Xuchitl Vázquez Pallares
¿No hay dinero…?
Jueves 20 de Abril de 2017
A- A A+

Hace unos días la revista Forbes publicó datos sobre los personajes más ricos de México.

Es muy significativo ver que Germán Larrea, de Grupo México, está a unos cuantos pesos de alcanzar a Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo. Larrea ha sido beneficiado con concesiones mineras. Las cuales sólo dejan a su paso destrucción y contaminación.

Las concesiones dejan. En 2015, su fortuna ascendía a nueve mil millones de dólares, un año después, en el 2016, su fortuna ascendió a trece mil 800 mdd.

No por estas dos detenciones, se acabará el latrocinio, la corrupción y la impunidad.
No por estas dos detenciones, se acabará el latrocinio, la corrupción y la impunidad.
(Foto: TAVO)


Los pueblos donde Larrea ha instalado minas, antes con enorme riqueza en su subsuelo ahora son poseedores de aguas contaminadas y suelos devastados.

a fortuna de Carlos Slim en el 2015 era de 50 mil millones de dólares, en el 2016 era de 54 500 mdd.

Hay grandes fortunas en México, pero el pueblo está sin dinero.

La esposa de Duarte escribió: “Sí merezco abundancia”, la plana que escribió llamando a la abundancia fue encontrada en una enorme bodega llena de artículos propiedad de la nación. Sillas de ruedas, máquinas de coser, bancas para los parques, cobijas, agua, tinacos, etcétera.

En otra hoja de su diario, escribió: “DIF, exprimirlo”. He aquí cómo se hicieron ella y su esposo de una enorme fortuna.

Veracruz está en la bancarrota, mientras Duarte es ahora uno de los hombres más ricos de México.

Javier Duarte logró acumular en casi seis años de su administración diversos inmuebles, entre los que se encuentran una lujosa hacienda en Córdoba, un rancho en Valle de Bravo, departamentos en la Ciudad de México y Madrid, además de propiedades en Miami.

Gobernador de Veracruz del 1 de diciembre de 2010 hasta finales de octubre de 2016. Su administración estuvo plagada de acusaciones por enriquecimiento ilícito, delincuencia organizada, trata de blancas, violencia de género y lavado de dinero, así como por acoso y muertes aún sin resolver de periodistas.

Los dineros del erario público alimentaron empresas fantasmas e innumerables cuentas bancarias.

Los “desvíos” del erario público, efectuados por el ex gobernador Javier Duarte, podrían superar los 60 mil millones de pesos.

Esto de los “desvíos” sucede en todos los estados y es realmente grave y preocupante.

A causa de “desvíos”, las arcas de varios estados están vacías. Nunca hay dinero para nada, sobre todo cuando de necesidades del pueblo se refiere.

Menciono sólo tres ejemplos de “desvíos” efectuados durante la administración de Duarte: En 2011, Veracruz debió recibir 652 millones de pesos para el programa Habilidades Digitales para Todos, sin embargo nunca llegó el recurso a las escuelas previstas.

En 2013, Veracruz recibió 190 millones de pesos, el mayor monto asignado con respecto al resto de entidades para el Programa de Apoyo para Fortalecer la Calidad en los Servicios de Salud. El recurso asignado nunca llegó a ninguna clínica u hospital.

Lo mismo sucedió con el recurso destinado a profesionalizar los policías, 114 millones de pesos de subsidio federal, los que fueron sustraídos de la cuenta bancaria y no se ha comprobado su destino.

Cuando la Auditoría señalaba irregularidades, los funcionarios de la administración de Javier Duarte simulaban solventarlas y regresaban el dinero a las cuentas bancarias previstas para manejar el dinero federal, pero después nuevamente lo retiraban.

El pasado día 9 del presente Tomás Yarrington, ex gobernador de Tamaulipas, fue capturado en Florencia y trasladado a la cárcel de Sollicciano de esa ciudad italiana. Yarrington es acusado de haber recibido sobornos de los cárteles de El Golfo y Los Zetas, así como de lavado de dinero a través de diversas operaciones inmobiliarias.

Todo lo mencionado aquí y mucho más, es de conocimiento de todos. Nada nuevo es lo que tratan de vendernos como “noticia” o acto contra la impunidad y la corrupción.

No por estas dos detenciones, se acabará el latrocinio, la corrupción y la impunidad.

No por estas detenciones, que además no fueron realizadas en nuestro país, ni por nuestras instancias de seguridad, cree la ciudadanía que la actual administración es justa y honesta.

El mayor fraude a la nación ha sido, en todo caso, el de las reformas, entregando nuestras riquezas en bandeja de oro y plata a extranjeros y particulares, que sólo “desvían” la riqueza del pueblo a sus bolsillos.
Los desvíos realizados por funcionarios públicos son cosa de todos los días, y en todo el país. Los recursos no llegan adonde deben llegar.
En México hay mucha riqueza, lo que falta es honestidad y justicia.
vazquezpallares@gmail.com

Sobre el autor
Comentarios