Jueves 23 de Marzo de 2017
A- A A+

“Los funcionarios públicos no pueden disponer de las rentas sin responsabilidad, no pueden gobernar a impulsos de una voluntad caprichosa, sino con sujeción a las leyes; no pueden improvisar fortunas ni entregarse al ocio y a la disipación, sino consagrarse asiduamente al trabajo, resignándose a vivir en la honrosa medianía que proporciona la retribución que la ley haya señalado”.

El párrafo anterior es un fragmento sacado del discurso pronunciado por Benito Juárez, gobernador del estado de Oaxaca, ante la X Legislatura, al abrir el primer periodo de sus sesiones ordinarias, el 2 de julio de 1852. Texto que debería ser leído a todo servidor público o representante popular al protestar o asumir un encargo, haciéndose una obligación moral el vivir en la honrosa medianía, salvo excepciones públicas, notorias e indiscutibles.

En este mes de marzo, con unos días de diferencia, los mexicanos conmemoramos la memoria de dos patriotas, el 21, el nacimiento del Benemérito de las Américas, Benito Juárez, y el 23, el Aniversario Luctuoso de Luis Donaldo Colosio
En este mes de marzo, con unos días de diferencia, los mexicanos conmemoramos la memoria de dos patriotas, el 21, el nacimiento del Benemérito de las Américas, Benito Juárez, y el 23, el Aniversario Luctuoso de Luis Donaldo Colosio
(Foto: Cuartoscuro)


En este mes de marzo, con unos días de diferencia, los mexicanos conmemoramos la memoria de dos patriotas, el 21, el nacimiento del Benemérito de las Américas, Benito Juárez, y el 23, el Aniversario Luctuoso de Luis Donaldo Colosio, fallido candidato a la Presidencia de la Republica. Del Benemérito mucho se ha dicho, aunque poco se ha hecho, y probablemente en la actualidad debamos enfocarnos más a los referentes próximos y no casarnos con fetichismos históricos. Sin pretender establecerlos en un mismo pedestal, es posible afirmar que ambos hombres, en sus distintas épocas, dejaron huella, sobre todo don Benito, porque debemos admitir que Colosio terminó siendo más leyenda y expectativa que realidad.

Sin embargo, México requiere de hombres y mujeres que continúen sus legados porque el México con hambre y sed de justicia, el México de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirla, el México de mujeres y hombres afligidos por abuso de las autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales descrito por Colosio en su célebre discurso, aún existe.

Es una verdadera lástima que a 23 años de la pérdida física de Colosio, las situaciones negativas que él con mucha sensibilidad percibía, lejos de corregirse han empeorado. Porque al día de hoy se percibe un Michoacán y un país en general con más hambre de justicia que nunca. Se percibe en el día a día más gente agraviada con sus gobernantes, lo que se ha dado por llamar el mal humor social.

Juárez fue un estadista, probamente sólo lo pongan en duda algunos reaccionarios de su época y de la nuestra; por su parte, Colosio tenía madera de estadista, su magnicidio no nos permitió comprobar si lo era o no, en lo personal soy de la idea de que lo hemos idealizado demasiado, era un hombre de carne y hueso, con defectos y virtudes, pero no por eso dejó de reconocer que era un gran hombre y un excelente líder, le debemos el beneficio de la duda como mínimo.

En fin, dejo para la reflexión la visión económica de Colosio, quien creía en la posibilidad de crecer con estabilidad, pero crecer microeconómicamente y no sólo macroeconómicamente como desafortunadamente ha acontecido; era un convencido de que la forma de medir el desarrollo no era sólo con base en las reservas del Banco de México. Él sabía que los indicadores de desarrollo y crecimiento económico son dos, efectivamente los niveles de reservas del banco central, más lo que hay sobre la mesa del simple campesino. Despierta México.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

De reo a gobernante

Quinto partido a la vista

Hablemos del mundial

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano