Julio Santoyo Guerrero
La espléndida guerra de Trump
Lunes 17 de Abril de 2017
A- A A+

Desde el primer día de su gobierno, Donald Trump se tropezó con una amplia opinión pública adversa y con la propia solidez de las instituciones estadounidenses. El rechazo antisistémico de una parte importante de la sociedad norteamericana, inconforme con el escaso rendimiento de las políticas gubernamentales, encontró camino en el discurso del prejuicio y del odio del hoy presidente. Sus lapidarios discursos contra los mexicanos, chinos, islámicos, coreanos, inmigrantes, lo mantuvieron en el ánimo de su electorado.

La época contemporánea, podrían llevar al aventurero Trump a su peor momento y a encontrar el fracaso en todas las políticas guerreristas que ahora le están ocupando
La época contemporánea, podrían llevar al aventurero Trump a su peor momento y a encontrar el fracaso en todas las políticas guerreristas que ahora le están ocupando
(Foto: TAVO)

Pero gobernar es muy distinto a realizar una campaña. Cuando el mandatario estadounidense ha pretendido hacer realidad punto por punto el discurso más emocional de su campaña, se ha encontrado de frente con esa otra parte de su país que se expresa en instituciones fuertes y en voces y expresiones maduras y civilizadas, y ha tenido que tragarse las derrotas, recular o modificar el alcance de los propósitos. En temas cruciales para la derecha, como la migración, el libre comercio, la construcción del muro, la posición ante China, la Unión Europea, la seguridad, Estados Unidos en esta hora es un país dividido.

Y pareciera que las discordias internas en temas tan importantes pudieran quedar rebasadas por un asunto mayor: la guerra. Así ha funcionando en otros momentos en la vida de algunas naciones, pero tampoco debe olvidarse que algunas guerras no contribuyeron en ningún momento a la unidad de sus pueblos y que su inicio fue sólo el inicio de la catástrofe interior.

El furor del lenguaje militarista de Trump, muy semejante en la emoción al que le incitaba el lenguaje antimexicano en su momento, le ha llevado a la acción inmediata, a lanzar más de 50 misiles Tomahawk en Siria como reacción al ataque con armas químicas de las fuerzas de Bashar al-Ásad y el lanzamiento de La Madre de todas las Bombas a una posición del Estado Islámico en Afganistán, y a retarse a la destrucción masiva con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un. Los pasos que ha dado el gobierno estadounidense hacia la guerra son contundentes y la dinámica que está generando es irreversible. Es decir, en el horizonte inmediato se están dibujando los escenarios de una guerra inminente.

Con seguridad le han hablado a Trump al oído y le han explicado las ventajas de las políticas de guerra, como en toda la historia ha ocurrido: reactivación económica, unidad nacional, liderazgo global, modificación del orden mundial, aseguramiento de recursos estratégicos, imposición de bases militares y controles regionales. Y también, como a lo largo de la historia ha ocurrido, no le hablan o minimizan los riesgos: la posibilidad real de la derrota, la discordia interna contra la guerra, la entrada a un holocausto nuclear con consecuencias fatales para toda la humanidad y la modificación radical del clima.

Las políticas de guerra habrán de modificar, por necesidad, la política de seguridad regional, y eso supondrá muy a pesar de Trump y sus derechistas seguidores, un replanteamiento de la colaboración con México, y también en perspectiva habrá de transformar los criterios de negociación de los acuerdos de libre comercio que están en puertas de revisarse.

Sin embargo, la complejidad e impredecibilidad de los escenarios económicos y políticos, condición propia de la época contemporánea, podrían llevar al aventurero Trump a su peor momento y a encontrar el fracaso en todas las políticas guerreristas que ahora le están ocupando, y que cree que son la salvación urgente para dotar a su gobierno de la fuerza y credibilidad que necesita de cara a las derrotas que se ha construido en estos tres delirantes meses de gobierno.

La espléndida guerra de Trump –que no dudo que en algún momento así la nombre en su obsesión por adjetivar festivamente sus metas–, la salvación de la derecha estadounidense, es un acto temerario que extenderá con rapidez los frentes de guerra de los conflictos actuales, colocando al mundo y a las instituciones de gobierno global en situación de crisis y de inoperancia. Y puede ser, dado su desatino, también la tumba del propio Trump.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio

La era del nuevo comienzo

¡Votamos por la democracia!