Arturo Alejandro Bribiesca Gil
Engañando con la verdad
Jueves 30 de Marzo de 2017
A- A A+

De unas semanas a la fecha se ha desatado una andanada de noticias en medios nacionales, El Universal primordialmente, señalando una serie de fallas, desaciertos y omisiones del gobierno del panista Javier Corral en Chihuahua. Los señalamientos han sido claros, contundentes y no desmentidos o justificados con la misma precisión que han sido señalados, sobre todo los referentes a elevación de índices delictivos.

Javier Corral, gobernador de Chihuahua, en conferencia de prensa
Javier Corral, gobernador de Chihuahua, en conferencia de prensa
(Foto: Cuartoscuro)

La principal defensa que ha hecho el gobernador Corral ha sido que estos señalamientos son porque su administración no está cubriendo convenios con medios de comunicación nacionales; en otras palabras, aduce que no está pagando cuota y por tanto no tiene protección de imagen. Luego entonces, más que desmentir o demostrar lo erróneo de los datos o acciones que se divulgan mediáticamente, se escuda en señalar que es político el tema. Señor gobernador, en la cosa pública todo es político.

Ahora bien, los medios nacionales que han señalado las deficiencias y problemas de la administración de Chihuahua son medios serios que no se atreverían a poner en duda su prestigio con datos inverosímiles, por lo que, sumado al hecho que no se ha demostrado su falsedad, nos queda claro que son datos esencialmente ciertos. Sin embargo, aun cuando se pudiera advertir cierta tendencia negativa en la forma de presentar los hechos, esto es normal y entendible porque los medios tienen su propia agenda y línea editorial, lo que es válido y legítimo siempre y cuando sus señalamientos e interpretaciones nazcan de la realidad.

Mi humilde apreciación es que en la mayoría de casos y polémicas como esta, lo que sucede es que los actores involucrados nos engañan con la verdad. Por un lado, parece ser que algunos medios de comunicación señalan los negativos y errores de una administración si, y sólo si, no hay acuerdos comerciales; luego entonces, fallan en su ética periodística al ser ciegos ante ciertos actos y actores, pero eso no hace falso lo que ven y reportan cuando deciden abrir los ojos, por los motivos que sean.

Por su lado, el gobernador, con su “verdad” sobre no tener convenios de publicidad de carácter nacional, pretende convencer a la sociedad de que es pura mala fe que le tienen, sin que en ningún momento refute con pruebas y datos concretos los señalamientos negativos de su administración.

Polémicas similares son un común denominador de la política en nuestro país. Michoacán no ha sido la excepción. Por tanto, los invito a que ante estas situaciones centremos la discusión primero en la veracidad de los hechos y después en la ética o falta de ésta en la función periodística. En fin, tan criticable la actitud mercenaria de ciertos medios de comunicación como el cinismo de nuestra clase política, que suele defenderse como niño de primaria cuando reprueba o es castigado: “el maestro no me quiere”.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

De desconcentraciones y cosas parecidas

De reo a gobernante

Quinto partido a la vista

Hablemos del mundial

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano