Rafael Calderón
Para gozar la poesía de José Antonio Alvarado
Lunes 24 de Abril de 2017
A- A A+

El Encuentro Nacional de Poetas Jóvenes Ciudad de Morelia 2017 se llevará a cabo el 27, 28 y 29 de abril, y rinde homenaje a José Antonio Alvarado. Todo esto en la ciudad de Morelia, reconocida como una de las más bellas de nuestro país, que se ha distinguido por albergar la cultura y las artes en sus recintos y espacios públicos, y por ser formadora de grandes figuras artísticas en distintas disciplinas, sin embargo, en el terreno de la literatura y, particularmente de la poesía, ha quedado un hueco en los últimos años, debido a la falta de espacios y oportunidades para los jóvenes creadores, que han demostrado calidad estética a través de sus obras. Este panorama ha cambiado en parte para la tercera edición como fruto de directrices novedosas: continúa con el homenaje a un poeta de trayectoria, editan la antología del encuentro y por primera vez consolida actividades más allá del territorio nacional: Elena Medel, radicada en Madrid y Armand Virallonga (Catalunia) vienen de España. El Encuentro… nace de la iniciativa de dos jóvenes poetas michoacanos nacidos en los años 80: Leonarda Rivera y Daniel Wence. Ambos con trayectoria poética y publicaciones a nivel nacional.

Poeta, José Antonio Alvarado
Poeta, José Antonio Alvarado
(Foto: Especial)

El poeta homenajeado, José Antonio Alvarado, realizó estudios de filosofía en la Facultad de Altos Estudios Melchor Ocampo, de la Universidad Michoacana y en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Ha publicado Habitación sin muros, Para la hora del té , Algo ha quedado roto desde entonces, Ejercicio del sueño, Interrogatorio de barandillas y otros textículos, La pequeña Frankestein, El cangrejo y el mar, La muerte del Quijote, Las palabras cansadas de volar solamente nombran y El dragón en el espejo.

En 1995 -el año de la gran crisis mexicana de fin de siglo XX- José Antonio Alvarado ha rebasado medio siglo de vida. Su actividad poética ejerce en este sentido un claro en el bosque. Es su mejor carta de presentación. Justo ese año -en el III centenario de la muerte de Sor Juana- tiene en sus manos la conclusión de dos poemas memorables. Estos reflejan una identidad intermedia de su trayectoria entre la escritura y el legado de su vida. El primero no es exactamente un poema: es la serie que bajo el título Que nadie robe a la noche sus fantasmas refleja el ejemplo del verso breve y contundente, la estrofa con amor y la exploración del lenguaje, el descubrimiento de sus entrañas: son versos irónicos y encierran la pasión entre lo que dice y el cómo lo expresa; el segundo es Sobrevivencias de una muerte que sin duda un lector atento sabe que está relacionado con la muerte de su padre y registra en sus estrofas la recta final de una vida. Por lo que quiero referir que estos dos poemas son tomados como ejemplo de modelo de su evolución que sirve para anotar la dimensión de aquella etapa de su poesía.

El poema Sobrevivencias de una muerte registra expresiones que colindan con las entrañas del dolor, la muerte, la despedida, pero más extensamente -escribió José Mendoza Lara- “con los poemas, artículos, ensayos y antologías de José Antonio Alvarado las letras nicolaitas y michoacanas han recuperado una capacidad de osadía temática y de estilos que no había sido constatada en nuestro medio en las décadas recientes”. Esta expresión indagatoria no termina ahí sino que con estilo registra la posteridad a un tiempo iluminador: “Heredero de una gran tradición de universitarios que se han nutrido de la práctica de la libertad crítica y creativa y en la expresión auténtica de un lirismo inteligente, José Antonio Alvarado nos proporciona a los lectores de esta transición de siglos, la posibilidad de acceder a una escritura que deviene de la versatilidad de una generación como la de La espiga y El Laurel (1947-1953), transcurre por las opciones juveniles de los años 60 y 70, e incurre en la madurez al mediar esta década que pone fin al milenio”. Y, termina con un dato precisiones como decir: “El poema Sobrevivencias de una muerte, con el que iniciamos la segunda serie de los Cuadernos de Literatura Michoacana, así nos lo corrobora”. En este poema además registra la despedida, y habla de la muerte. Por este suceso de la naturaleza termina el largo diálogo entre la vida y la muerte. Pero esto incluye la angustia del sufrimiento y observa con nostalgia el día a día. Sabe que se enfrenta a la realidad de su propia soledad que, le llega, y disipa con dolor escribiéndolo ante el resultado del poema…

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Del premio estatal de las artes Eréndiera

Un recuerdo para José Antonio Alvarado

190 años de poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Gerardo Sánchez Díaz; profesor emérito

Homenaje al poeta Virgilio

Homenaje al poeta Virgilio

AMLO: misión cumplida

Una edición excepcional: libertad por el saber

Escribir es recobrarse: Octavio Paz

Mallarmé dado a la luz por Ximena Subercaseaux

Octavio Paz: homenaje a una estrella de mar

La Universidad Michoacana y la trayectoría de los rectores

Ante la muerte de Nicanor Parra

Contraelegía: José Emilio Pacheco

En honor del novelista Jaime Martínez Ochoa

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Las concordancias del verbo o 70 años de Gaspar Aguilera Díaz

“La muerte del Quijote”, poema de José Antonio Alvarado

José Antonio Alvarado, in memoriam

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

El Café del Prado, en el Centro Histórico de Morelia

La poeta Margarita Michelena

Pedro Garfias, 50 años después

La hora de la política: el regidor Osvaldo Ruiz Ramírez

Lucía Rivadeneyra: “Cuenta la estoria”

Pedro Garfias 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Ramón Xirau y la poesía iberoamericana

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Diario, páginas extraídas

El pensamiento lírico de Odisseas Elytis

Alfonso Reyes: Un puñado de citas gongorinas

Las visitas a Paseo del Guamúchil

La generación del tercer milenio

La generación del tercer milenio

Lucía Rivadeneyra: De culpa y expiación

La ruptura generacional de la poesía michoacana

Para gozar la poesía de José Antonio Alvarado

La ruptura generacional de la poesía michoacana

La ruptura generacional del medio siglo en la poesía de Michoacán

Juan Bañuelos, in memoriam

Alfonso Reyes y la ciencia de la literatura

Los pasos políticos de un peregrino

Corona de llamas: “Tu piel vuelve a mi boca”

Laboratorio para una poética del siglo XXI

La ciencia de la literatura de Alfonso Reyes

Gaspar Aguilera Díaz, entre el blues y el jazz

La Ilíada: traslado de Alfonso Reyes

Noticias de las Tesis filosóficas de Morelos

Yo no estoy a favor de los adeptos: André Breton

Gaspar Aguilera Díaz: la escritura en movimiento

Alfonso Reyes o la Grata compañía

Alfonso Reyes y su constancia poética

El turno y la presencia de Manuel Ponce

El turno y la presencia de Benjamín Fernández Valenzuela

El turno y la presencia de Concha Urquiza

El turno y la presencia de Enrique González Vázquez

El turno y la presencia de Carlos Eduardo Turón

Diario, páginas extraídas

El turno y la presencia de Tomás Rico Cano

El turno y la presencia de Francisco Elizalde García

El turno y la presencia de Alejandro Avilés

El turno y la presencia de Marco Antonio Millán

El turno y la presencia de Alfonso Rubio y Rubio

El turno y la presencia de Alfonso Méndez Plancarte

El turno y la presencia de Francisco Alday

El turno y la presencia de José Luz Ojeda

El turno y la presencia de Ezequiel Calderón Gómez

El turno y la presencia de Gabriel Méndez Plancarte

El turno y la presencia, una introducción

El turno y la presencia. Una introducción

El turno y la presencia: una introducción

Esbozo y acercamiento

Porfirio Martínez Peñaloza (1916-2016)

León Felipe, intrépida metáfora

Leer al poeta Rubén Dario

La Presea Generalísimo Morelos para José Mendoza Lara

Leer al poeta Rubén Darío

Rubén Darío, Del símbolo a la realidad

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rúben Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío