Alejandro Vázquez Cárdenas
México, su educación y cultura
Miércoles 12 de Abril de 2017
A- A A+

El ser humano es irremediablemente crédulo, situación muy evidente cuando se trata de noticias que sean compatibles con su particular catálogo de ideas fijas, ese que ha desarrollado desde su infancia, en su casa, en la escuela, con sus amigos, con lecturas propias o inducidas y posteriormente en el ambiente laboral. Así vemos que una determinada noticia, cierta o falsa, eso no importa, adquirirá patente de "verdad absoluta" si concuerda con la información, verdadera o falsa, que previamente la persona ha adquirido. Aquí está precisamente el problema, si la información que un niño recibe en su casa es deficiente en calidad y/o cantidad y la que recibe de joven en la escuela es mediocre, fragmentada, tendenciosa y sin fundamentos científicos, impartida por "maestros" más interesados en andar de agitadores que en cumplir con su labor de docentes, entonces su formación cultural dejará mucho que desear. Ahora bien, si cursa y termina una carrera universitaria, la que sea, tampoco es garantía de nada. Si a esto agregamos que el mexicano no lee mas allá de un libro por año, y que según los estudios de la OCDE no entiende bien a bien lo que leyó, y si de remate aceptamos que una buena parte de su información la obtiene de la televisión comercial, entonces debemos aceptar que estamos ante un panorama desolador.

¿Qué calidad tiene la televisión comercial en México? Lamentablemente, para la mayor parte de su programación la calificación oscila entre mala y pésima.
¿Qué calidad tiene la televisión comercial en México? Lamentablemente, para la mayor parte de su programación la calificación oscila entre mala y pésima.
(Foto: Especial)

¿Qué calidad tiene la televisión comercial en México? Lamentablemente, para la mayor parte de su programación la calificación oscila entre mala y pésima. Los programas de concursos, los de chismes intrascendentes, los musicales llenos de lo que se ha denominado "música Kleenex" (úsese y tírese), los increíblemente tontos programas de médiums, magia, ovnis, espectros, horóscopos, "aparecidos" y demás tonterías, son bodrios verdaderamente insultantes para la inteligencia. Pocos programas son rescatables e incluso hay algunos muy buenos, pero resulta que están en horarios propios para veladores.

La radio no está mejor. Existen cada vez menos estaciones de la llamada "música culta", mismas que mueren desplazadas por la música grupera y la balada desechable. Los programas de pseudociencia, naturismo, horóscopos, terapias alternativas y chismes de la farándula predominan en el cuadrante. Los programas de contenido educativo son de una pobreza alarmante y varios programas noticiosos han abandonado cualquier intento por la objetividad y apuestan decididamente por la estridencia, el sesgo extremo y la descalificación.

El cuadro se completa con la programación de eventos deportivos, sobre todo los fines de semana, "pan y circo", antigua y aún vigente formula del Imperio romano. A este respecto podemos hacer un pequeño ejercicio interrogando a un conocido; casi con seguridad veremos que nuestro interlocutor no sabrá bien a bien qué significa y qué alcances tiene la autonomía universitaria, pero sí nos podrá disertar con gran sapiencia sobre las virtudes de tal equipo o de equis jugador.

¿Consecuencias de esta triste realidad? Las previsibles: un pueblo, en su gran mayoría con una cultura que va de pésima y mediocre, una visión del mundo deformada y sesgada, una veneración a ídolos transitorios y sin valor intrínseco, una escala de valores contaminada con criterios comerciales e inmediatistas, un desprecio por la cultura del esfuerzo y ahondamiento de profundas contradicciones sociales al ensalzar una serie de valores ligados no al trabajo, sino a la corrupción y delincuencia.

La mayoría de las universidades no se escapan a la mediocridad nacional pues son parte de la misma por sus maestros, sus laxos criterios de ingreso, permanencia y titulación y sus atrasados programas académicos.
Así vemos médicos recién graduados que no saben de qué lado está el bazo y que escriben "útero" con "h", arquitectos e ingenieros que al construir un depósito de agua éste se les desfonda en cuanto lo llenan, abogados que dicen “huesamenta”, psicólogos que aún piensan que las teorías freudianas tienen soporte científico. Así un largo etcétera.
¿Remedio a esta tragedia?, sólo uno, educación de calidad. O sea, adiós primer mundo, seguiremos en el furgón de cola.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Es tiempo de transparentar nuestras resoluciones: TJAM

El campo, una tragedia

Pacifismo y el pacto de Múnich

Chauvinismo y México

Izquierda, ignorancia y necedad

Educación, entre el miedo y la corrupción

Medicinas alternativas y médicos

La justicia en México

Pseudociencias, datos

Artículos y mercancía pirata

Odio, un tema de actualidad

De a poco

Hablando de diputados

De anonimato y libertad, reflexiones

El Ejército, la Policía y el crimen organizado

Populismo, ¿qué es?

IFE y el periodismo, una historia

IMSS, una tragedia que se pudo evitar

El café y los antioxidantes

La corrupción, ese gran problema

Para entender a López

Colosio, a 25 años

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL