Miércoles 22 de Marzo de 2017
A- A A+

Michoacán está mal, y aquellos que siempre buscan la culpa de sus fracasos en otras personas, jamás en ellos mismos. Las figuras de Fox, Calderón y actualmente Peña Nieto son señaladas invariablemente como los causantes del deterioro del estado. Pero la tragedia de Michoacán tiene muchos años, si bien en las últimas administraciones el problema ha escalado a niveles impensables en los 70 y 80, incluso en los 90.

¿Qué nos pasó?, de todo. Crece a niveles estratosféricos el añejo problema del narcotráfico y, como resultado, el crimen organizado se adueñó de casi todo el estado; tuvimos a Julio César Godoy, diputado y hermano del gobernador, actualmente prófugo de la justicia, cuando menos es la versión oficial. Si está convenientemente muerto, como el diputado Manuel Muñoz Rocha, no creo que nos lo informen. Se detuvo a una decena de alcaldes y varios funcionarios, todos acusados de tener nexos con criminales, ¿qué pasó?, todos fueron liberados por las inescrutables decisiones de un juez que posteriormente fue destituido por el Consejo de la Judicatura Federal acusado de “faltas graves en su función jurisdiccional”. Como dijo alguien, “ya para qué”.

Carlos Río Valencia ex secretario de Finanzas del gobierno michoacano, informó que en su momento la administración estatal cedió a la Sección XVIII de la CNTE(los democráticos) 200 millones de pesos para repartirlos entre los maestros paristas.
Carlos Río Valencia ex secretario de Finanzas del gobierno michoacano, informó que en su momento la administración estatal cedió a la Sección XVIII de la CNTE(los democráticos) 200 millones de pesos para repartirlos entre los maestros paristas.
(Foto: Especial)

El problema del estado es el resultado de un abandono de la entidad por decenios, tanto por las autoridades federales como las estatales. Transcribo una parte de un ensayo que escribió el investigador Salvador Maldonado que nos ubica en tiempo: “En los años 50 se generaliza la producción y el tráfico de drogas en Michoacán. Luis Astorga menciona que, según un representante del Ministerio Público federal, en la región de Aguililla los cultivos de frijol y maíz habían sido sustituidos por los de mariguana y adormidera (amapola). Pidió al gobernador hacer algo al respecto, pero que no mandara a la Policía Judicial porque era ineficaz y fomentaba el cultivo". Así estaban las cosas en los 50... Y así siguieron.

Evidentemente lo que se ha podrido durante muchas décadas no se va a arreglar en unos cuantos meses, pero lo que sí se puede es tomar las medidas adecuadas y correctas para resolver de raíz el caso. Y por lo que se ve, definitivamente no vamos por buen camino. Michoacán está igual o peor que hace seis y que hace doce años. Hasta el conocido líder de las autodefensas, José Manuel Mireles, continúa encarcelado sujeto a un proceso digno de Kafka. Hasta donde tengo información, ninguna de las autoridades ha seguido el práctico consejo de nuestros vecinos del norte para ubicar a los criminales: “Seguid el rastro del dinero”.

Es incómodo aceptarlo, pero el grueso de la responsabilidad de la tragedia michoacana no es de la administración federal, ni de esta ni de las anteriores. Han sido los malos gobiernos que ha tenido esa entidad.
Desde hace medio siglo, salvo un par de gobernadores, los demás han sido unos mediocres, exponentes del populismo y la demagogia priista y perredista, más preocupados por su imagen que por resolver los problemas del estado.

La estrategia seguida en Michoacán es el añejo dejar hacer y dejar pasar, “no pasa nada”. Y para solucionar conflictos, en lugar de aplicar la ley abrían, y abren, la caja de dinero que les envía la Federación.

El dato es conocido, Carlos Río Valencia, ex secretario de Finanzas del gobierno michoacano, informó que en su momento la administración estatal cedió a la Sección XVIII de la CNTE (los "democráticos") 200 millones de pesos para repartirlos entre los maestros paristas (La Razón, 30 de junio 2013).

En pocas palabras, les regalaron dinero, de los contribuyentes, a los vándalos que secuestran camiones, hacen bloqueos y roban camiones de reparto.

Michoacán es conocido nacionalmente como el “estado torpe” de eso no hay discusión, pero en años recientes se le ha etiquetado como “estado fallido” y eso sí que es preocupante.

Podemos ubicar a 2002 como el año que se perdió buena parte de la gobernabilidad en el estado, pues es cuando inician episodios de gran violencia y crece el crimen organizado. A partir de ahí el deterioro ha sido imparable. Nadie creía que después de Godoy la situación empeoraría, pero empeoró.

Actualmente parecer que debemos sentarnos para esperar el “nuevo comienzo”.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada