Eduardo Nava Hernández
Fuerzas Armadas: coerción y politización
Viernes 24 de Marzo de 2017
A- A A+

La conferencia de prensa de la Secretaría de la Defensa Nacional el pasado 21 de marzo da cuenta una vez más de la creciente politización de las Fuerzas Armadas mexicanas, que se ha expresado también en su cabildeo en el Congreso de la iniciativa priista de Ley de Seguridad Interior. Esta vez tocó al general José Carlos Beltrán Benítez, director general de Derechos Humanos de esa secretaría, salir al paso de señalamientos, cuya fuente no identificó, sobre violaciones, muchas de ellas graves, en esa materia contra la población civil.

“Se ha difamado sobre hechos represivos que ofenden al instituto armado y también a la sociedad. Ante esto se responde que hemos dado muestras de tolerancia y prudencia en un sinnúmero de ocasiones, desde agresiones físicas a instalaciones militares, a integrantes del Ejército y Fuerza Aérea, hasta injurias y ofensas provocadas”, afirmó el vocero militar. Y calificó ‘‘enfática y contundentemente estos señalamientos de diferentes orígenes’’ como infundios y como “injurias y ofensas”. Demandó, asimismo, que “si alguna persona considera contar con pruebas, que presente (ante las autoridades competentes) las supuestas quejas (sic) y acusaciones de las que se ha especulado ante los medios de comunicación”.

Según el general Beltrán, las denuncias contra miembros de las Fuerzas Armadas en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos se han reducido entre 2012 y 2016 en un 68 por ciento.
Según el general Beltrán, las denuncias contra miembros de las Fuerzas Armadas en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos se han reducido entre 2012 y 2016 en un 68 por ciento.
(Foto: Especial)


Tan enfática defensa de la actuación de soldados, y por extensión marinos, que han participado activamente durante la última década en la persecución y combate a los delitos de narcotráfico y otros vinculados a la delincuencia organizada, se da en el contexto del debate de la mencionada iniciativa de ley y de los múltiples señalamientos realizados por organismos defensores de derechos humanos, tanto nacionales como extranjeros. Según el general Beltrán, las denuncias contra miembros de las Fuerzas Armadas en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos se han reducido entre 2012 y 2016 en un 68 por ciento. También habló, como estadísticas, de haber realizado 201 cursos, 508 conferencias, seis mil 746 pláticas y 127 videoconferencias que alcanzaron a un millón 195 mil 931 oyentes; esta cifra, desde luego, porque cada militar ha participado más de una vez en tales actividades.

Pareciera pues que la dirección a cargo del general Beltrán Benítez dentro del Ejército no tiene otra función que la educativa y preventiva, y que las violaciones denunciadas por los organismos de derechos humanos son inexistentes. Resulta, así, que sólo por mala fe o por afán de injuriar y ofender se puede hablar de un tema tan delicado como los abusos cometidos por los miembros de la milicia en las tareas que se les han asignado.

Pero el contexto de esa conferencia de prensa fueron también dos manifestaciones políticas del presidente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, que tocaron particularmente la sensibilidad de los mandos militares. La primera, la tan difundida en redes y noticieros respuesta que dio en Nueva York a Antonio Tizapa, el padre de uno de los normalistas desaparecidos en Iguala, quien lo encaró para demandarle que explicara su relación con el ex gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, y con el ex presidente municipal perredista de esa ciudad, José Luis Abarca. López Obrador, ya retirándose en su vehículo, le respondió que preguntara al Ejército y al gobierno federal por la desaparición de los estudiantes en septiembre de 2014.

La segunda expresión del líder morenista fue un video en el que López Obrador reitera su respeto a los integrantes de las Fuerzas Armadas y afirma que éstos “son pueblo uniformado”, pero también afirma que, de ganar el gobierno nacional en 2018, “no vamos a emplear la fuerza para enfrentar los problemas sociales, no vamos a reprimir al pueblo con el Ejército”.

Todo parece indicar que la apresurada conferencia de prensa del militar fue un intento de respuesta inmediata a esas declaraciones políticas de López Obrador, simplemente negando que las tropas sean utilizadas como fuerza represiva o que tuvieran que ver en los trágicos hechos del 26 de septiembre de 2014 en Iguala. Pero la respuesta al vocero militar vino del presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, quien declaró en comparecencia ante senadores al día siguiente que “las Fuerzas Armadas sí han violado derechos humanos y ello ha quedado acreditado en las recomendaciones que les hemos dirigido, entre ellas por casos de tortura y de desaparición forzada de personas”. Reconoció que los mandos del Ejército “han recibido y aceptado recomendaciones por violar derechos humanos y eso está acreditado”, pero agregando que “no basta con aceptarlas, deben acatarlas y cumplirlas; necesitamos que se procese y sentencie a los responsables”.

El señalamiento del ombudsman mexicano habla entonces de impunidad en el caso de violaciones graves como la tortura y la desaparición forzada de personas. No se refirió el defensor a casos específicos, como hubiera podido hacerlo, entre ellos la matanza de Tlatlaya en el Estado de México, y reconoció que “han bajado las recomendaciones contra ellos (los militares), pero eso no quiere decir que si hay una sola queja no se actúe. Elevo mi exigencia —dijo enfático ante los legisladores— de que se acepten las recomendaciones y que se cumplan, que se avance puntualmente”.

El tema de las violaciones graves contra la población civil continúa puesto sobre la mesa por distintas voces que inciden en la opinión pública justo cuando menos conviene al Ejército, cuando éste está pugnando por que en el Congreso federal sea aprobada la antedicha Ley de Seguridad Interior, que en realidad busca la seguridad jurídica de los militares frente a las acusaciones que constantemente enfrentan. Pero su respuesta, en vez de aportar datos concretos e información sobre las medidas disciplinarias para prevenir y castigar los atentados a los derechos humanos y civiles, se limita a ser de índole política, negando prácticamente cualquier señalamiento en su contra.
Es evidente e innegable, sin embargo, que tanto las declaraciones del ombudsman como las de organizaciones de derechos humanos (entre las externas, Amnistía Internacional y Human Rights Watch) y las de Andrés Manuel López Obrador, encuentran sustento en hechos reales que han afectado a innumerables miembros de la sociedad civil, a los que en tiempos del calderonismo simplemente se clasificaba como “daños colaterales”.
Por eso el propio presidente de la CNDH manifestó en su comparecencia ante los legisladores su oposición a que se apruebe la multicitada Ley de Seguridad Interior. “No es deseable —dijo— que se emita un marco jurídico para que las Fuerzas Armadas participen en tareas de seguridad pública; pero si el Legislativo lo considera pertinente, les hemos enviado un decálogo de acotaciones, de límites, de respeto a los derechos humanos. Que la participación de los militares en la seguridad pública sea transitoria, ya que la seguridad tiene que estar en manos de civiles”.

¿Cuál es el riesgo, en caso de proceder la aprobación de la polémica legislación propuesta por el PRI en el Senado? La normalización de la participación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad “interior”, es decir, seguridad pública, conlleva, como ya ocurre, a distorsionar su función original y sus fines. Es normalizar la violencia coactiva que amenaza las vidas, el patrimonio y la seguridad misma de sectores de la sociedad o regiones completos en donde actúa. Y es la manifestación y la confesión de que el poder civil, al que formalmente está sometida la fuerza militar, ha sido incapaz de combatir eficazmente a la delincuencia por otros medios y con respeto a los derechos humanos. Es también la expresión de la resistencia de los mandos militares a asumir cabalmente su responsabilidad en múltiples actos lamentables y su búsqueda de algún cuerpo normativo que les dé ciertas garantías frente de no ser penalmente señalados o castigados por ellos.

Pero para la incipiente y debilitada democracia mexicana sería también un enorme retroceso. Ya alguna vez Antonio Gramsci definió al Estado moderno de los países occidentales como fuerza más hegemonía o como “hegemonía revestida de coerción”. Mientras que en las dictaduras prevalece el uso de la fuerza sobre el consenso social, los regímenes democráticos deben sustentarse, teóricamente, más en el recurso a la dominación consensuada y a la construcción de instituciones formalmente aceptadas por la población. Pero la creciente utilización de la fuerza, así sea con la justificación de combatir el cáncer de la violencia delincuencial, invierte tendencialmente esos términos y nos lleva a un régimen de coerción apenas revestido de métodos hegemónicos o consensuales y nos aleja peligrosamente de la proclamada, por el gobierno y sus turiferarios, normalidad democrática.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

El Poder Judicial en el ojo del huracán

¿Incendiar la pradera o pactos de estabilidad?

¿A dónde va López Obrador?

El desafío de la caravana migratoria centroamericana

La prueba salarial del gobierno lopezobradorista

Doce tesis acerca del 1968 mexicano

El núcleo de la corrupción en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: marchas, opacidad y fraude a la nación

La primera insurrección socialista en la historia de México

Donald Trump ante López Obrador

Elecciones: el bloque de poder en disputa

La recta final, elecciones al borde del riesgo

Presea de ignominia y afrenta a la universidad

La Universidad, el Congreso y la memoria

Lo que el debate no se llevó

La sombra del fascismo en la Universidad Michoacana

Universitarios, ciudadanos y el fraude que viene

El TLCAN, Trump y el dilema salarial

Cómo malograr impunemente una institución benemérita y centenaria

El pragmatismo en la política mexicana

Transición a la dictadura

La Universidad Michoacana en la encrucijada

La candidata del Congreso Nacional Indígena y el EZLN

El futuro del Frente Ciudadano por México

La Propuesta Aguirre para la Universidad Michoacana

El INE hacia 2018

Efrén Capiz y Eva Castañeda

Gobernar con el cinismo

Maquiavelo en el Estado de México

Rebelión de los trabajadores de Walmart

La Universidad Michoacana bajo fuego

Natalio Vázquez Pallares, México y la segunda posguerra

Fuerzas Armadas: coerción y politización

Seguridad interior y militarización, un horizonte no deseable

Donald Trump, México y la tormenta perfecta

La crisis financiera de la Universidad Michoacana

Huelga de hambre en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: el regreso de la represión y las expulsiones políticas

La toma en la Universidad Michoacana

La beligerancia de la clase empresarial mexicana

La crisis múltiple del régimen político

De víctimas y déficit de atención

Crisis multifacética y vías de acción popular

Guerra contra el magisterio

Cherán: entre la utopía y la institucionalización

Por qué defender las jubilaciones en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: quebrantar la huelga

Segundo acto: La represión

Ayotzinapa: ¿qué sigue?

El tercer mundo no es un mundo de tercera

Cinismo destilado

Guerra antipopular prolongada

La segunda fuga de El Chapo: ¿Estado paralelo o narcoestado?

El régimen canallesco y las sublevaciones que vienen

El terror y el gobierno que no nos merecemos

Tiempo de crispación

Iguala, la sociedad política y el freno de la historia

Tlatelolco, Tlatlaya, Iguala…

La consulta del PRI sobre plurinominales, una nueva amenaza a la democracia

La crisis de representación y la autodefensa social

Recuento de daños

Cherán y el futuro de las autodefensas

El despropósito del desarme

“No dialogar bajo presión”

Autodefensas: el principio del fin

Universidad Michoacana: un conflicto nada gratuito

Pluralidad de poderes y legitimidad en Michoacán

Cierre de ciclos inconclusos

La entrega petrolera

2013: Rosa Luxemburgo revisitada

La División del Norte en 2013

Los Sentimientos de la Nación

El monólogo del poder y la resistencia social

Reformismo febril e ingobernabilidad

El cerco a San Lázaro: dique al autoritarismo legislativo

Entrega del petróleo y conciencia nacional

Arlen Siu como motivo: un recuerdo y una reflexión

Reforma petrolera: ¿Unión o desunión social?

Francisco Field Jurado, defensor del petróleo mexicano

El petróleo, la batalla que viene

El Pacto por México, cadáver insepulto

La consagración de la primavera: barbarie y revolución

Evaluación educativa e insurgencia magisterial

El intento de reconstrucción del presidencialismo omnipotente

El Gordillazo: sismo sin réplicas

Universidad Michoacana: la huelga de la opacidad

El zapatismo en los tiempos de la restauración priísta

El 1 de diciembre y las izquierdas

El rumbo incierto de las izquierdas

Ante la insurgencia social, ¿contrainsurgencia oficial?

De casas del estudiante, albazos y miseria presupuestal

Universidad Michoacana: la violencia y el Consejo de la infamia

Universidad Michoacana: reconstruir la comunidad

La ley, la gracia, la verdad

La transición mexicana: entre Montesquieu y Monex

México: la democracia granuja y el síndrome de Watergate

“Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad”

Institucionalidad o ilegalidad

PRI, regreso sin gloria

El voto nulo y la abstención fortalecen la partidocracia

La elección se cierra

#yosoy132: el retorno de los jóvenes

La primavera estudiantil contra la reversión democrática

Casas del estudiante y crisis universitaria

El asalto a la Universidad Michoacana

Un atentado mortal contra el cooperativismo

Saldos y desafíos de la visita papal: México y Cuba

Lo que la partidocracia es

Tiempo de intercampaña y judicialización política

Noventa y cinco años de la Constitución y los trabajadores

Oaxaca: matar para defender al capital

El informe de la CNDH sobre Chilpancingo

2012: 50 causas para la indignación

Chilpancingo, la violencia de Estado

Las izquierdas después de Michoacán

Gobierno de coalición y proyectos de nación

El método del “mejor posicionado”

Degradación de la justicia en la Universidad Michoacana

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

PRD Michoacán: fin de ciclo

Un recuerdo para Adolfo Sánchez Vázquez

El bloque de poder, la debacle y la izquierda electoral

Del pacto de Juárez al diálogo público

Cinco años de impunidad, no de olvido

Llegando al límite

PAN y PRI: precarizar el trabajo

Las alianzas estratégicas

Anexión de baja intensidad

La tragedia del PRD y la izquierda mexicana

A diez años de la fuga del Chapo

El eterno problema del transporte

UM: pasmo, farsa y retroceso

La Universidad Michoacana en su laberinto

Elogio de Lula

1810: la insurrección popular

El mensaje presidencial y el de la muerte

Ya no, Cayetano

Desincorporación o interés público

La huelga de hambre

El rector José Narro ante la UM

El Gran Hermano del neoliberalismo

La acometida contra el trabajo

La lucha sigue

Acuerdos bajo la mesa y crisis política

Dos y dos no siempre suman cuatro

Para 2010: Reforma, libertad, justicia y ley