros si nos cruzamos de brazos!

Si por más de un año, quien fuera coordinador general del Gabinete del Gobierno Michoacano, Víctor Lichtinger Waisman, conocedor del tema ecológico sostuvo innumerables encuentros con los representantes de los aguacateros para atender este problema y no logró obtener de estos ningún compromiso efectivo para frenar el ecocidio y para que se ajustaran a la ley, quiere decir, que estas personas no tienen voluntad de diálogo y que, por lo que se ha visto, prefieren moverse en el plano de la delincuencia ambiental organizada, por eso les importa un comino el interés de la sociedad y las leyes, por eso se ajustan a su precepto: ¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos si nosotros podemos ganar dinero!

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio

La era del nuevo comienzo

¡Votamos por la democracia!