Gilberto Vivanco González
VIVILLADAS
Días santos, días para reflexionar
Viernes 7 de Abril de 2017
A- A A+

Los días santos para algunos representan un espacio propicio para la reflexión, el amor, la misericordia y la meditación, pero otros son sinónimo de relajación, de disfrutar, de tomar, bailar o pasear.
Los días santos para algunos representan un espacio propicio para la reflexión, el amor, la misericordia y la meditación, pero otros son sinónimo de relajación, de disfrutar, de tomar, bailar o pasear.
(Foto: ACG)

Es indudable que los días santos para algunos representan un espacio propicio para la reflexión, el amor, la misericordia y la meditación, pero para otros son sinónimo de relajación, de disfrutar, de tomar, bailar o pasear; es decir, nadie puede negar que la llamada Semana Mayor es una fusión singular entre lo sacro y lo pagano, entre el alma y el cuerpo, entre el razonamiento y lo irracional, entre la algarabía y la introversión; al fin y al cabo todo ello es una representación especial que nos caracteriza como humanos y a todo ello tenemos derecho.

Lo que sí entiende Vivilladas es que hay periodos especiales donde debemos ser prudentes para resaltar cuestiones positivas, optimistas, que nos permitan compartir la buena vibra que nos rodea y que en ocasiones hacemos caso omiso de ella para resaltar lo negativo que sufrimos como sociedad tan compleja en la que vivimos. Efectivamente, somos complejos, vivimos días difíciles en varios rubros y condiciones, pero también hay luz, flores, amistad, amor, agradecimiento, cielo y esperanzas que de una manera u otra iluminan nuestras vidas. Hoy es uno de esos días en los cuales podemos abrir nuestro corazón para olvidar o dejar de lado los males y los fantasmas que nos rodean como una sociedad por muy dura que parezca, por muy violenta que se represente, por muy inhumana que se describa.

No se requiere un recinto especial para recapacitar, para orar o para hacer propósitos renovadores; sólo basta tener fuerza de voluntad y decisión, basta tener actitud y sobre todo auténtico deseo de cambiar. Este Viernes Santo, más allá de posturas ideológicas o religiosas, bien podemos recordar pasajes de la vida de Jesús de Nazaret y nos llevaría a un sinfín de reflexiones, porque muchas de sus obras, sin ser consideradas celestiales o milagrosas, si es que no lo deseamos así, son lecciones de amor, de sacrificio, de fidelidad, de amistad y de respeto al prójimo. En diferentes pasajes evangélicos esto queda de manifiesto.

¿Quién no ha llorado la muerte de un amigo, como el propio Nazareno lloró la muerte de Lázaro? No hablaremos del milagro de la resurrección para no herir susceptibilidades religiosas o ateístas, simplemente puntualizamos el dolor tan grande por la pérdida de un ser especial, con el que compartíamos o queríamos de manera tan especial. La muerte sin duda alguna es el paso más difícil que se da después de la vida.

Como este pasaje hay cientos de ellos que demuestran lo aquí afirmado.

Mateo Calvillo Paz, columnista del periódico La Voz de Michoacán y vocero episcopal en Michoacán, escribió algunas reflexiones sobre estos días santos, varios de sus puntos de vista los comparte Vivilladas, más aun viniendo de una persona a quien conocimos desde que éramos pequeños y logramos una amistad en familia muy especial, como especial era el cariño que todos los hermanos le guardábamos, pues bien Calvillo Paz expresó: “Al hombre le hace falta personalidad moral, grandes virtudes, no tiene motivaciones ni esperanza porque le falta Dios. Algunos lo niegan, otros nomás viven sin él. Se anuncia en la publicidad la Semana Santa como un gran acontecimiento. No nos emocionemos, se utiliza la Semana Santa para otros fines, para promover el negocio del turismo y hacer grandes negocios, la diversión desbordad y el consumo. Es bueno para la persona descansar pero se pierde toda proporción y la pirámide de valores se invierte, se pone de cabeza la vida. Es la evasión que desemboca en unas vacaciones sin ordenar, caóticas que no son el paraíso de la publicidad”.

Es una visión material, intramundana, inmanente, hay que complacer al cuerpo que pide consumir y gastar, acicateado por los comerciantes a través de los medios de comunicación. Son deleitables las vacaciones, a todos nos gusta ir a los mares preciosos del Pacífico, por ejemplo. Pero el hombre debe ser racional y libre en todas las manifestaciones de su vida, también en las vacaciones.

Queremos ser felices, necesitamos serlo plenamente, en todas las dimensiones de la existencia, en la integralidad del ser humano. De otra manera, las vacaciones resultan decepcionantes y engañosas. Nos queda la sed de plenitud y felicidad. Necesitamos saber dónde se encuentra nuestro bien verdadero. Ser personas de sensaciones y placeres, pero antes que nada ser inteligentes y libres.

Hay que resistir a las manipulaciones de quienes dicen interesarse por nuestro bien y en realidad sólo quieren nuestro dinero. Debemos ser libres para decir “no” a la camisa de fuerza de la publicidad de la tele o de lo que sea que no nos programe.

Debemos ser sensatos: hacer uso prudente de nuestro tiempo, de nuestros recursos, atender prioridades. Es indispensable tener en cuenta las necesidades del espíritu y no sólo la atracción tiránica y necia de los instintos. Cuántas insensateces se cometen cuando la persona no reflexiona y se deja llevar por el impulso del momento y por sus bajas pasiones de placer, exceso, pecado, despilfarro. Debemos dar muestra de una sabiduría de excelencia, de personas maduras, atender prioritariamente lo que es más digno del hombre, lo que le proporciona goces más puros y profundos y lo hace verdaderamente feliz. Mateo Calvillo, de manera sublime, da el auténtico significado de la Semana Santa, un significado que nos debe fortalecer como individuos, como familia y como pueblo, cuyos valores han dejado de ser intangibles para convertirse en dotes materiales.

Si bien hay quienes no creen en los milagros divinos, vale la pena respetar y reconocer dicha posición, pero una cosa es cierta: los mensajes de Jesús de Nazaret, los pasajes sobre su vida, no son únicamente lecciones celestiales, son lecciones que debemos valor como pueblo y adoptar como sociedad. Así el mundo sería otro, el mundo sería más humano, más espiritual. Juan Pablo Duarte escribió: “No es la cruz el signo de padecimiento: es el símbolo de la redención

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas