Arturo Alejandro Bribiesca Gil
Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones
Jueves 13 de Abril de 2017
A- A A+

El pasado 27 de marzo, Édgar Veytia Cambero, Fiscal General de Justicia del Estado de Nayarit, fue detenido por las autoridades estadounidenses por su probable responsabilidad de conspirar para distribuir e introducir droga a ese país. Veytia había sido ratificado como fiscal general el 18 de febrero de 2013 por un periodo de siete años (2020), a propuesta del gobernador priista del estado, Roberto Sandoval.

Édgar Veytia Cambero, Fiscal General de Justicia del Estado de Nayarit
Édgar Veytia Cambero, Fiscal General de Justicia del Estado de Nayarit
(Foto: Especial)

La ratificación del defenestrado fiscal fue hecha por 29 de los 30 diputados que conformaban la XXX Legislatura local de Nayarit, en la que estaban representados el PRI, el PAN, el PRD, el PVEM y Nueva Alianza. El voto faltante fue ausencia no en contra ni abstención, por lo que a pesar de ello, podemos hablar de unanimidad de todas la fuerza políticas en ese momento representadas al Congreso estatal en la ratificación.

Obviamente los señalamientos hechos por la justicia norteamericana ponen en pésima situación política al gobernador Sandoval y a su partido, el PRI, sobre todo en pleno proceso electoral para elegir nuevo gobernador. ¿A caso el gobernador no sabía las andanzas delictivas de su fiscal? Aun cuando la respuesta fuera un no, de ninguna manera se deslinda su responsabilidad, ya que ser un gobernante desinformado es tan pernicioso como ser un gobernante ineficaz o corrupto.

Ahora bien, esa responsabilidad no es exclusiva del gobernador Sandoval, la misma es compartida con los entonces diputados de la XXX Legislatura, conformada por cinco partidos políticos nacionales (PRI, PAN, PRD, PVEM y Nueva Alianza), que al ratificar la propuesta del gobernador confirmaban y daban por ciertos los méritos que habían llevado al titular del Poder Ejecutivo a proponer a Veytia Cambero para tan importante cargo público.

Sin embargo parece que los legisladores en los distintos órdenes de nuestro país no comprenden esta corresponsabilidad; siempre que sucede algún caso similar de descredito de un funcionario nombrado por dos poderes, los ratificantes se deslindan y aprovechan la oportunidad política para criticar al que hizo la propuesta, olvidando que dicha propuesta no se hubiera concretado sin su participación.

En ningún momento se defiende al gobernador Sandoval ni a su partido, el PRI, pero es importante señalar que Veytia Cambero no fue ni es militante activo de dicho partido, lo que no demerita las fundadas y justas voces críticas ante los hechos delictivos y sus corresponsables, sobre todo si éstas vienen de la sociedad y no tanto de actores de partidos políticos que en su momento convalidaron las credenciales y méritos de Veytia para ocupar el cargo, y hoy en pleno proceso electoral, lo olvidan.

En fin, como lo dije, esto no es exclusivo de Nayarit, en Michoacán también se han dado críticas similares de la oposición al gobierno en turno, sobre los diversos procuradores que han sido ratificados por el Congreso michoacano, olvidando que son corresponsables del buen o mal desempeño de estos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Es cuestión estética no cromosómica

Corrupción derivada

El juicio de la historia

Vuelvo a preguntar

Bebeto y Romario

De desconcentraciones y cosas parecidas

De reo a gobernante

Quinto partido a la vista

Hablemos del mundial

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano