Hugo Rangel Vargas
La turbulenta izquierda y el enturbiado país
Viernes 24 de Marzo de 2017
A- A A+

Si bien el regreso del PRI a Los Pinos fue precedido de una maniobra perfectamente orquestada por una multiplicidad de actores y circunstancias, resulta claro que la legitimidad que el gobierno de Enrique Peña Nieto adquirió durante el periodo en el que se maniobraron las reformas estructurales acuñadas en el Pacto por México se alcanzó en buena medida por la contribución de una oposición dócil que prefirió la comodidad del acuerdo con el régimen.

Para Acción Nacional, la concertacesión con el PRI no era novedad. En el gobierno de Carlos Salinas este partido fue pieza clave para dotar de estabilidad a un resquebrajado y cuestionado presidente de la República. Sin embargo, para la izquierda, el acuerdo con el sistema era una novedad que se construyó sobre las cenizas de un derrotado Andrés Manuel López Obrador, quien terminó quedándose solo en sus cuestionamientos al modo en como su opositor Peña se hizo de la primera magistratura del país.

La legitimidad que el gobierno de Enrique Peña Nieto adquirió durante el periodo en el que se maniobraron las reformas estructurales acuñadas en el Pacto por México se alcanzó en buena medida por la contribución de una oposición dócil
La legitimidad que el gobierno de Enrique Peña Nieto adquirió durante el periodo en el que se maniobraron las reformas estructurales acuñadas en el Pacto por México se alcanzó en buena medida por la contribución de una oposición dócil
(Foto: Especial)


Después del Pacto las cosas no fueron las mismas para el país ni para las fuerzas políticas progresistas. La sociedad mexicana enfrentó una serie de reformas que se cuajaron con una celeridad sin precedentes en el Congreso y que impactaron en muchos logros y conquistas que parecían irreversibles después de que la Revolución se asentó en el régimen político y en la vida social.

La no reelección, la no embargabilidad del salario, la rectoría del Estado sobre el sistema educativo y sobre el petróleo, fueron suplantados respectivamente por la legalización de la reelección de una clase política que se ha sostenido de facto en los espacios de representación popular, el regreso del acasillamiento de la clase trabajadora, ahora, a una banca usurera y la prevalencia de los intereses de los organismos internacionales y de los grandes corporativos nacionales sobre la educación y los recursos naturales.

Este retroceso no sólo ha trastocado a los intereses de grandes conglomerados de la población, quienes no acaban de resentir los efectos de estas reformas; también han tocado a la izquierda que terminó fragmentándose y regresando a lo mucho a demandas gremiales, cuando no únicamente a disputas electorales por cotos de poder político.

Las alianzas del PRD con la derecha, el debilitamiento de este partido en términos de su agenda política y de definiciones ideológicas, son algunos de los síntomas de una hecatombe orquestada desde el centro del poder político del país y que ahora tienen que enfrentar cierto sector de la militancia de dicho partido, quienes luchan por restablecer los objetivos para los cuales fue fundado.

Dos corrientes parecen debatirse al interior del sol azteca y cuyas diferencias se centran no únicamente en la determinación coyuntural sobre el candidato presidencial hacia 2018, sino en el proyecto que desean para el país.

Una de ellas sostiene que el PRD es en sí mismo un fin, que su sobrevivencia debe ser cuidada y que cualquier decisión debe contemplar un cálculo de rentabilidad electoral que permita a dicho partido conquistar espacios. Esta lógica es omisa del carácter social, histórico y temporal de los institutos políticos, así como de la necesidad de diferenciarse en términos de una posición de clase. Reducido el objetivo del PRD al número de votos que conquiste, lo mismo darán el candidato, el programa y la estrategia con la que se presente a las elecciones.

Una segunda posición sostiene que el PRD es sólo un instrumento social, que éste es útil en la medida en la que se coloca sobre una coyuntura histórica y sirve para que las grandes mayorías alcancen el poder a través de un programa de conquistas y reivindicaciones. Aquí los votos son consecuencia de este proceso de legitimación social e histórico y el candidato debe representar estas aspiraciones concentradas en una agenda estratégica.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas